CON GIUSEPPE IANNOTTI EN STGO.

Publicado el 11 junio 2018 Por Claudia Gacitua

Tener a un chef estrella Michelin cocinando y contándonos su historia y gastronomía mientras disfrutamos de una cena inolvidable, ya no es un sueño. Club Millesime lo hace realidad. Claudia Gacitúa nos cuenta su experiencia.

¿Quién no ha soñado con estar cenando en un lugar con mucho estilo, sintiéndose como en el comedor de su casa junto a un chef estrella Michelin y todo su equipo cocinando en el medio del salón? O ¿Conocer de primera mano sus motivaciones, entender cómo fue que se gestó cada una de las maravillas que llegan a la mesa y como si fuera poco, acompañado de un servicio impecable y un maridaje fantástico?

Parece un sueño, pero hoy es una realidad, gracias a Millesime, el club gastronómico privado español que en enero abrió sus puertas en pleno Alonso de Córdova. En sus 1.500 metros cuadrados, alberga diversos salones y un restaurante privado, sólo para sus miembros, los que incluso cuentan con una cava personal. Además, el espacio ofrece un restaurant abierto y una sofisticada barra para tomar un trago en la noche.  Como podrán ver, aquí todo gira en torno a la Gastronomía y de la buena.

 

Como lo prometieron, cada mes ya hay un renombrado chef internacional invitado, quien comparte con los miembros en cenas y almuerzos especialmente diseñados para conocerlo a él, su mundo y su gastronomía. La idea es tener una experiencia, donde la comida –que por cierto es de primer nivel- deja de ser lo central y se abre paso a la sensorialidad, la historia, la cultura y grandes conversaciones que hacen de Millesime un lugar especial.

En esta ocasión la experiencia estuvo a cargo del autodidacta, revolucionario y joven chef italiano Giuseppe Iannotti, cuyo pequeño restaurante Krèsios, ubicado en Telese, Terme, Italia de solo siete mesas y capacidad para 24 personas, ya cuenta con una estrella Michelin y está removiendo el escenario de la alta gastronomía italiana.

Giuseppe, reconocido como el mejor joven chef italiano por l’guide de l’Espresso en el 2012, es dedicado y cuidadoso de cada detalle, incluso estos días ni siquiera ha dormido ya que al mismo tiempo que está preocupado de su estadía en Chile, sigue dirigiendo a la distancia su preciado restaurant. Es tal la obsesión con ofrecer una experiencia sensorial y gastronómica que se ha involucrado en cada uno de los detalles que hacen de Krèsios, un lugar único en el mundo. Desde el cuero de las 24 sillas de su restaurante, el mismo que se ocupa en los asientos de los autos italianos Maserati, hasta los cubiertos milimétricamente pensados para que cada uno de los comensales pueda experimentar de la mejor manera los más de 40 preparaciones de sus dos menús degustación que ofrece: Mr. Pink por 90,00€ y Mr. White por 130,00€.

 

En su visita, utilizó ingredientes nacionales y otros especialmente traídos de Italia, logrando una cocina autentica e innovadora. Privilegia materias primas, realzando sus sabores al máximo posible, que se obtienen gracias a una fusión de técnicas tradicionales y modernas. El resultado son texturas únicas con sabores profundos y sorprendentemente auténticos, como la Sopa Fría de Centolla Patagónica, perfectamente maridada con un Sauvignon Blanc Cool Coast de Casa Silva.

El menú degustación siguió con un Falso Tonnato, una aterciopelada yema marinada con mayonesa de atún y alcaparras, preparación que refleja su personalidad detallista y perfeccionista junto a un delicioso Enredo Naranjo de Bodegas Re.

Continua la tradición y los sabores del mar con un Risotto de Limón con Piure, que sorprendió en tan osada combinación y para romper el esquema tradicional se maridó con una cerveza Gran Torobayo, Kunstman, logrando un contraste único con el intenso sabor de los piures y la cremosidad del risotto.

 

Sigue una delicada Pesca del Día con Hojas Verdes -que para mi gusto se pierde luego de la preparación anterior- acompañada de La Causa, Cinsault de Viña Miguel Torres.

Por último, un delicioso Pato y Manzana, con una carne tierna, a punto exacto (cosa que caracteriza a Giuseppe) y cubierta crocante y acaramelada; todo acompañado de un puré de manzanas junto al vino  Orzada, Carignan de Viña Odfjell.

Para finalizar Néctar González Byass -Jerez, Pedro Ximénez-  acompaño a la perfección un Postre de Chocolate y Piña con interesantes contrastes de texturas y temperaturas que nos recordó lo innovadora de su cocina.

Sin lugar a dudas una gran experiencia y un aporte de Millesime para crear una cultura gastronómica y que mejor que de la mano de los más renombrados chefs del mundo.

 

 

Millesime Estudio Santiago

Dirección: Alonso de Córvoda 3788 (piso -1).

Teléfono reservas: +56 2 23819050 / +56 9 4730 1467 / +56 2 2381 9055

[email protected]

Horarios Restaurante El Lobby de Millesime: de 13:00 pm  a 2am

Millesime Estudio. Club privado exclusivo para socios

El Templo: Menú degustación de 1,30 pm a 4 pm / 7 pm a 11,30 pm

Concierge: +56 99 839 14423

 

Claudia Gacitúa es periodista, cocinera y sommelier profesional, enamorada de la gastronomía y todo lo que la rodea, se ha relacionado con la buena mesa y la cultura gastronómica desde distintos ámbitos. Cuando vivió en Sao Paulo, Brasil, trabajó en Síbaris, conociendo de cerca los grandes restaurantes del país y el mundo; organizando diferentes congresos y ferias gastronómicas. Ha sido colaboradora de Go Where Brasil. Amante del Slowfood y fiel admiradora de los oficios gastronómicos.

Tener a un chef estrella Michelin cocinando y contándonos su historia y gastronomía mientras disfrutamos de una cena inolvidable, ya no es un sueño. Club Millesime lo hace realidad. Claudia Gacitúa nos cuenta su experiencia.

Deja un comentario