CIÉNAGA DEL NAME/ CAUQUENES COSTA

Publicado el 28 septiembre 2018 Por Mariana Martinez @mymentrecopas

Llegamos hasta la Ciénaga del Name en busca de un Pinot Noir en cabeza, pero encontramos mucho más junto a Karim Díaz Letelier y Sebastián Sánchez, el hacedor del Terco País.

Name es el cerro más alto de la Cordillera de la Costa del Valle del Maule, con sus cerca de  900 metros sobre el nivel del mar. A sus pies, está la Ciénaga del Name, uno de los rincones más hermosos y húmedos de Cauquenes. Un santuario atrapado en la historia;  donde está recién, recién…  llegando el asfalto de esa extraña manera que no se entiende, por pedazos: unos pocos metros en mitad de la nada, luego unos pocos más, y zas… nunca más. El asfalto también  por fin está uniendo de a poco esta ciénaga con el pueblo de Cauquenes, ubicado 45 km hacia el sur. El nombre puede parecerles conocido por el vino de Carignan llamado Ciénaga del Name de  Karine Mollenhauer y Edgar Carter.

La visita al sector, que también puede incluir un paseo por la Laguna de la Ciénaga  del Name (pidan el paso en la casa que está a su entrada)  idealmente  debe hacerse con auto todo terreno y buenos neumáticos. Si van a la Fiesta del  País a fines de octubre próximo, este recorrido será un imperdible. Se trata de un viaje profundo a la historia del vino chileno.

En nuestro recorrido fuimos a visitar a Karim Diaz Letelier, quien vive aquí junto a su madre y maneja varios viñedos, suyos y de terceros. Un hombre que no descansa nunca,  ni  en Fiestas Patrias, porque como él dice las plantas no saben de feriados.  Con sus uvas produce vinos a granel, en una pequeña bodega donde tiene tanques de acero y estanques de plástico; sus vinos los vende directo en su casa. Alguna vez vendió las uvas a un productor de vinos,  pero no le pagaron (ya tocaremos su puerta);  y por supuesto se quedó sin ganas de repetir la experiencia, sí con ganas de embotellar sus propios vinos. Y para allá va, con apoyo de un proyecto SERCOTEC. Además tiene en sus campos chanchos, corderos y gansos. Y una cabra bien vieja, mañosa, en la escalera de su casa.

Karim produce  País, Carignan, Torontel y Pinot Noir.  El último es el que más nos llamó la atención encontrar aquí en cabeza, en mitad de este museo vivo. Se trata de una hectárea, en la vega, a una densidad de 1 x 1.5, plantada hace unos 8 años. Un bebé, comparado con los viejos viñedos que encontraremos del mismo dueño (Pilar del Toro/ Fundo El Galpón) a menos de un kilómetro más cerca de la costa. Todo, todo, lo que les cuento que veo, está rodeado de bosques de pinos; por supuesto aquí ardió troya el verano del 2017;  el cerro Name casi por completo. Los viñedos sin maleza entre hileras, no. Humo sí claro que tuvieron sus vinos, cuenta Karim,  pero ya no quedan 2017 que vender, nosotros probamos solo 2018. Pero… primero vamos al viñedo.

 

Con Karim aprendemos que hay viñedos plantados al boleo y en melga. Al boleo es cuando no hay orden en la posición de las plantas , por eso, aunque cuesta,  lo mejor es darse el trabajo de sacar las parras atravesados para ordenarlas; pues en melga, cuando si  hay orden, se forma un camino, o hileras,  que permiten el paso del caballo y así el trabajo con estas “bestias”, como les llaman. Cuando el viñedo es al boleo, nos explica Karim, el trabajo es más duro, porque hay que hacerlo todo a mano, y cavar para que se oxigene el suelo con el azadón, no con la rastra  tirada por el caballo. También nos enseñó porque se hacen los mugrones o codos y el trabajo entre hileras para retener humedad en el suelo durante primavera y verano.

En los viejos viñedos  que recorremos caminando hay parras con más edad que otras, otras más altas o bajas, más gruesas, más delgadas, pero todas están conducidas en cabeza, sin palos o  alambres, sin riego. Agua hay abajo del suelo, nos dice Karim, sobre todo en las partes más bajas, donde a veces se pueden ver los volcanes que han dejado los camarones que allí viven.

