#CATASWIP: TINTOS DE ALTURA

Publicado el 17 agosto 2017 Por Mariana Martínez @mymentrecopas

Salta, Desierto de Atacama, Aconcagua Andes y Valle del Elqui, se unieron bajo la mirada de #SuscriptoresWiP y sus enólogos para buscar puntos en común o  todo lo contrario.

Para la  Segunda Cata con #SuscriptoresWIP nos reunimos en el bar de vinos La Vinocracia, de Av. Irrarázabal,  junto a un par de destacados enólogos a degustar una diversa muestra de Vinos Tintos de Altura, cuyo origen se encuentra por sobre los 1.500 msnm. Siempre a ciegas por supuesto. El tema me fascina, y no podía ser de otra manera. Cada día amanecemos y nos dormimos rodeados de montañas… de altura, de nieves eternas.

Bien sabido es que mientras más subimos con referencia al nivel del mar menos temperatura se percibe,  y a la vez hay una mayor insolación; quien no ha bajado de la nieve congelado y con quemaduras en la cara grado 2. Quiere decir que mientras más arriba vamos, más fresco es, pero también, claro,  más duro pega el sol.

Curioso es que cuando en Chile se  empezó a buscar climas fríos para darle frescura, principalmente a los vinos de cepas blancas, lo primero que hicimos fue mirar al mar. Tal vez, es cierto, era lo más obvio. Era y sigue siendo, seguro, además lo más fácil y económico; no solo por los accesos sino en general por la mayor complejidad y costo mano de obra que mplica trabajar escalando entre rocas.  El caso es que para cepas blancas y tintas de clima frío no estaban nada equivocados.

Curioso, además resulta ver que los argentinos partieron al revés que nosotros del otro lado de la Cordillera de los Andes. Primero se fueron a las alturas en busca de frescura, tal vez era lo más obvio para ellos. Pues es lo que estaba más cerca de la cálida cuidad de Mendoza, el gran centro de producción del vino argentino. Pero, también,  más recientemente, ojo, los mendocinos  se han acercado a la costa del Atlántico, en busca de los beneficios de sus brisas marinas. Nunca, por supuesto, tan frescas como las de nuestro Pacífico.

Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero hay un punto en que las comparaciones entre ambos países productores de vinos parecen coincidir. Y es que a ambos lados de la Cordillera de los Andes, para sentir los efectos de la altura habrá que subir o más o menos,  según sea la distancia del viñedo en cuestión con respecto al Ecuador. En resumen: si estoy más al Norte de Chile o Argentina, y por lo tanto más lejos del frío del Polo Sur, más tendré que subir a los cerros para sentir el verdadero frescor.

Y al revés:  mientras más cerca estemos del Polo Sur y de sus inviernos más fríos y largos, menos tendremos que escalar en los cerros para sentir frescura.  Esto no lo descubrimos nosotros, todo el mérito lo tiene Martín Kaiser, agrónomo de viña Doña Paula en Argentina (del grupo Viña Santa Rita, Chile), quien en los últimos años se ha dedicado a investigar sobre los diferentes terruños de este país, de Norte a Sur.

Un buen ejemplo de esta teoría es la frescura de las uvas tintas del Maipo Andes, a tan solo 700- 800 msnm, versus el calor que hay a la misma altura en Aconcagua Andes,  o aún mayor calor en Elqui, donde en busca de frescura el Proyecto Viñedos Alcohuaz ha llegado hasta los 2.270 msnm.

Por supuesto que para esta degustación de tintos de altura pedimos a Marcelo Retamal, socio y enólogo de Viñedos Alcohuaz, traer algunos de sus ejemplos a la cata. Marcelo mandó todo lo que tenía, aunque nunca pensó que los incorporaríamos todos.  Que más íbamos a hacer, nos preguntamos nosotros.  Vaya lujo. Cinco vinos de Alcohuaz  en medio de dos tintos de Salta (por sobre los 2.000 msnm), dos de Aconcagua Andes (por sobre los 1.500 msnm )  y un tinto del Desierto de Atacama sobre los 1.700. Diez vinos en total que nos permitirían entender muchas cosas. Y así fue.

QUÉ APRENDIMOS SOBRE VINOS DE ALTURA

img_4579

Marcelo Retamal lleva ya varios  años vinificando las uvas del Norte  Chico y sabe ya unas cuantas cosas, para nuestro lujo nos acompañó en la degustación. Entre las cosas que ha aprendido, además de que puede nevar en el invierno y también en primavera: sabe que a más sol más gruesa crece la piel de las uvas, y a la vez son más pequeñas, y sabrosas.

