LUGAREJO MERLOT 2015

Comenzamos la Semana del Carmenère  (ya que este 24 de noviembre se celebra su día oficial) con su pariente más cercano, un Merlot Merlot que llega desde  Colchagua.

Conseguir un rico Merlot en Chile, que no tenga nada de nada de Carmenère, no es una tarea tan fácil. Nosotros lo encontramos en Colchagua, cuando visitábamos en su aniversario número 10 el  Food&Wine Studio de la chef Pilar Rodriguez. Hay que contar que Pilar fue la primera cocinera de Colchagua, si no es la única hasta ahora (cosa increíble, pero cierta) que no concibe su gastronomía llena de productos locales sin pensar en el vino de su valle. Fue en esa búsqueda, por cosas nuevas y también por vinos más frescos y más gastronómicos, que dio con Lugarejo.

Lugarejo es producido por la Elina Carbonell (diseñadora teatral) y  su marido Fernando Purcell (historiador), quienes empezaron a mirar el vino como su hobby durante una estadía en California, involucrados con la comunidad de Universidad de Davis. La idea de hacer su propio vino, al regresar a Chile, no les resultó tan descabellada, porque a la familia de Fernando tenía viñedos en Peralillo, y vendía la uva a terceros. Hasta el año 94 hicieron incluso su propio vino, Pueblo Antiguo.

Para la cosecha 2014 compraron, cosecharon a mano con amigos y vinificaron en bins de plástico abiertos, su primera hilera de Merlot. Lo guardaron mitad en barrica nueva y mitad en barricas usadas. Usaron levaduras comerciales para ir más a la segura. Elina cuenta que se tomaron sus 100 botellas, regalaron otras 100 y vendieron 100 más. El segundo año aumentaron el volumen ya pensando en vender, y además sumaron Cabernet Sauvignon. El tercer año sumaron Syrah; e incluso plantaron 240 plantitas Carmenère en el patio de su casa en Nancagua.

En Food&Wine Studio probamos el Merlot 2005 Natural ($9.000), un tinto ligero, de bonito color violeta, no tan profundo, muy fresco, liviano, para beber por jarra. Semanas más tarde, conocimos la versión Reserva del Merlot, una mezcla del mismo vino pero guardada  por dos meses más en la barrica más nueva de roble.  Este Merlot Reserva 2015 ($13.000) es más oscuro y más profundo, más tenso, pero sin perder su frescura. Hay que decir que fue el favorito en una degustación, entre ejecutivos de gustos bien clásicos. Y es que la gracia de ambos, es lo re-fácil que se dejan beber. Si pensamos con qué acompañarlos en la mesa,  bien puede ser un pescado graso o un pollo a la plancha, costillitas de cerdo, una clásica pizza Margarita, una pasta boloñesa. No habrán vinos tintos más transversales que este par.

En 2016 Elina y Fernando agarraron vuelo; ya suman siete barricas, por lo que habrá más vino disponible: siempre 100% de Cabernet Sauvignon, Merlot, Carmenère y Syrah, aunque hay una mezcla de todos los conchos que se llama Zafarrancho y piensan en una posible mezcla de Carmenère y Syrah. También tienen algo de País, de Paredones, pero aún es algo clandestino, exclusivo sólo para los amigos. Si van este finde a feria Bocas Moradas en Parque Arauco insistan a ver si se los saca debajo de la mesa para probar. Eso sí, aclara Elina más vuelo que éste no piensan agarrar, la idea es mantener la pequeña producción bien pequeña para no perder calidad.

Los vinos Lugarejo ya están a la venta en Vinomo en Santiago, y la Cava del Pescador en Concepción. También pronto en Santiago Wine Club. Elina también los vende directo, viene una vez a la semana a dejar los encargos que le llegan a través de su e-mail: [email protected] Para saber más de este pequeño proyecto, que pronto será parte una nueva agrupación de viñeteros independientes de Colchagua, síganlos en FB como Vinos Lugarejo.

Bodega / Productor: Lugarejo
Nombre de línea / Marca: Merlot Natural
Origen: Valle de Colchagua
País: Chile
Cepa: Merlot
Año cosecha: 2015
Enólogo: Hecho en casa por Elina Carbonell y Fernando Purcell.
Estilo: tinto
Categoría:
Gran precio calidad: Si

1 Estrella No es un vino que compraríamos, menos regalaremos a un buen amigo. Porque  no cumple con la promesa básica de ser correcto, para WiP eso es no tener defectos, como aromas notorios a vinagre o a oxidación siendo aún muy joven; ser astringente y secante sin media. Ni siquiera será recomendado para saciar la sed. Advertiremos si es que aparece alguno.

2 Estrellas Muy probable es que no haya en este vino  más que la intención de producir grandes volúmenes a bajo precio. Comprar sólo si es una verdadera ganga y tienes por delante muchas bocas con sed que saciar.

3 Estrellas Bueno vino, simple, aunque nada en él sobresaliente. Vale pena comprar si es que tiene rica fruta y su precio parece una buena oferta. Si fuera un vino caro,  de seguro muestra molestias no menores, como una fruta verde o sobremadura, exceso de madera, mucho amargor final o un tanino secante que nunca se suavizará.

