QUÉ HAY DE NUEVO EN LO VIEJO, 3era parte. #GROSSE MÉRiLLE

Publicado el 16 agosto 2018 Por Mariana Martinez @mymentrecopas

También conocida como Verdot esta tinta de color ligero recién aparece como vino en el mercado de la mano de Viña Korta.  Philippo Pszczolkowski, quien los indujo a plantarla, nos da más pista sobre ella.

De la Grosse Mérille, la cual aparece bajo el nombre Verdot en listado de variedades permitidas en las etiquetas de vinos Chilenos junto a sus D.O. (según Decreto 464), supimos por una fotografía publicada en Twitter por Consuelo Korta (gerente de mercado nacional de Viña Korta y presidenta de la #Sagrada Familia) quien en su cuenta  @marichelo1967 fechada 7 de julio 2018 decía:

“Encantada de compartir con todos un nuevo integrante al portafolio de #Vinos de Korta Wines. #GrosseMérille: antigua variedad francesa, que genera vinos ligeros, neutros y simples. Te invito a conocerlo”. 

Korta Grosse Mérille

Un mes más tarde de aquel twitter la Viña Korta hacía la presentación oficial de este  nuevo integrante de la familia, junto a su lanzamiento en las Tienda de El Mundo del Vino. Entre los asistentes un invitado muy especial, Philippo Pszczolkowski, actual director de la Escuela de Agronomía de la Universidad Mayor, y responsable en segundo grado de que Viña Korta se haya atrevido a presentar su Grosse Mérille al mercado, y responsable en primer grado de incentivarlos a plantarla el año 1997; cuando comenzaron el proyecto. El responsable de dar el vamos, eso sí, fue Francisco Korta, dueño de la bodega.

Francisco Korta contó a WiP.cl que hoy Viña Korta ya suma 2.5 hectáreas de Grosse Mérille (nombre que le gusta más usar, en lugar de Verdot). En 1997, cuando la plantaron por primera vez solo fue media hectárea, y lo hicieron por sugerencia de Philippo. Diez años más tarde, el 2007 lo vinificaron por separado, pero cuenta que fue demasiado adelantado para su tiempo y no se volvió a hacer hasta 2017. La idea de volver a hacerlo  como vino tinto, cuenta, estaba rondando desde hace tiempo. Con la cosecha 2017 el enólogo de la bodega (Ricardo Perez Cruz) logró hacer un vino que los dejó contentos. Según  pudo averiguar Korta, sus vecinos, la Viña Pons Raineri tuvieron según inventario al año  1911 unas 20 hectáreas de Verdot.

La insistencia de Philippo Pszczólkowski de que Korta plantara Grosse Mérille en sus nuevos viñedos no era un capricho, aunque pueda parecerlo. Para el académico y asesor, la Verdot es una antigua y rara variedad francesa, que es patrimonio de la viticultura chilena.  Junto a información aportada por Jean-Michel Boursiquot, Maryline Roques, Valérie Laucou y Thierry Lacombe, Philippo escribió el año 2017 una publicación científica sobre la Verdot, en la Revista RIVAR número 14, con el afán de defender su postura sobre ella. Sigan el link para más detalles.

En esta publicación destacaba Philippo que Chile  aún se encuentra muy concentrada en unas pocas variedades, destacando las Cabernet-Sauvignon, Merlot y Carmenère, entre las tintas, y Sauvignon Blanc, Chardonnay y Moscatel de Alejandría, entre las blancas. Y considera como “muy pobre” que solo haya unas 72 variedades catastradas por el SAG, considerando que en dichos catastros se registran por separado variedades que en realidad son las mismas.

