Publicación: 30 enero 2018

BODEGA ITALIANA DEL CONDE MARONE CINZANO SUFRE IRREPARABLE ROBO

Alrededor  de 1.000 botellas de Brunello di Montalcino de la bodega Col d’Orcia, propiedad del Conde Francesco Marone Cinzano, fueron robadas la semana pasada. El Conde, dueño del proyecto Reserva de Caliboro en Chile comentó a WiP  sus  conclusiones.

Col d’Orcia es una  antigua bodega de la Toscana en manos de la familia Marone Cinzano desde hace más de 26  años. Cabe destacar que el Conde Francesco Marone Cinzano, a su mando, acaba de cumplir  20 años de la creación en Chile de la bodega Reserva de CaliboroReinero Wines es  distribuidor en Chile  de sus  vinos Erasmo  así como los de Col d’Orcia;  hasta el momento de escribir esta nota después de que el portal thedrinksbusiness  publicara la noticia, no tenían  aún noticias sobre lo ocurrido.

WiP pudo contactarse ayer martes con Marone Cinzano quien explicó que “fue un robo muy bien planificado y profesional. Robaron solamente el Brunello, todo el Brunello que había en la tienda de la bodega, sin tocar ninguna otra botella o cosa en el lugar”.

Alguna botellas de las que se llevaron, agregó  el Conde son únicas, como las antiguas cosechas. “Había botellas de 1964, de 1968 y de varias cosechas muy cotizadas de las últimas 50 añadas. El vino pasa a ser cada vez más objeto de robos por el valor intrínseco que tiene y por el placer que otorga”, concluyó de lo ocurrido.

La noticia, informó thedrinksbusiness, se supo a través de  un correo electrónico enviado al importador de la bodega en Hong Kong, Watson’s Wine, en el cual detallaba todas las botellas perdidas durante el robo en su tienda de vinos (ubicada al lado de la bodega de vinos), incluyendo una vertical de Brunello di Montalicino Riservas de las cosechas de 1964 a 1968, así como añadas preciadas de las décadas de 1970, 1980, 1990, 2000 y 2010. Todas en formato de 750 ml (excepto en 2012 con Brunellos en formatos de 375 ml y 750).

Además, se informó que dos de sus Brunellos de viñedos únicos, se encontraban entre las botellas robadas; incluidas las añadas 2011 y 2012 de  Nastagio  Brunello, y una gran cantidad de Poggio al Vento Brunello Riserva entre los años 1982 y 2010. Vale destacar que el fabuloso Sangiovese Poggio al Vento solo se produce en los mejores años y que la mayoría de sus botellas están en formato de 750 ml, excepto en las cosechas de 2004, 2008 y 2010, las que también vienen en magnun.

Según informo a su vez la bodega,  las botellas de Brunello Riserva 1964 (el cual fue servido a la ex primera dama estadounidense Michelle Obama en su visita a la Toscana el año pasado) al igual que los Poggio al Vento Brunello Riserva 1990, 1997 y  1999,  eran botellas irreemplazables.

Se entiende por el momento, agregó thedrinksbusiness en su nota (replicada por el Conde Francesco Marone Cinzano en su FB  el lunes a primera hora), que las botellas no llevan signos particulares, etiqueta trasera o números de lote / botella. El valor total de los vinos robados se estima en más de US $ 100.000.

La policía está investigando el caso, y la bodega ha informado a sus importadores y distribuidores globales sobre el robo.

 

Deja un comentario