LAS PREGUNTAS DE LA COALICIÓN NACIONAL DE VIÑATEROS

Publicado el 19 marzo 2018 Por Mariana Martínez @mymentrecopas

Agrupación transversal de mediados y pequeños productores de Chile sigue en alerta, especialmente  bajo inminente cosecha de cepas blancas entre Biobío y Nuble, ello sin que haya aún precios publicados y un análisis de cifras en inventarios que no cuadran. Aquí una réplica  de su último comunicado.

La Coalición Nacional de Viñateros informó este fin de semana que tanto en Biobío, Itata y Ñuble gran parte de la uva blanca, especialmente la Moscatel  de Alejandría  ya está madura y  lista para ser cosechada, “sin embargo los poderes compradores emblemáticos de la zona todavía no abren para su recepción”.

El comunicado de la Colación, firmado por Yenny Llanos, manifiesta que debido a esta situación, una vez más los productores quedan  a merced de que los grandes de la industria decidan cuándo, cómo y a cuánto comprar.  A la fecha (18/03/2018), agrega el comunicado, no existe en Biobío  información oficial  de cuándo abrirán los poderes compradores,  ni el precio que éstos pagarán, a pesar que el Decreto 122, art 6 y 7 en el marco de la ley que regula las transacciones comerciales  de productos agropecuarios ,  ordena a los poderes compradores a tener lista de  precios publicados con al menos una semana de anticipación del inicio del periodo de compras. También, exige dicha ley que dichas las  listas  de precios deben contener el nombre de la empresa para la cual están comprando.   Extraoficialmente en Biobio/Itata, supo la Coalición  algunos poderes compradores empezarán  a comprar hoy lunes, otros el jueves 22,  otros en la semana del 25 al 30 a recibir la moscatel.

El agravante a la situación manifestada casi un mes atrás, es la lluvia caída este fin de semana, y que las cepas blancas en su mayoría son plantaciones -en la zona Sur antes mencionada- en  cabeza, y  sus racimos suelen tocar el suelo, lo que genera problemas de sanidad en las uvas si el suelo está húmedo. Entonces, tendrán una semana para recoger la uva antes que entre la botrytis y se pudra. Situación que se complica si se suma la escasez de mano de obra  y todos ( cerca de 4.000 productores solo en Biobío, según Catastro 2016 del SAG) tratando de cosechar al mismo tiempo. El tema se ve muy serio, concluyen.

Este mismo comunicado de la Coalición, publicado ayer domingo,  hace alusión a  la disminución de hectáreas plantadas de vides para vino  en Chile, “lo cual indudablemente afectará el volumen total de la producción de vinos”. La cifra publicada por el SAG representa una disminución del 3,2% de la superficie que existía al  2015 ( 141.918 hectáreas) con respecto a las  137.375 hectáreas  totales para 2016.

Según esta información oficial, habrá unas 4.543 hectáreas menos a nivel nacional, y a región que más perdió en superficie de vides fue la Región del  Biobío, la  que disminuyó en 20%, impulsada por baja de cepajes tintos,  según destaca boletín de ODEPA de febrero 2018.

Por otro lado, destaca el comunicado, las estadísticas de inventarios de vinos al 31 de diciembre del SAG  (en base a declaraciones en buena fé de cada propiedad/productor) no reflejan el nivel de ventas  totales de vino que tuvo Chile muy por sobre la producciones en los últimos dos años, existiendo alrededor de 150 millones de litros que no están siendo reflejados en la baja de los inventarios.

Los inventarios finales, argumenta Llanos,  alcanzaron 1.016 millones de litros de vino a granel, esto es  una baja  de  un  10% en relación al año anterior o 31 de diciembre 2016, cuando fue de 1.131 millones de litros.  Esta cifra de inventarios finales, basada en declaraciones, no refleja  el nivel  ventas totales de  Chile en el 2017 alrededor de 1.250 millones de litros  (exportaciones de  968 millones litros) y ventas nacionales reales (aprox 277 millones de litros) muy por sobre las producciones del último año de 949 millones de litros. Los inventarios, por el contrario,  debieron haber caído alrededor del 24% y quedar en torno a los  860 millones, entonces  hay alrededor de 150 millones de litros que aparecieron de la nada o no tienen explicación porque no están cuadrando las estadísticas  hasta aquí.

A su vez, según Boletin de Vinos de Febrero de  ODEPA, el consumo interno aparente  de vino   bajó desde  202 millones de litros el 2016  a 124 millones de litros el 2017, esto es un 39% menos.  Esto debería ser gran noticia (y muy mala noticia) ya que implicaría que estamos tomando menos vinos  los chilenos. Pero No, aclara comunicado de la Coalición,  la cifra de  124 millones  es imposible que sea el consumo interno de vinos de  los chilenos, porque solo las ventas nacionales de las tres primeras Viñas del país implican  alrededor de 220 millones de litros, cifra obtenida de las últimas memorias de estas viñas que son de acceso público (ya que transan en la bolsa y están sometidas al escrutinio de sus accionistas y de la Superintendencia de Valores y Seguros).

