Publicación: 13 mayo 2018

CHILE PRESENTE EN RAW WINE

Los productores de los vinos Montsecano, Maitía, Huaso de Sauzal y Cacique Maravilla comenzaron este domingo 13 de mayo dos días de feria dedicados a los vinos naturales en RAW WINE Berlín. La ruta con la bandera de Chile bien puesta, apenas comienza.

No es la primera vez que productores chilenos asisten a la mundialmente famosa feria de vinos naturales RAW WINE, sí la primera vez que todos presentan sus vinos  en una misma mesa y bajo la bandera de Chile como bloque. Así como  vimos ayer haciendo patria en redes sociales a Julio Donoso socio de Montsecano, David Marcel dueño de Viña Maitía, Renan Cancino de Pequeño Almacen de Sauzal y Manuel Moraga, el Cacique Maravilla. La gran noticia, es que repetirán la hazaña en las dos ferias restantes que quedan del año 2018.

RAW WINE es una feria de  vinos totalmente independiente creada y organizada por la única francesa Master of Wine Isabelle Legeron. Su objetivo es mostrar a los productores cuyas filosofías básicas de agricultura y bodega hacen posible lo que llama  vinos vivos, con emoción, reflejo de su origen. Muchos de estos vinos suelen  aparecer en las listas de los mejores restaurantes del mundo pues ya son vinos con seguidores de culto.

Hoy esta feria tiene cuatro versiones diferentes, en Berlín, actualmente (del 13 al 14 de mayo), Londres (el pasado 11 y 12 de marzo), Nueva York y Los Angéles (noviembre 2018),  durante dos días para que los amantes del vino, los conocedores y los curiosos principiantes,  puedan reunirse y probar sus vinos.

La plataforma creada por Legeron busca  unir a productores de vinos artesanos, así como a sus importadores; posibles importadores; las asociaciones de productores de vino a las que pertenecen; los profesionales comerciales que desean escribir sobre ellos o almacenarlos; y los aficionados al vino (o “los que aman”) a quienes les gustaría descubrirlos y beberlos.

Para RAW Wines el vino natural  se cultiva orgánicamente (biodinámicamente, utilizando permacultura o similar) y se elabora (o más bien se transforma) sin agregar o eliminar nada en la bodega. No se utilizan aditivos o coadyuvantes de procesamiento, y la “intervención” en el proceso de fermentación natural se mantiene al mínimo. Como tal, no se usa ni la clarificación ni la filtración (ajustada). El resultado es un vino vivo, sano y lleno de microbiología natural.

 

 

Deja un comentario