Philippo destaca a su vez que si bien hay ya cambio de mentalidad de empresarios y enólogos, para revalorizar las variedades históricas País y Moscatel de Alejandría, aún hay un desconocimiento de la potencialidad de algunas variedades presentes en el viñedo chileno, como la llamada en Chile, Verdot o Verdot Chileno. Una variedad que recuerda  fue incluida en el Decreto 464, sobre Zonificación Vitícola y Denominación de Origen, el 17 de agosto de 1998 (Diario Oficial, 1998), posibilitando que sus vinos sean comercializados, como tales, en los mercados de exportación.

 

Según Philippo las investigaciones realizadas en Chile sobre Verdot son muy escasas. “Entre ellas destaca un estudio ampelográfico de Haebig y Correa de 1975 que permite diferenciarla completamente de Petit Verdot. Para ello es interesante señalar que Alcalde en Argentina durante 1998, al describir Petit Verdot, introduce el concepto de que Verdot podría ser su sinonimia, al reconocer dos tipos de Verdot: la Petit Verdot y la Gros Verdot. Sin embargo, aclara Alcalde, en Mendoza es común escuchar, impropiamente, sobre la existencia de Verdot, que en realidad se trataría de Malbec”.

La publicación de RIVAR 14 también destaca que el 15 diciembre 2014, en Francia, Valérie Laucou, a través de estudios moleculares, comparando datos enviados por Patricio Hinrichsen del INIA (Chile), comprobó que nuestra  Verdot  era idéntica a la variedad Grosse Mérille de la colección de Vassal, con  lo cual se descartó que ella sea sinonimia de la Petit Verdot.

Actualmente, destaca Philippo, la Grosse Mérille se encuentra solo en colecciones varietales de Francia (Vassal) y no debe confundirse con la Mérille.

También se menciona en la misma publicación de RIVAR que el 21 noviembre de 2017 Jean Michel Boursiquot, del SupAgro de Montpellier  reconfirmó  que Verdot o Verdot Chileno correspondía a Grosse Mérille  (codificada en la colección ampelográfica de Vassal bajo el número 3509).

Pero, ¿cómo llegó la Grosse Mérille a Chile? La publicación de Philippo postula su probable introducción  en el siglo XIX, “junto a otras variedades de este origen, ya que en aquella época los viñedos franceses estaban constituidos por mezclas de variedades, por lo cual era difícil obtener un material no mezclado cuando este se extraía de los viñedos para su propagación”.

En la misma publicación se explica que el origen de la muestra Verdot chilena analizada por SupAgro en Francia era de un viñedo de Felipe Lamarca y ubicado en Leyda, el cual a su vez provenía de 0,18 ha ubicadas en Viña Korta (Sagrada Familia); las cuales habían sido a su vez obtenidas de un jardín de variedades hecho con plantas de Grosse Mérille, identificadas por el ampelógrafo francés Jean-Michel Boursiquot, que estaban en mezcla (junto a otras) en un muy antiguo viñedo de Côt Rouge o Malbec perteneciente a Agrícola La Vega, localizada en Lontué (Molina, Región del Maule) y que fue arrancado en el invierno de 2015.

“En Chile, dice Philippo para RIVAR, hasta antes de la crisis vitivinícola de los años 80 del siglo pasado, era común encontrar la variedad Verdot en viñedos antiguos, en mezcla con otras variedades… La selección más antigua conocida, e importante, correspondía a la realizada por Viña Tarapacá Ex-Zavala, cuando sus viñedos se encontraban en La Florida y que luego se replantaron en la localidad de Naltagua, en Isla de Maipo. De acuerdo con el catastro vitivinícola del SAG de 2014, hay 3,98 ha ubicadas en Lolol (2,8 ha), en Viña Korta (Sagrada Familia, Región del Maule, 0,18 ha) y en el viñedo de Felipe Lamarca (Leyda, Región de Valparaíso, 1 ha) (SAG, 2015). Sin embargo en el Catastro de 2006 se consignaban 7,2 ha de Verdot, de ellas 4,4 en San Fernando y 2,8 en Lolol, ambas localidades ubicadas en la región de Libertador Bernardo O’Higgins (SAG, 2007)”.