Viñedos de Alcohuaz nevados a mediados de agosto 2017.
Viñedos de Alcohuaz nevados a mediados de agosto 2017, 2200 msnm (Valle del Esqui).

Por otro lado, en Aconcagua Andes, Víctor Vargas, el enólogo del naciente proyecto Cornisa de Viña Escorial,  recién con esta cosecha 2017 comienza a conocer qué pasa en un viñedo por sobre los 1.600 msnm donde el sol sale detrás de las montañas nevadas de la Cordillera de los Andes, recién a las 11 de la mañana, y se pone cerca de las 6 de la tarde, sí, en verano!

Viñedos El Escorial, Aconcagua Andes
Viñedos de Viña El Escorial a los 1.600 msnm en el valle de Aconcagua.

Marcelo Retamal también ha aprendido que la cosecha de las uvas en estas zonas de altura es crítica, la ventana de momento de vendimia es de un día, dice, no de una semana completa como puede ser hacia la zona central. Varios vinos de la cata nos  demuestran esta fragilidad, pues más allá de esos colores profundos que da el intenso sol, nos encontramos con aromas a frutas secas deshidratas, como higos y ciruelas negras. La acidez, por demás, divino tesoro de la altura, sentimos que desafortunadamente se había perdido. Nos pasó con vino 2, el  Cabernet Sauvignon 2015 de Bodega Tacuil (ex dueños de Colomé) con un valor mercado de $880 pesos argentinos (unos $33.000  p/chilenos) , y con el Malbec Desierto de Atacama del Proyecto de SQM Ayllu ($15.000),  en cuyo retrogusto sentimos además lo salado de su suelo,  ese origen excepcional donde manda la arena. Estos dos vinos extremos, de todas maneras encantaron a una parte del panel por su gran concertación, suavidad de taninos  y dulzor de fruta.

Viñedos del Desierto de Atacama, Proyecto Ayllu.
Viñedos en El Desierto de Atacama. Pinot Noir sobre los 3.000 msnm.

RESULTADOS CATA VINOS DE ALTURA EN LA VINOCRACIA

Aquí los resultados, como ya será costumbre,  producto de sumar los puntajes de cada miembro del papel y sacando el promedio (excluimos esta vez  los  puntajes de Marcelo Retamal, quien reconoció todos sus vinos y  les dio a todos 5.8 por igual, pura modestia).

img_4540

5.8 (6) Viñedos Alcohuáz Cuesta Chica Garnacha 1015, Valle del Elqui ($24.900). Un vino que encantó por la frescura de su fruta. No de gran expresión aromática, ni de gran cuerpo, por el contrario, liviano y refrescante; con mucho nervio en boca. Hubo quien dijo “no me emocionó pero me dio hambre”. Cualquier enólogo diría en su respuesta: misión cumplida. El gran ganador de la degustación.

Su enólogo Víctor Vargas lo describió en la cata como un vino sin terminar, obviamente lo reconoció. Se trata de una pre-mezcla  de lo que viene para esta cosecha 2017.  Su color, violeta, vivaz, profundo deslumbró como logran hacer los Malbec de las zonas más altas de Mendoza.  Luego deslumbró su fruta, jugosa, suave, de rica acidez, con una nariz llena de aromas a guayaba. Muy jóven aun, y de seguro con detalles que pulir, pero ya una delicia muy fácil de beber.

img_4559

5.7 (8) Mugrón 40 Malbec-20 C/S-20% Tannat- 20% Petit Verdot, Salta (Valles Calchaquies ). De este vinos solo se hacen  3.300 botellas a año, nos lo trajimos de la tienda de Fernando Musumeci, Mr Wine de Buenos Aires, un lugar al que hay que ir los sábados de mañana a degustar con “los cueveros” para saber en qué andan los nuevos vinos de Argentina. El vino lo hacen cuatro enólogos amigos: Francisco Pablo Puga + Rafael Domingo + Mariano Quiroga Adamo + Claudio Maza + Alejandro Nesmann. Es una mezcla de cepas y zonas diversas entre los Valles Chalcaquies de Argentina. Una mezcla perfecta,  de aquellas además con una  excelente relación precio calidad  ($350 pesos argentinos/ $13.000 p/chilenos). No hubo gustos encontrados aquí. La fruta madura, vibrante, y sus taninos re-suaves y dulces como dicen del otro lado de la Cordillera, gustaron a todos. Síguelos en @mugroncafayate

img_4546

5.5 (10) Viñedos Alcohuaz Rhu Mezcla tinta 2012, Valle del Elqui ($34.900). Era el vino más viejo del grupo ( pero 5 años no es nada), tal vez por ello fue el gran incomprendido. Para mi el más interesante, más complejo en la nariz, claramente con más evolución y más cremosidad en boca, la que le ha dado el paso del tiempo en  botella. Mezcla de Syrah, Petite Sirah y Garnacha es el gran vino de Viñedos Alchuaz, y esa importancia se siente en la boca, más grande, también más largo, sin perder frescura.