Por otro lado destacan que  el consumo aparente  publicado  en boletín de ODEPA proviene/depende  o es calculado en base a las declaraciones de existencias finales de vinos. “Allí creemos, se detalla,  es donde se provoca la distorsión, pues las declaraciones están de alguna forma inflando el inventario. Los inventarios finales debieron ser o son menores a los declarados o sino, se pregunta el comunicado,  ¿entraron vinos mágicamente al inventario que no sabemos de dónde salen?   Existe una diferencia de al menos 150 millones de litros en el último periodo que se consumieron pero no se ven reflejados como bajas en  inventarios finales”. Destaca el comunicado, los que los inventarios están siendo usados como excusa para pagar precios por debajo del valor real de mercado de uvas y vinos a productor.

Esta misma situación, explica la Coalición a sus asociados, ” la venimos advirtiendo desde el 2015, cuando  llevamos un control dado la denuncia en la FNE. Las estadísticas no cuadran con la realidad, pero todavía nadie ha tomado cartas en el asunto , perjudicando obviamente a las pymes viñateras y a toda una industria que basa decisiones en este tipo de información. Las declaraciones  de existencias no están siendo congruentes con las ventas y no pasa por los chicos, son los grandes que están vinificando y  vendiendo el vino mayoritariamente”.

Volviendo a la disminución de superficie de vides, el comunicado de la Coalición se pregunta:

  • Si el 80% del vino chileno se exporta, si los precios de los vinos de  exportación están subiendo desde el 2009
  • Si  como país hemos alcanzado cifras records de exportación en  volumen y  en valor  que alcanzo el  año 2017, llegando a los  2067 millones de dólares,
  • Si las utilidades de las principales viñas están vendiendo el vino son muy buenas por sobre el promedio de mercado.
  • Si tenemos una industria aparentemente exitosa dado la cifras macro…
  • Por qué la superficie plantada está disminuyendo, por qué perdemos hectáreas, por qué dejamos de producir, siendo que los vinos chilenos son altamente demandados. Todo ello, mientras los grandes de la industria sí han plantado miles de hectáreas en los últimos años.
  • Quiénes son los que están disminuyendo  y cuya velocidad es mayor a la velocidad de plantación de los grandes. La respuesta es clara y las razones más que evidentes.

Para concluir, Llanos  argumenta sus  mayores preocupaciones: “Los precios y bajo costos de producción que han obtenido  en los últimos 12 años la base de la cadena que son  las pymes viñateras que abastecen a la gran industria en un 70 %.  Perdemos competitividad como país, podríamos estar produciendo y  vendiendo mucho más. Si las pymes pierden,  perdemos todos en generación de empleos en crecimiento como país y obviamente de poco o nada  ha servido  el dinero gastado en fomento por ejemplo  en la región del Biobío, porque tenemos menos de un 20% en superficie.  La producción disminuyó el 2017 en un 52% y las exportaciones como región para qué hablar y en promedios los viñateros somos cada vez más pobres, lo que da cuenta que no estamos atacando la base del problema, ni los esfuerzos -aunque se agradecen- están lejos de ser suficientes. Se necesita una intervención mayor de urgencia. Esperamos con ansias que las nuevas  autoridades tomen cartas en el asunto,  que tengamos el apoyo transversal de todos los sectores políticos. Alguien dijo que  los  “chicos/niños primero” y queremos también sea esto  lo que prime en la industria del vino en Chile y en la agricultura:  Las pymes primero en pro del bien común de toda un sector y país, porque aquí se han propuesto medidas en al ámbito, normas y transparencia de mercado en pro del bien común de todo el sector y país,  las que han sido conversadas con varios parlamentarios  y es de suma urgencia empezar a trabajar en ellas”.

 

Deja un comentario

4 comentarios

  1. […] Los Gremios del sector advierten de los devastadores efectos que tendría para la fruticultura de… Artículos […]

  2. […] LAS PREGUNTAS DE LA COALICIÓN NACIONAL DE VIÑATEROS […]

  3. […] abordó la problemática y  propuestas que ya han sido presentadas en distintas instancias por la Coalicion Nacional de Viñateros en los últimos tres años, en busca de mejorar la  competencia, transparencia de […]

  4. […] LAS PREGUNTAS DE LA COALICIÓN NACIONAL DE VIÑATEROS […]