#SEMILLONSESSIONS STGO 2018

Publicado el 31 agosto 2018 Por Mariana Martínez @mymentrecopas

Aresti, Bouchon y Carmen, se volvieron a unir para mostrar el potencial de la cepa blanca que un día fue reina del viñedo de Chile. 9 exponentes, 4 de ellos extranjeros,  la hicieron brillar. Cuáles fueron y qué aprendimos en este nuevo viaje.

Ya es la tercera vez que un grupo de viñas chilenas se une  para mostrar el potencial de la cepa Semillón, la blanca que llegó alguna vez a dominar los viñedos de Chile  y que hoy no supera las 850 hectáreas (apenas el 2.35% de nuestros viñedos al 2016 según Catastro SAG). Las dos primeras veces, eso sí, el evento se llamó #SemillonDay y al menos unas cinco bodegas mostraron sus vinos.

Esta vez (ayer en el centro de turismo urbano Vinolia), siguiendo la iniciativa de llevar los Semillón de Chile hasta Londres, para despertar el interés por rescatar sus viejos viñedos en peligro de desaparecer, el evento se llamó  #SemillonSessions y solo tres bodegas se sumaron: Aresti, Bouchon y Carmen. Aunque Emily Faulconer explicó bien, se trata de un evento que pueden financiar las viñas con espaldas, pero que se hace para potenciar la cepa en manos de “todos quienes han tenido la iniciativa de rescatarla del olvido”.

Así fue como enólogos y equipos responsables de Aresti, Bouchon y Carmen aparecieron con la camiseta bien puesta, literalmente, y sumaron para hacer la actividad más interesante.  4 exponentes extranjeros, entre ellos, por supuesto un Semillón del Hunter Valley, el valle australiano que la ha tomado como emblema y que con ella se ha posicionado como el lugar para producir grandes vinos blancos de larga guarda. Lo que nos recordó con lujo de detalles Stuart Hordern, el joven winemaker australiano que por pura buena onda tomó un avión para venir hasta Santiago y ser parte.

Hordern winemaker de la bodega Brokenwood explicaría algo que sería el hilo conductor en la producción de esta versátil variedad que se lleva bien con la guarda en madera. Y es el cómo Hunter Valley, uno de los valles más cálidos y lluviosos durante cosecha del mundo, ha sido capaz de sacarle provecho a la variedad que tiene sus orígenes en Burdeos: una zona de Francia más templada aunque también lluviosa en el verano. Horden explicó que para evitar perder acidez y que la uva (la 7 blanca más plantada de Australia, y la más plantada del Hunter) pierda calidad con la humedad, el método de hacer sus Semillón consiste en cosechar sus uvas más verde de lo normal. Lo que no les da vinos interesantes cuando aún son jóvenes, sino después de años. Y eso fue lo que mostró su Semillón top de línea ILR 2011 (a un valor mercado de $40 euros). Un Semillón 2011 que se lució tan joven como sus pares 2017, 2018 y 2015, sin embargo más complejo.

¿Qué aprendimos de esta  #SemillonSession Santiago 2018?

  • Que en Chile recién comenzamos a entender la variedad, y estamos en pleno proceso de experimentar con ella, y vamos por buen camino; aunque faltan eso sí versiones más simples, más cercanas al consumidor, como lo era aquel divino varietal económico de Casa del Toqui y que entendemos se dejó de hacer.
  • Su versatilidad es su gran valor, para jugar con ella: en versiones con o sin madera, en huevos de cemento, con sus pieles, con velo de flor.
  • Sus aromas pueden recordar flores blancas, limas, mandarinas, duraznos o chirimoyas.
  • En boca puede dan vinos de gran volumen y también de gran filo; preferimos los segundos con lo primero.
  • Que puede ser una variedad que da vinos poco aromáticos, o todo lo contrario; todo depende de la mano del viticultor y del enólogo.
  • Que le gusta la madera, pero no le gusta el exceso.
  • Que para sentir sus diferencias y apreciar su complejidad  no hay que servirlos tan fríos, como cualquier blanco ligero; 13ºC será ideal si es que no hace calor).
  • Que hay que saber esperar sus vinos más complejos en la copa, para que expresen lo mejor de sí.

 

Aquí cada vino de los vinos de la #SemillonSession Santiago 2018, catados -por cierto- a ciegas en una primera instancia para hacer más interesante el ejercicio:

1.- Aresti Trisquel Serie 2018, Chile  ($10.900 pcl /14 euros). Enólogo Juan Ignacio Montt.

Es 100% Semillón y viene de viñedos viejos de Curicó, en la zona de Río Claro. Si bien han venido experimentado con ella en la bodega desde el 2015, esta es la mejor versión de su corto historial. Más fresca, más filosa, con buen equilibro entre fruta blanca y el paso por madera. Se fermentó parte en madera  sin pieles (uvas menos maduras y más frescas) y parte con sus pieles (más suaves). Gran avance a la frescura sin perder complejidad.