4 Estrellas. Se las damos a un vino muy bueno, sabroso, con buenas intenciones y con un marcado carácter de su cepa o su origen. Sólo habrá un pero menor para llegar a esa perfección que siempre buscamos los expertos. Si su precio no es excesivo no lo dejes pasar.

5 Estrellas. Tiene todo lo que uno esperaría por su precio, por su origen y por su autor; aunque incluso parezca ser un vino caro. Si es barato, compre por cajas. Desde su color hasta su sensación final en boca no tendrá ningún pero y será siempre una gran compra.

6 Estrellas. Es un vino sobresaliente, con el factor WiP, ese que nos hace decir Wow. Imperdible ya sea porque su origen es extremo, su producción limitada o su carácter diferenciador; porque te hará ver estrellas sino es hoy en al menos 10 años más. Su precio puede ser elevado y hasta puede tener algún defecto menor, pero todo lo anterior lo justifica. Si no valoras la imperfección ni la producción limitada, déjalo pasar.

Deja un comentario

8 comentarios

  1. Gustavo Sepúlveda Olguín dijo:

    Hola, Mariana!:

    Quiero consultar qué indica el 3, en la ficha del vino, referido a “categoría”

    Saludos

    • Mariana Martinez dijo:

      Aquí va nuestra leyenda, pero claramente nos falta una estrellita, éste debería ser un 4. Estamos trabajando en ajustar la calificación con el sistema. #trabjanodparausted

      Qué significan las Estrellas en WiP

      1 Estrella. No es un vino que compraríamos, menos regalaremos a un buen amigo. Porque no cumple con la promesa básica de ser correcto, para WiP eso es no tener defectos, como aromas notorios a vinagre o a oxidación siendo aún muy joven; ser astringente y secante sin media. Ni siquiera será recomendado para saciar la sed. Advertiremos si es que aparece alguno.

      2 Estrellas. Muy probable es que no haya en este vino más que la intención de producir grandes volúmenes a bajo precio. Comprar sólo si es una verdadera ganga y tienes por delante muchas bocas con sed que saciar.

      3 Estrellas. Bueno vino, simple, aunque nada en él sobresaliente. Vale pena comprar si es que tiene rica fruta y su precio parece una buena oferta. Si fuera un vino caro, de seguro muestra molestias no menores, como una fruta verde o sobremadura, exceso de madera, mucho amargor final o un tanino secante que nunca se suavizará.

      4 Estrellas. Se las damos a un vino muy bueno, sabroso, con buenas intenciones y con un marcado carácter de su cepa o su origen. Sólo habrá un pero menor para llegar a esa perfección que siempre buscamos los expertos. Si su precio no es excesivo no lo dejes pasar.

      5 Estrellas. Tiene todo lo que uno esperaría por su precio, por su origen y por su autor; aunque incluso parezca ser un vino caro. Si es barato, compre por cajas. Desde su color hasta su sensación final en boca no tendrá ningún pero y será siempre una gran compra.

      6 Estrellas. Es un vino sobresaliente, con el factor WiP, ese que nos hace decir Wow. Imperdible ya sea porque su origen es extremo, su producción limitada o su carácter diferenciador; porque te hará ver estrellas sino es hoy en al menos 10 años más. Su precio puede ser elevado y hasta puede tener algún defecto menor, pero todo lo anterior lo justifica. Si no valoras la imperfección ni la producción limitada, déjalo pasar.

  2. […] se pierdan además la historia detrás del delicioso Merlot Merlot  Lugarejo llegado desde Colchagua,  ni  la del Carmenère Dely, el que dejó a todos con la boca abierta, tras conseguir su primera […]

  3. […] Sabemos de más pequeños productores afectados, como Diego Morales, dueño de Bisogno Wines, en el Maule y de nuevos focos en González Bastias. También de Villalobos, en el secano de Colchagua, justo cuando ayer las Viñas de Colchagua informaban de cero pérdidas en viñedos dentro de sus 14 asociados. Pero Villalobos no lo es, es parte de la naciente asociación Colchagua Singular, cuyo liderazgo está tomando Elina Carbonnel, dueña de Lugarejo. […]

  4. […] conocido de los vinos de Elina Carbonell y Fernando Purcell. Ustedes ya conocer por WiP su  divino Merlot. El País nació de un viaje de la pareja a Paredones, en la costa de Colchagua (Ránguil), donde […]

  5. Gustavo Santana dijo:

    Hola Mariana:
    Quisiera saber si has escrito algo mas general y/o genérico acerca de la variedad Merlot en Chile. Estuve buscando acá en wip y no encontré. Si me puedes recomendar algún artículo aquí o en otra dirección lo agradezco.
    Saludos

    Gustavo

  6. Mariana Martinez dijo:

    Que tal Gustavo, la verdad n hemos escrito nada del Merlot en particular. Escríbeme a [email protected] para saber que información en espacial estas buscando.

  7. […] idea del evento, explica Elina Carbonell, integrante del grupo y productora de Lugarejo, es ofrecer una  feria de vinos más intima, donde podrán conocer y conversar con productores de […]