Publicación: 17 mayo 2019

SUBEN LÍMITES PERMITIDOS DE PLOMO EN EL VINO

La OIV había recomendado en 2018 al Comité del Codex sobre Contaminantes de los Alimentos (CCCF) que la fijación de un límite demasiado bajo podría tener importantes consecuencias para el comercio internacional. El límite en reciente sesión, se subió del máximo de 0,015 mg/l a 0,10 en vinos y 0,15 en vinos de licor. 

El coordinador científico de la Organización Internacional del Vino (OIV), Jean-Claude Ruf, participó en la 13era  sesión del Comité del Codex sobre Contaminantes de los Alimentos (CCCF), que se celebró entre el 29 de abril y el 3 de mayo de 2019 en Yakarta (Indonesia). Según comunicado de OIV, las delegaciones de los Estados miembros presentes analizaron como parte del orden del día de la sesión, la revisión del límite máximo de plomo en los alimentos, especialmente en los vinos.

Durante el debate, la OIV indicó al CCCF (tal como lo había hecho el año pasado, en comité similar) que la fijación de un límite demasiado bajo podría tener importantes consecuencias para el comercio internacional.

Además, Jean-Claude Ruf señaló que la OIV llevaba más de un año revisando sus propios límites para el plomo y que se va a presentar una propuesta de revisión para su aprobación final en la próxima Asamblea General de la OIV, que se celebrará en julio de 2019 en Suiza. Con dicha propuesta, se pretende fijar este límite en 0,10 mg/L para los vinos y en 0,15 mg/L para los vinos de licor.

Por último, la OIV animó al CCCF a tener en cuenta los nuevos trabajos de la OIV sobre este tema para evitar repeticiones e incoherencias sobre posibles límites.

Al final de los debates del CCCF, aunque algunas delegaciones estuvieron a favor de fijar el límite máximo en 0,05 mg/kg para los vinos, se acordó fijar un límite máximo de 0,10 mg/kg para los vinos y un límite específico de 0,15 mg/kg para los vinos fortificados/de licor. Estos límites son aplicables a los productos elaborados tras la fecha de fijación del LM. Estas propuestas se presentarán para su aprobación en la sesión de la Comisión del Codex Alimentarius de julio de 2019.

Por otro lado, el Comité convino en proponer para 2020, una revisión del Código de Prácticas para la Prevención y Reducción de la Presencia de Plomo en los Alimentos (CAC/RCP 56-2004), adoptado por el Codex en 2004, para integrar los medios de reducción del contenido de plomo en los alimentos, incluidos los vinos.

El plomo podría están en los vinos debido a su contacto con acero inoxidable. Sería interesante saber de su presencia debido a la contaminación ambiental.

Deja un comentario

Un comentario

  1. […] consumidores queremos saber si nuestro vino tiene agua adicionada o, buen toro ejemplo,  si tiene plomo, cuánto tiene y por qué subir la cantidad  solicitada por la OIV,  cuando el consumidor […]