2.- Mendel Semillón 2017 (27 Euros), Argentina. Enólogo Roberto de la Mota.  

100% Semillon. Viene de viejos viñedos de Altamira, La Consulta y San Carlos en el Valle de Uco (a un promedio de 1100 msnm). Así es altura y frescor, y eso es lo que se siente en este vino que tuvo 15% de fermentación en madera, y el resto en acero. Tal vez el más ligero de todos,  con más notas de miel y durazno blanquillo, pero con el filo del calcáreo de su suelo. Austero, desnudo,  muy sabroso.

3.- Thorne Daughters Paperkite 2015, Sudáfrica (28 euros). Es el Semillon más cálido de la serie, y tiene sentido si sabemos que viene de una zona cálida en Sudáfrica (Franschhoek) a 35 km de la costa. Fermentado en acero y guardado por 4 meses en barricas viejas. Otro Semillón austero, algo salino en su final, también algo amargo.

 

4.- Bouchon Skin Semillón 2017, Maule ($12.000 pcl/ 25 euros). Enólogo Christián Sepúlveda.

Es la versión con pieles de los dos Semillon de Bouchon.  100% Semillon. Color amarillo pálido, turbio (sin filtrar).  Fermentado y guardado en ánforas de arcilla con sus pieles  y sus levaduras nativas. A diferencia del Granito que fue envejecido en barricas de roble. Es un blanco con notas a levadura en boca y nariz, de muy rica acidez, seco, filoso, muy largo, de sensaciones extremas. Un gran Semillón para guardar.

5.-  Chateau Bauduc Tros hectáreas 2017, Burdeos (12 euros).

Es una mezcla de 80% Semillón y 20% Sauvignon Blanc, como suelen ser los blancos de Burdeos. Cosecha a máquina, como suele ser hoy en día la cosecha en Francia, 100%  fermentado y guardado en acero inoxidable. Sencillo  pero muy aromático:  el más floral de todos y menos pretencioso tal vez. Uno de nuestros favoritos por lo diferente y simple.

 

6.- Bouchon Granito  Semillón 2017, Maule ($17.000/  30 euros). Enólogo Christian Sepúlveda.

Menos pieles, más madera, así fue hecho Granito de Bouchon. Color amarillo pálido, turbio (sin filtrar).  Tiene más durazno en la nariz, y más notas de madera, también más fuerza en boca, aunque menos frescura y filo. Más serio. También para guardar.

7.- Carmen Quijada #1 Semillón 2017, Chile ($15.000 pcl/ 23 euros). Emily Faulconer.

100% Semillón. Sus uvas vienen de un viejo viñedo de Apalta, de secano, fermentadas en barricas viejas. A diferencia de su hermano mayor Carmen Florillón 2017 (misma uva, misma fermentación), no tuvo velo de flor en barricas. De allí que sea más fresco, con notas a tarta de manzana (mezcla de manzana verde asada, canela, y masa tostada); en boca es filoso, levemente amargo, y muy largo, de muy rica acidez.

8.-  Brokenwood Semillón ILR 2011 (a un valor mercado de $40 euros). Enólogo Stuart Horden.

100% Semillón. Fermentado  y guardo en acero. Amarillo dorado intenso. Con la nariz más diferente de todos los demás; o pólvora o reducción. Notas que se abrieron en la copa para dejar paso a notas que recuerdan al Riesling, por sus notas a pera, piedra blanca y algo de lima confitada. En boca es muy filoso  y envolvente a la vez, de muy rica acidez, muy largo. Nuestro favorito por fuerza y complejidad.  Gran muestra de hasta dónde puede llegar la variedad con paciencia y técnica.

9.- Carmen Florillón  #1 Semillón 2017, Chile ($15.000 pcl/ 23 euros). Enóloga Emily Faulconer.

Sin duda el más llamativo de la serie. Con notas exageradas de whisky lactona en su inicio (producto de la guarda) sumado a notas de oxidación, que recuerdan a la manzanilla de Jerez. Debió subir su temperatura para dejarse querer;  entonces apareció su boca filosa y licorosa a la vez, largo, muy profundo,  muy radical. Un vino de velo, por casualidad,  del cual se hizo una sola barrica, pero que en su próxima versión se repetirá por intención y por lo tanto  habrá  mucho más. Guardar!

 

Deja un comentario

3 comentarios

  1. Samuel Riquelme dijo:

    Hola, me pareció muy interesante esta publicación del Semillón. Creo que me animaré a comprar una botellita de esta cepa para probarla. Pueden compartir alguna idea para maridar??

    Saludos!!

  2. […] Semillón, reaparecida después de haberla ignorado por casi tres décadas vuele sola o acompaña, de sus […]

  3. […] ya que logra  hacer brillar a su nueva camada de  vinos bancos elaborada por viejas parras de Semillón. Creemos sin duda, se ha ganado en espacio en la próxima #Semillón […]