NUEVOS PAÍS + BURBUJAS DE LONCOMILLA, PARA QUE EL VINO VUELVA A LA MESA

Publicado el 03 agosto 2020 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

A la mezcla de cepas italianas y el 1er Aglianico de Chile, se suman deliciosos País y espumante de viejos viñedos del secano. Se trata de lo nuevo de Viña Gillmore, como siempre: 100% embotellado en origen.

Recuerdo que la última vez que estuve por Tabontinaja, donde la Viña Gillmore tiene su bodega y viñedos sin riego, me pregunté qué harían con las parras de País que habían sobrevivido a los injertos de plantaciones de cepas francesas. Este viñedo, al igual que el de un viejo Semillón, había sobrevivido a los injertos que realizó Francisco Gillmore al comprar la viña a inicios de los 90; y estaba cerca del vivero donde Andrés Sánchez (enólogo asesor de la bodega) junto a su socio, el italiano Maurizio Castelli, habían plantado las cepas italianas que trajeron a Chile el 2010. Ello, para desarrollar el proyecto de asesorías Vitavitis.

La respuesta a mi pregunta llegó la semana pasada. Era en un País 2019 ($6.990 venta directa) sellado con tapa de rosca, bajo la nueva marca de Gillmore “Del Maule”. Así es, calladitos venían haciendo experimentos con las uvas de aquellas parras de País, pero fue el año 2019 cuando recién quedaron contentos con el resultado.

País del Maule 2019, Gillmore.

¿Cómo no estar contento con él? La verdad es que este nuevo País es tan ligero y sabroso como un jugo de sandía, fresco, liviano, refrescante. No es pretencioso, sí, “para que el vino vuelva a la mesa”, explica Andrés. ¿Cómo se hizo? Sin mucha locura, agrega. Sólo gracias a un corto contacto con sus pieles, lo que se tradujo sólo en la mitad de la fermentación junto a sus pieles y pepas. A la vez, con apenas 12,5° de alcohol, gracias a una cosecha temprana sus uvas tienen muy rica acidez. Con su precio de venta directa, ustedes van a querer varias cajas (y si es así, desde una caja van a tener el delivery gratis en Santiago).

Este nuevo País 2019 se integrará a la línea llamada Del Maule, la que incluirá, por ahora, además los dos primeros vinos de cepas italianas que ya tienen su cuartel propio entre las 55 hectáreas de viñedos de Viña Gillmore en Loncomilla, y de los cuales ya les habíamos contado algo en esta nota.

¿Cuáles son los vinos 2018 elaborados de italianas de Maule? Primero, por ser más ligero y simple, hablemos del Collezione del Maule ($9.900 venta directa), una mezcla que tiene las cepas tintas Montepulciano, Sagrantino, Primitivo, Cesanese y Dolcetto. El vino tiene mucho color, violeta, impresionante, y notas a frutas rojas y azules en nariz y boca. El otro es el 1er 100% Aglianico de Chile ($9.900 precio venta directa), aún más intenso en su color, y muestra no sólo más complejidad y garra en boca; también en la nariz, notas aromáticas que Andrés describe como florales. Sin duda dos tintos de perfiles menos dulces y amables a los que estamos acostumbrados de Chile. ¡Con otro acento! El segundo, Aglianico, también es mucho más firme en boca e invita a darle una larga guarda, aunque una vez abierto, si esperamos con paciencia un par de días sin terminar la botella -lo que mucho costará, lo sé- veremos como gana y gana, y se abre, y se vuelve mucho más seductor. Si se lo preguntaron, ambos fueron fermentados en contenedores de cemento y guardados en barricas viejas de roble, por dos inviernos. “Cada vez somos más flojos en la bodega”, dice Andrés, para hacer referencia a lo simple de los trabajos de vinificación.

BURBUJAS DE VIEJAS…

Ahora… si creían que esto es todo lo nuevo de Gillmore, se equivocan. También, con aquellos viejos viñedos de Semillón que aún hay en el campo (y cuyas uvas hasta se vendían a terceros, a Daniela Gillmore (la viticultora de la bodega) se le ocurrió hacer un espumante; como lo de ella no es hacer vinos, menos espumantes, le pidió ayuda a quien muy bien sabe: Constanza Schwaderer. Así, partieron con uvas de la cosecha 2018 y lo guardaron por 13 meses pacientemente sobre sus lías (levaduras muertas), dentro de cada botella. Eso significa sí, que es método tradicional, y estilo Brut. No recuerdo haber probado un espumante de Semillón antes; aunque entiendo Schwaderer Wines también tiene el suyo. Y creo que tiene sentido que no haya muchos: es una cepa que le gusta el calor, y a los espumantes les van bien las cepas que gustan del frío, para tener muy buena acidez. Pero también, la Semillón es austera en nariz, algo que también le gusta a los espumantes, sobretodo los método tradicional. Como buen Semillón, este nuevo Burbujas de Viejas ($9.900 precio venta directa) no tiene su gracia en nariz, diría yo, aunque sí, la guarda con lías le ha dado esa notita de bizcocho típica que aporta el método en la botella, muy delicada.

Burbujas de Viejas, el espumante Semillón de Gillmore.

La tremenda gracia de este nuevo espumante de Semillón está en su boca, donde aparece esa nota a caramelo de piña y miel que tanto me gusta de la variedad. Y sí, aunque no se crea, su acidez es una delicia; además, el volumen del Semillón llena la boca. Fue por supuesto cosechado con bajo potencial de alcohol; y de ahí su rica acidez, y también tal vez su sutil amargo final; el que no me molesta, por el contrario, siento que le aporta un final más largo y tenso. Bueno, y si a eso le suman la maravillosa etiqueta, con el colibrí en vuelo que visitaba a Daniela por las mañanas en su ventana, y que fue retratado por su hermana (la artista quien ha hecho las etiquetas de Hacedor del Mundo, entre otras), no hay cómo negarse a quererlo. ¿Precio de lanzamiento? Otra locura, mejor no les digo. Pregúntele a Daniela: daniela@tabonko.cl Despacho gratis en Santiago por caja de 6.

¿Qué más se viene para el próximo año en Gillmore? De la línea Del Maule ya nos adelantó Andrés harán vino en solitario de las cepas italianas Sagrantino, Ciliegiolo y Montepulciano. Y yo les digo, ¡atentos! porque la escuadra italiana se viene con todo, y no sólo desde el Maule.


Si esta nota de WiP.cl u otras de nuestra autoría te han sido de utilidad e interés, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a contact@wippunto cl (el correo no está escrito como debe ser -.cl-  para evitar motores de búsqueda y spam).


Artículos relacionados: 

CRECE LA FAMILIA SEMILLON DE J.BOUCHON

 

Deja un comentario