img_4557

5.4 (9) Viñedos Alcohuaz La Era Malbec 2015, Elqui (24.900).  Mi segundo favorito de la serie, menos largo en boca, aunque super frutal y jugoso.  Alguien lo describió con aromas a marihuana, otros con tonos herbales. Definitivamente otro gran Malbec de altura. No podemos negarlo, extrañamos en la cata a su vecino de Río Hurtado, el Malbec Roca Madre de Tabalí (será para la próxima).

img_4564

5.4 (5) Viñedos Alcohuaz Grus Mezcla Tinta 2015, Elqui ($19.900).  En esta mezcla de Syrah, Petite Sirah, Garnacha y Petit Verdot, manda en sus aromas la primera (aportando tanto como el  50%)  con su carácter cárnico y mineral. Envolvente en la boca, acompañado de una exquisita acidez. Austero, dice Retamal, porque es lo que busca y el lugar lo da.

img_4565

5.2 (7) Ayllu Vinos de las Alturas del Desierto de Atacama Malbec ($15.000). Este Malbec lo produce Rosa Zuleta, su nombre que aparece destacado en la contra-etiqueta del vino, porque Allyu es un proyecto comunitario, en el cual todos sus productores locales (unidos por el proyecto Atacama Verde de SQM) comparten una misma etiqueta frontal. Rosa tiene 756 plantas en las afueras de Toconao, donde el suelo es de arena y necesita sí o sí  del riego con fertilizantes (por ahora de origen químicos) para poder sobrevivir; y las plantas lo hacen muy bien. En promedio los viñedos superan los 2.400 msnm, el más alto de ellos supera los 3.000 y es de Pinot Noir, plantado está sobre una terraza de rocas volcánicas; pronto, ojalá,  deberíamos saber más de él. En este Malbec Ayllu 2016 se siente con un potencial enorme de fruta negra, dulce, sabrosa, con un dejo salino que le da su toque especial (como de chocolate amargo con sal). Solo nos falta una acidez más vivaz, la que esperamos llegue con el aprendizaje de ir comprendiendo el punto de madurez óptimo de cada variedad que forma parte este innovador en la Región de Antofagasta.

El Escorial Cornisa Syrah Malbec 2015 Aconcagua

5.2 (4) Viña El Escorial Cornisa Syrah (60) -Malbec 40) 2015, Aconcagua ($12.000). Este es el primer vino del proyecto de Rodrigo Espinosa, a 1.600 msnm en el valle del Aconcagua. Espinosa, es dueño de un vivero de uvas de mesa y de la Viña Escorial; su viñedo experimental de altura tiene aún plantas muy  jóvenes, igual que las de Allyu,  por lo que nos piden paciencia para ver todo su potencial. Claro que ya con su posible mezcla 2017  el viñedo mostró mucho más. El 2015, también   Syrah y Malbec gusta porque muestra una fruta negra sabrosa, de tanino muy suave, acompañada de un cuerpo medio a ligero; claramente sin la fuerza ni frescura de su hermano 2017. Visítalos en  www.elescorial.cl

Viñedos Alcohuaz Tococo Syrah

5.2 (1) Viñedos Alcohuaz Tococo Syrah 2015, Elqui ($24.900). Aunque siempre debe haber un último en puntajes, el Syrah de Alchuaz de seguro fue el más perjudicado de la serie, no sólo por ser el  primero de la cata (siempre se suele matar al primero, mala costumbre),  sino que además le tocó anteceder la gran concentración y dulzor del Cabernet Sauvignon Tacuil de Salta. El orden dejaba esa impresión que queda al comerse un chocolate  amargo después de un tinto fresco, un verdadero desastre (sí, un desastre, que recomiendo no hacer en casa si es que tiene un buen vino a mano). La cosa es que fue uno de mis favoritos, y Tacuil la gran decepción de la cata; se entiende espero, sabiendo que lo que buscaba era la frescura de la montaña alta.  Tococo es un Syrah cárnico,  con ricas notas a salchichón y  muy mineral, intenso en fruta, muy nervioso. Sí, definitivamente, muy joven aún.

img_4535

 