Ya en la casa de Karim probamos dos vinos blancos, dos Torontel; nos quiso mostrar las diferencias entre ambos: uno vinificado en plástico como los suelen hacer en la zona después de  que dejaron de usar  el raulí, otro en acero, lo más reciente. Efectivamente las diferencias son bien marcadas. El guardado en plástico tiene mucho más color, más dorado, y  más aromas a levaduras y papaya, no son notas a flores frescas, como el que está guardado en acero. El segundo, en acero, también tiene una acidez más rica. Ambos son secos, con mucho volumen, muy sabrosos. También probamos el intrigante Pinot Noir guardado por 4 meses en barricas usadas. Lo primero que buscamos es la frescura pero no está, aquí más que acidez hay garra, grip, agarre, las fruta es de una ciruela negra, con mucho sabor.. Es, podemos decir, un sabroso tinto ligero,  pero lejano a un  fresco Pinot Pinot.

Contacto Karim Diaz Letelier: en Name no hay señal de teléfono, lleguen hasta su casa a mano derecha del camino, en el cerro, con una escalera en la entrada, de seguro estará la cabra mañosa sentada en ella, y pregunten por Karim y sus vinos.

 

EN LA CASA DEL TERCO

Nuestro recorrido por Name lo cerramos con la visita a la bodega de Sebastián Sánchez, el hacedor del País Terco. La vieja bodega de adobe, sin agua ni luz, resguarda sus barricas de roble usadas y un tanque de acero inoxidable, donde hoy tiene guardados Cinsault 2018,  vinificado como blanco y tinto. El primero, el Cinsault Blanco es una delicia en boca, aunque con algo de volátil en nariz (porque la barrica quedó baja comenta Sergio); en boca de muy rica acidez.  El segundo Cinsault de color rubí claro, aún con carbónico en boca, es otro jugo de frutillas de rica acidez; muy jugoso, aunque con filo a la vez.

Probamos además algunos componentes de lo que será Terco 2018 (2017 no habrá por incendios). Partimos por un País  de color más oscuro, más cálido y duro. Luego, un País al que se le sumó vino de gota de Cinsault; el resultado es una mezcla perfecta entre País 100% y el Cinsault tinto; más liviano y jugoso.

Sebastián maneja y cosecha  los campos de otros propietarios de Name, igual que Karim. Su diferencia, es que es técnico  y trabaja desde hace varios años en la bodega del enólogo  Francois Massoc; una gran escuela de talentos.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ESPECIAL CAMPO CHILENO. LOS HEREDEROS

ESPECIAL CAMPO CHILENO. DESPUÉS DEL INCENDIO

ESPECIAL CAMPO CHILENO. LOS NUEVOS SOCIOS DE BISOGNO

ESPECIAL #CAMPOCHILENO: CAUQUENES SE REINVENTA

ESPECIAL #CAMPOCHILENO. VIÑA DOÑA AURORA

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

4 comentarios

  1. […] ESPECIAL CAMPO CHILENO. LOS HEREDEROS ESPECIAL CAMPO CHILENO. DESPUÉS DEL INCENDIO ESPECIAL CAMPO CHILENO. LOS NUEVOS SOCIOS DE BISOGNO ESPECIAL #CAMPOCHILENO: CAUQUENES SE REINVENTA ESPECIAL #CAMPOCHILENO. VIÑA DOÑA AURORA ESPECIAL #CAMPOCHILENO. CIÉNAGA DEL NANE […]

  2. christian martinez dijo:

    El cerro Name NO es el mas alto de la cordillera de la costa en la región del maule, el mas alto es el cerro Gupo con 889 metros sobre el nivel del mar, el Name sólo tiene 809 mentros sobre el nivel del mar. Antes de hacer una aseveración como esa debieran comprobarla.

    • Mariana Martinez dijo:

      Al escribir la nota lo confirmamos en la web, pero claramente el Gupo es menos cocido, gracias por la observación. Todos los días se aprende algo nuevo.

  3. […] Cinsault 2018, Ciénaga Name (Maule). Esta es la versión blanca de Terco, así es, tampoco hasta ahora su hacedor Sebastián […]