LOS 3 NUEVOS DISIDENTES DE TERRANOBLE

Publicado el 29 septiembre 2019 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

La viña que ya suma cuarto de siglo, presentó la consolidación de un cambio que partió de la mano de Marcelo García poco a poco hace 4 años.

Los cambios en Viña TerraNoble se vienen sintiendo en sus vinos de siempre desde hace ya un par de años. La mano que ha estado detrás meciendo esa cuna ha sido la de Marcelo García, enólogo de la bodega desde el 2015. Primero los vimos gracias a vinos tintos más frescos y con menos madera, ahora en concreto con 3 vinos nuevos que llegan para formar una línea propia, llamada Disidentes.

Hasta que esta semana nacieron los Disidentes, los cambios en TerraNoble buscaban reflejan mejor las variedades y los diferentes terruños que la viña ha sumado en sus 25 años de historia; ello, a través de cambios en los momentos de cosecha y también en el uso de nuevos recipientes de vinificación y guarda. Con los cuales, por cierto, han estado experimentando, y que van más allá de las clásicas barricas de madera y el acero inoxidable. Ya son, nos dice Marcelo García, 20 fudres de madera sin tostar los que han sumado a su bodega, además de 4 huevos de concreto y 3 tinajas de greda.

Marcelo García, junto a sus Disidentes.

Ahora con los Disidente se han atrevido a dar un salto más allá. Se trata de usar variedades que no son moda, sino que buscan ser tendencia. De allí, el querer tener como protagonistas a las cepas blancas como Pinot Blanco o Pinot Gris, y las tintas como la Garnacha o Mourvèdre, y sin duda, la más interesantes de todas, un Tempranillo del frío Valle de Casablanca.

Sin más preámbulos les presento a los 3 Disidentes ($16.900), en dos cosechas diferentes (la que acaba de llegar y la que viene el próximo año) como un gran ejercicio de degustación que permitió demostrar que cuando se busca mostrar la fruta por sobre la madera, el factor añada es mucho más acusete.

TerraNoble Disidente Naranjo 2018, Casablanca

Disidente Naranjo. Por razones de permisos, éste, el naranjo de la trilogía, no luce el nombre de la mezcla de sus variedades en la etiqueta. La cosecha 2018, la primera y que ya sale al mercado por estos días es mezcla de Pinot Blanc y Pinot Gris, la segunda de ellas fermentada con sus pieles en tinajas de greda. De ahí, el nombre naranjo. El resultado es un vino rosado cobrizo, muy limpio y brillante, con una nariz parca pero una boca de muy rica acidez. Se pasea por la boca dejando una sensación chispeante y con una extraña sensación fenólica (secante) debido a la fermentación de las uvas con sus pieles. La versión 2019, atentos, es otra cosa, más de estilo naranjo naranjo, es decir con más notas complejas, incluso acéticas en nariz, y también más fenoles y amargor en boca. Ello, después de 4 meses en tinajas con sus pieles en tinajas de greda. Todo, lo que en resumen, hace que Naranjo 2019 sea un vino para paladares más extremos. Su mezcla también cambia, ahora a los Pinot Blanc (92%) y Gris (2%) se sumó un 6% de Chardonnay.

TerraNoble Disidente Carignan-Mourvèdre-Garnacha 2017, Maule

El Disidente Violeta 2017 del Maule, es mezcla de 85% Carignan, 7% Mourvèdre y 7% Garnacha, las dos últimas cepas fermentadas en tinajas de greda; la primera, en grandes fudres de madera sin tostar. El vino no es dócil, por el contrario, tiene tensión, también un alcohol alto, y una acidez de media a baja. Me gusta de él su fruta roja, vivaz, persistente, que se va revelando a medida que se va abriendo en la copa. No es un vino definitivamente para beber solo, su compañía está en la mesa y bien podría ser justo a un costillar de cerdo crocante. Yo dejaría la pastelera y texturas cremosas para otro momento. Su versión 2018 (67% Carignan, 16% Garnacha y 17% Mourvèdre) me atrae más y puedo sí imaginarla sola en mi copa en una noche fría de primavera. Su fruta es negra, más fresca y más suave, con tensión pero más medida.

TerraNoble Disidente Syrah-Tempranillo 2017, Casablanca

El Disidente 2017 de etiqueta azul es un Syrah-Tempranillo, mezcla en una relación de 90 – 10. Ambas uvas son del Valle de Casablanca; pero sólo la Tempranillo fue guarda en tinajas. La versión 2017 es más cárnica y ahumada en sus notas aromáticas. La 2018 es más frutal y fresca; y aunque con la misma estructura y peso en boca, tiene sí más nervio; además es un vino más profundo y sabroso. Buena noticia: gracias a que les ha gustado como ha salido el Tempranillo en Casablanca, ya injertaron más sobre un Carmenère, con el cual dejaron de luchar para conseguir su madurez. Bienvenida tan original mezcla.

La presentación de los tres Disidentes se hizo en el Emporio Creativo del crítico gastronómico Daniel Greve, quien es embajador de viña TerraNoble. Cada pareja de vinos fue presentada junto a un plato. Nuestro maridaje preferido fue para el Naranjo con el salmón a la plancha con su cocción perfecta junto a un couscous, una crema ácida, zanahorias encurtidas y rabanitos frescos. También, aunque no era el plan, lo disfrutamos mucho junto a un chanchito desmechado sobre puré con jamón y cebollas ahumadas. Fue así como los Naranjos 2018 y 2019 fueron los más versátiles de la trilogía Disidente.

Es cierto que el nombre Disidentes y su significado (ser contrario al sistema) poco tiene que ver con el diseño de esta nueva etiqueta de Viña TerraNoble, con su preciosa folia dorada. Así lo comentaría Harriet Nahrworld, escritora de vino durante su lanzamiento. El diseño y sus colores sin embargo, pienso resultan muy atractivos.  Se aleja -como no- de las otras etiquetas de la marca, en lo que hay algo de disidencia. Pero el error en el concepto, vuelve a ser el mismo de siempre, cuando quien diseña no entiende que  detrás de un vino no sólo deben haber una linda imagen,  sino un cuento, una historia con la cual encariñarse y a la cual saber sacarle frutos. Tres vinos de personalidades tan diferentes dan material para mucho rato.

Si esta nota de WiP.cl u otras de nuestra autoría te han sido de utilidad e interés, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).Renuevas tu suscripción anual solo por $16.500.

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected] cl (el correo no está escrito como debe ser -.cl-  para evitar motores de búsqueda y spam).

 

Deja un comentario