5.1 (2) Bodega Tacuil Cabernet Sauvignon 2015, Salta ($880 pesos arg). De este Cabernet plantado a los casi 2600 msnm en Salta se hacen solo 600 botella. Fue un regalo de nuestra colaboradora argentina Eleonora Jezzi Riglos,  al visitarla en su bar de vinos Pain et Vin de Palermo Soho, otro imperdible de la capital Argentina. Tal vez por lo mismo las expectativas eran muy muy altas. Por suerte a una parte del grupo los logró impresionar; aunque no fueron la mayoría.  El vino impresiona seguro por su color casi negro, profundo, también por la fuerza de la concentración de la fruta, un chocolate denso en boca, acompañado de un dulzor de fruta y alto alcohol que no puede dejarte indiferente. Lo bebería en una noche fría de invierno, junto al fuego y un queso Manchego o cualquier otro de oveja de los mejores,  para disfrutar del contraste. Conoce más del proyecto en tacuil.com.ar

#CATASWIP 

IMBATIBLES SYRAH DE CARMEN BAJO $7.000

Deja un comentario

9 comentarios

  1. Rodrigo Espinosa dijo:

    Mariana

    Mi agradecimiento por la labor que haces por el Vino Chileno y por tu capacidad de organizar catas tan entretenidas y diversas como lo fue esta, donde juntaste vinos de altura de países y latitudes diferentes, totalmente distintos entre sí y de lugares que hace pocos años nadie se habría imaginado.

    El compartir y aprender de ti y Marcelo, más la experiencia y conocimiento de lo que aportaron todos los catadores fue un honor para nuestra Viña perteneciente al Valle de Aconcagua.

    Un abrazo

    • Mariana Martinez dijo:

      Es un placer poder hacer estas actividades para ustedes y nuestros #suscriptoresWiP, con la ayuda de nuestros amigos de ·#territoriosWiP como La Vinocracia. Todos aprendemos, todos crecemos. El vino nos une. Todos los éxitos en lo que viene! gran responsabilidad la de ser los primeros.

  2. Alejandro Espinosa Carey dijo:

    Felicitaciones a los organizadores de esta cata, tan especial y de vinos tan particulares y llamativos. Las bodegas participantes están haciendo un trabajo innovador y “de punta” en productos nuevos y diferentes y así apoyar al desarrollo de esta industria tan noble y que rescata lo mejor de nuestras geografías y terroir.

    En una industria global, llena de grandes jugadores esta innovación será la clave para sobrevivir y crear experiencias únicas y memorables para loa amantes del vino,

    Aprovecho de felicitar a Rodrigo, por el proyecto con Cornisa, que estoy seguro será de gran éxito y reconocimiento entre los conocedores y revive así la tradición de una Viña con historia, la Viña El Escorial de Panquehue.

    Saludos,

    Alejandro Espinosa

  3. Mariana,
    Hace rato vengo leyendo sobre Ayllu, donde puedo adquirir este vino?
    Muchas gracias
    Catalina

  4. Teresa Espinosa Carey dijo:

    Felicitaciones por compartir la experiencia de esta cata de vinos de altura.

    Sin duda entusiasma con solo leerlo y motiva experimentarlo personalmente.

    Mi agradecimiento a cada viña por esforzarse en innovar y levantar cada dia mas el prestigio histórico del vino chileno y marcar una diferencia con estas nuevas técnicas.

  5. […] ¿En serio escuchamos esto? Porque si se trata de “altura” y “dificultad” habría que hacer un documental en Chile sobre los viñateros de la cooperativa de Toconao y sus vinos Ayllú, que provienen de parras cultivadas en el Desierto de Atacama, entre 2.400 a 2.700 metros de altura (incluyendo un viñedo a más de 3.000 metros, que podría disputarle al vino “Colomé 3.111” de Argentina el autoproclamado título de ser “el vino más alto comercializado en el mundo”). Y también incluir los vinos que son creados por Marcelo Retamal en Viñedos de Alcohuaz a 2.200 metros en el valle de Elqui. Y por último, mencionar a la viña El Escorial ubicada a 1.700 metros de altura, vecina de la Laguna del Inca y el hotel Portillo. Ver aquí nota sobre nuestra CataTemáticaWiP sobre Vinos de Altura. […]

  6. […] #CatasWiP: Tintos de Altura (Argentina/Chile) […]

  7. […] el ranking de los puntajes más altos de su segundo informe 2018. También hay buenas palabras para Viñedos Alcohuaz y su Garnacha;  para De Martino, PS García, Montsecano y el nuevo proyecto de Pedro Parra (el Doctor en […]