1ER INFORME COSECHA 2019

Publicado el 30 enero 2019 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

Las altas temperaturas históricas que se han registrado esta última semana están acelerando la madurez, aunque aún falta mucho para adelantar resultados. La cosecha ya comenzó en Limarí para elaborar vinos espumantes.

38 grados Centígrados marcaron los termómetros el viernes de la semana en Santiago. Una cifra no sólo histórica, porque nunca antes había sido registrada, al menos que sepamos; sino que importante para definir el  futuro de la cosecha 2019, la que ya comenzó hoy en el Valle Limarí, con uvas de Chardonnay destinadas a la elaboración de espumantes. Mismo día comenzaron la cosecha Viña Valdivieso y Viña Tabalí.

Este Chardonnay del Limarí para Valdivieso (en la foto cortesía de Jorge Rojas), al igual que otras uvas destinadas a elaborar espumantes a lo largo de todo Chile, van de avanzada, pues justamente para elaborar este tipo de vinos se busca uvas con muy rica acidez y grados más bajos de alcohol, para poder hacer sus vinos base. Para los vinos tranquilos aún falta, y para los tintos en particular, mucho más; sin embargo, lo que vaya ocurriendo durante estos días, así como todo lo que ha ocurrido desde la primavera 2018, seguirá determinando los resultados.

Hoy en WiP.cl recibimos el primer informe de cosecha, realizado por el enólogo de Viña Garcés Silva, Diego Rivera, quien contó que va quedando poco para la vendimia 2019, la cual es sus viñedos de Leyda, muestra alrededor de 10 días de adelanto con respecto a la cosecha anterior, y “quizás, agregó, debido al calor de estos últimos días, esto pueda aumentar un poco más… A pesar de que mi percepción es que no ha hecho demasiado calor en la costa, agregó, las temperaturas han sido bien constantes y hemos tenido muchos días despejados, sobre todo durante el mes de noviembre, el que mostró un record de acumulación térmica (+45% con relación a un año normal). Estas condiciones, me recuerdan, dijo Rivera, un poco a la cosecha de 2017, salvo que en aquella ocasión el clima siguió muy cálido hasta abril”. Rivera, espera que el clima refresque hacia el final de la temporada.

Ayer en la Pre-Vendimia Movi aprovechamos de sondear cómo va la cosecha, entre los viñateros independientes. Benjamin Leiva enólogo de Lagar de Codegua, explicó que si bien las temperaturas por estos días están altas, en primavera hizo frío. Recordamos incluso que en su valle (Cachapoal) cayó granizo a mediados de noviembre, episodio que bajó los rendimientos del viñedo, lo que ha llevado, dijo Leiva, a tener madurez muy dispareja. Para Leiva, la cosecha incluso viene unos cinco días atrasada, comparado con un año normal.

Sven Bruchfeld, enólogo de Polkura (en Marchigue, Colchagua) destacó los 41.7 grados Celsius que llegaron a tener esta semana. Llevamos dijo, una semana sobre los 35 grados en promedio. “Íbamos bien, algo atrasados, dijo”.  Sin embargo Bruchfeld no está aún preocupado por lo que está pasando para un año como este, sin muchos kilos en las parras; y es que todavía falta mucho para la cosecha de sus tintos. “El momento más decisivo, dijo, es cerca de la cosecha. Yo creo que aún estamos a 3 o 4 semanas de marcar el año. Si bajara la temperatura, lo que también espera ocurra, la madurez se va a desacelerar, pero si sigue haciendo calor se apurará todo. Si sigue así, aseguró, será igual que 2017; ero si baja agregó, aún puede ser un buen año”.

Sergio Hormazabal, gerente vitícola de viñedos con uvas para los vinos de Viña Ventisquero, desde Huasco hasta Itata, explicó a WiP que en general la madurez está dos semanas adelantada comparada con 2018. Pero muy normal, si se compara con los últimos 10 años. “Siempre se recuerda más el último año, dice Hormazabal, pero nosotros preferimos ver la historia”. En detalle, explica: Huasco en el Norte, y Apalta en Colchagua, se ven avanzando más rápido; igual que Leyda, en la costa, donde -tal como contó Rivera de Garcés Silva- han tenido muchos días despejados. Fenómeno contrario, justamente a lo que sucedió en enero del 2018. En general, agregó Hormazabal, se compensó el efecto de las lluvias tardías de primavera, las que generaron más crecimiento y vigor junto con los peaks de temperatura registrados de enero”.

Hablando de agua, Hormazabal destacó que en los viñedos de Ventisquero no han tenido problemas de sequía, ya que el criterio de riego que aplican desde hace 5 años ha ayudado mucho. “Los riegos muy largos, según lo que cada cuartel necesita, acota el viticultor, nos permiten regar en fechas más distantes. Estamos regando en Maipo y Colchagua con menos de 1.000 m3 por hectárea al año, y eso sin estresar la planta, lo que es, aseguró, un logro tremendo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Un comentario

  1. […] condiciones climáticas extremas están marcado la cosecha 2019, especialmente en los extremos  Norte y  Sur  de la vitivinicultura en Chile. Pues si bien la […]