ABUSO Y SEXISMO EN LA INDUSTRIA DEL VINO

Publicado el 21 abril 2020 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

Nuestra editora expone y reflexiona sobre ambas temáticas premiadas en el reciente concurso Born Digital Awards 2019. No hacerlo hubiera sido ignorar, una vez más, el propósito del mensaje. 

“Desde finales de 2017, la industria de los restaurantes también ha comenzado a reconocer públicamente los abusos de poder dentro de sus filas. Sin embargo, en el mundo del vino, el silencio perdura. Seamos claros: no es porque nos portemos especialmente bien. Algo mantiene a las víctimas en el negocio del vino extrañamente silenciosas, y tenemos el deber de determinar qué es”. Así comienza su columna Por qué las mujeres en la industria del vino guardan silencio sobre el abusola escritora y fundadora de Woman-Owned Wineries Amy Bess Cook, segunda finalista en la categoría “columnas de opinión” en Born Digital Wine Awards 2019 auspiciado por Vinventions.

Cathy Huyghe, columnista de Forbes.com por su parte, ganaría la categoría “Mejor Entrevista” con sus preguntas  y respuestas a la norteamericana Alice Fiering, autora del controvertido libro “Cómo salvé al mundo de la Parkerización”, y que es una respuesta bajo el  título Alice Feiring en la sátira y la misoginia en la industria del vinoa una publicación (que finalmente fue bajada del sitio web de un destacado Master Wine inglés) en la cual otro reconocido personaje de la industria, una vez más, entre tantas otras, se refiere de manera muy grosera a los gustos de Fiering, por el sólo hecho de sentir que puede hacerlo ya que Feiring es mujer. Esta última vez, incluso, haciéndose pasar por ella.

La defensora de los controvertidos vinos naturales lo dice muy claro al final de la entrevista, y con sus mismas palabras (que aquí copio) Huyghe comienza el texto:

“Necesitamos más discusión sobre cómo el sexismo se manifiesta en el vino y otras industrias; las celebridades y los políticos no pueden ser las únicas personas sometidas a un elevado nivel de intolerancia al acoso sexual y sexismo “.

Reconozco que yo misma envié al concurso dos de mis entrevistas favoritas realizadas a mujeres del vino en Chile, pensando que sin duda el tema de género sería importante en el 2019. Pero claramente Huyghe y Cook dieron un paso mucho más allá. Mucho más atrevido y potente que el ser pequeña productora en el Itata o parte de la nueva generación a cargo de una bodega familiar de larga tradición.

Particularmente, para hacer eco a ambos temas, y aunque nunca me he sentido acosada como escritora de vinos; sí definitivamente he sido excluida por ser mujer. Tal vez auto excluyéndome por no querer seguir la fiesta de los mejores amigos hasta las tantas de la madrugada. Sabiendo muy bien que no es visto de la misma manera, entre mujeres y hombres el beber más de la cuenta. En ellos,  hay que decirlo, el exceso es visto incluso como gracioso, mientras en nosotras resulta patético y hasta irresponsable.

Recuerdo además, ya que es “la oportunidad” de hablar más abiertamente sobre el tema, una denuncia de abuso sexual que se hizo a la Directiva de la Escuela de Sommeliers hace un par de años atrás y que generó un serio trabajo para elaborar su Código de Ética. Lo que siempre me llamó la atención, además de agradecer la tremenda inversión en abogados y trabajo de un equipo que se destinó a ello, fue cuánto se cuidó el nombre de quien hacía la acusación, tanto como el del acusado. Lo que me lleva a destacar lo que menciona Cook en su columna de opinión sobre abusos, aunque no destaca -con intención o no- el abuso sexual entre ellos:

El no atreverse a acusar un abuso, apunta a una razón por la cual las mujeres no hablan: a menudo parece que nadie está escuchando. Los hombres son dueños de la gran mayoría de las empresas vitivinícolas. Por ejemplo, sólo el 4 por ciento de las bodegas de California son propiedad de mujeres, por lo que existe una disparidad significativa en lo que respecta a la representación femenina en el liderazgo de la compañía. Esto puede poner a una empleada en una gran desventaja cuando expresa ciertas quejas“.

Por otro lado, justo ayer entrevisté en un #liveWiP a María Luz Marín, la única dueña de bodegas con viñedos propios y líneas de vinos que existe en Chile en estos días. Un día, siglos atrás, lo fue al enviudar Isidora Goyenechea (fundadora, por cierto, de Viña Cousiño Macul). Entonces María Luz nos contaba que todo el sexismo que sintió al contar sobre su proyecto a sus pares y pedirles ayuda, la llevó a sacar más fuerzas de donde jamás pensó que las tuviera para seguir adelante y demostrar que sí se podía.

Hoy quiero pensar que a todas las mujeres que trabajamos en esta industria nos mueve la misma fuerza, aunque no me extrañaría que aquella sommelier no quisiera seguir trabajando en una industria que no castigó como ella esperaba su abuso.

Yo al menos entiendo muy bien lo que dice Fiering a Huyghe:

Cuando un hombre da su opinión, él es un hombre. Cuando una mujer da su opinión, ella es una perra. Nunca entendí esa verdad, dice Fiering, hasta que expresó opiniones en el mundo del vino. “Si un hombre hubiera escrito un libro que tomara el paradigma y la influencia de Parker, la respuesta habría sido considerada y quizás recibido críticas a sus afirmaciones, pero no lo habrían reducido a una caricatura sexual”.

 


WiP.cl es un proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes). Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.-

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected]


Artículos relacionados: 

BUSCANDO CLAVES EN LOS VINOS NATURALES

 

 

Deja un comentario

2 comentarios

  1. Peter McRostie dijo:

    Muy talentosa Alice al igual que Lucia Torres, quien tiene un lugar realmente lindo en Itata. Creo que es realmente maravillosa la fuerza creadora y emprendedora que impregnara el sexo femenino al mundo del siglo XXI. No me cabe duda que asumiran el liderazgo que les corresponde, especialmente en el mundo del vino y de la enologia. Su tremenda sensibilidad, su cuidado al detalle, su derroche de pasion y de amor en hacer las cosas de forma excepcional las hara destacar. Lo peor que podemos hacer los hombres es caer en un sexismo obsoleto. Me llama la atencion el colaborador que tiene Tim Atkins. ¿Quizas lo tendra que cambiar por una mujer?

  2. Un poco sesgado el informe porque se invisibiliza tambien el abuso en hombres por parte de mujeres con poder en cargos ejecutivos de alto nivel (a mi.hijo le pasó), y eso no es secreto pero sí por razones de panfletaria publicidad no se hacen notas de estos, pero lo mas curioso ninguna mujer habla de casos muy dramaticos y fatales cuando parejas lesbianas que es en donde mas violencia y extorsion sexual se dá no lo comentan ¿por que?, si van a hablar de sexismo en la industria, esta debe comentarse también y en toda su extensión ya que si no es publicidad engañosa y sesgada y enfocada de acuerdo a las tendenciosas visiones de VIOLENCIA DE GENERO