Ante la desaparición paulatina de la Grosse Mérille en nuestros viñedos podemos decir que el interés de Philippo en ella no era un capricho. “La disminución de la superficie de Verdot en Chile, dice el académico,  señala el inminente riesgo de la desaparición de esta variedad del encepado chileno, la cual debería conservarse y desarrollarse por su significado patrimonial. No existe en Francia ni en Chile ningún clon agregado para la variedad”.

Phillipo estacó en la publicación de RIVAR que con Grosse Merille  es posible producir vinos “de intensidad colorante media, con intenso y peculiar aroma, que en ocasiones recuerda frutos tropicales como la chirimoya (Annona cherimola) y un sabor fresco por su alto nivel de acidez (3,7 g/l expresado en ácido sulfúrico), moderado de alcohol (13,1 °GL), de cuerpo ligero y con ausencia de astringencia secante”.

Sobre la planta y sus uvas nos dice: “Las bayas son esféricas, con semillas, de tamaño medio, uniformes, de color negro azulado, uniformemente coloreadas, con abundante pruina, de sabor neutro, o ligeramente aromático, y dulce… Es una variedad de brotación temprana, vigorosa, con yemas basales muy fértiles, productiva, muy sensible a la sobreproducción, pues aumentos importantes producen un fuerte atraso en la madurez y una caída importante de la coloración de los vinos, de por sí ya media. Requiere de climas con acumulación térmica superior a 1.372 días grado para madurar adecuadamente y en climas más fríos presenta problemas de fructificación… Es una variedad de maduración tardía, que posee un potencial medio de azúcar (12,1 °GL) y, contrariamente, su potencial de acidez es importante (6 g/l expresada como ácido tartárico). Su vino, por su estructura liviana, recuerda a los vinos de Pinot Noir”.

Sin embargo también destaca un comentario que un extranjero le hiciera sobre el primer vino que hiciera Viña Korta con ella:  “Entiendo que la vean semejante al Pinot Noir, pero Verdot/Grosse Mérille tiene un poco más de agallas, un poco más de empuje, más potencia, es más salvaje”.

Phillipo concluye su publicación en RIVAR número 14  diciendo: “Hemos cumplido con el deber de señalar esta oportunidad, pero será la industria del vino de Chile, junto a sus enólogos, la responsable de tomarla o desecharla”.

GROSSE MÉRILLE EN VIÑA CASA SILVA

El mensaje de Philippo  ya ha tenido eco justamente entre uno de sus alumnos,  Max Silva, hijo mayor de Mario Pablo Silva (presidente de Viña Casa Silva y Wines of Chile), quien la identificó en los viñedos viejos de la bodega en Angostura. Según nos cuenta Mario Geisse enólogo asesor de la bodega, la Verdot estaba junto a otras cinco variedades más en un viñedo antiguo, las que  llamaban Mezcla Burdeos. Max tomó la Verdot como caso de estudio para su tesis de grado en la Universidad Mayor. El vino ya está hecho, nos dice Geisse,  y se prepara para ser embotellado. Qué harán con el vino una vez expuesto el trabajo, aún lo desconoce.  Geisse destaca sí que el vino tiene una atractiva coloración roja, no muy intensa, de cuerpo frutal y persistencia media, sabroso; se deja beber con facilidad.

 

El único Grosse Mérille que hay hoy en el mercado, el de Korta, es un buen exponente de todo lo que se ha dicho hasta ahora en este artículo sobre cómo debería ser,  su nota de cata y maridaje compartiremos mañana en nuestro Elegido de la Semana.

 

Artículos relacionados: 

#SANFRANCISCO

#TAMARUGAL

Deja un comentario

Un comentario

  1. […] tal como dicen las publicaciones que existen sobre esta cepa  (según les contamos en nuestro Especial WiP “Qué hay de nuevo en lo viejo“), es su […]