Publicación: 09 agosto 2018

2018, UN AÑO MÁS NATURAL

Ayer en Santiago la Ruta del Vino de Curicó presentó, como ya es tradición, sus nuevos Sauvignon Blanc. WiP.cl estuvo allí para elegir  favoritos y definir esta nueva cosecha.

Un año más frío de lo normal, con vendimias más tarde que de costumbre,  marcaron la Cosecha 2018 en el Valle de Curicó para los Sauvignon Blanc:  concluyeron los enólogos de las viñas que conforman la Ruta del Vino de Curicó. Quienes, como ya se ha vuelto una tradición, ayer en Hotel Luciano K de Santiago, presentaron sus nuevos vinos elaborados con la segunda cepa más plantada de Chile.

El  evento organizado por la Ruta del Vino de Curicó, reúne a la prensa especializada y sommeliers para mostrar una y otra vez el potencial del valle para producir  Sauvignon Blanc de excelente relación precio calidad. Este año, de la cosecha 2018, no fueron la excepción. Efectivamente, aquellos Sauvignones que en años anteriores quedaban atrás por su calidez, este año se han refrescado. También notamos menos amargor, lo que puede ser producto, ante años cálidos y muy soleados, de uvas con pieles más gruesas.

En contra de lo que esperábamos, también sentimos este 2018 Sauvignones  con bocas más sabrosas. Lo que quiere decir que la cosecha 2018, normal en volumen según el reciente informe del SAG, unido a las temperaturas más bajas, durante dos largas semanas del verano (cuando se detuvo la madurez de las uvas), no logró afectar la concentración de las uvas. ¡Bravo! Conversando con los enólogos de las viñas participantes pudimos confirmarlo.

La enóloga de Viña Las Pitras Ingrid Rojas, nos diría: “2018 es más natural, tuvimos que hacer menores correcciones de acidez, y los vinos son más punzantes naturalmente. Aunque este año para hacer su Sauvignon Raíces (tal vez, el más perfecto que hayan hecho hasta ahora y por sólo $3.500) -cuenta Ingrid- cosecharon dos semanas antes que el 2017, tan tarde como la primera semana de marzo.

Claudia Pinto, en tanto, enóloga de espumantes de Viña Valdivieso,  explica que este año los Sauvignones de Curicó tienen más equilibrio, porque las temperaturas fueron más bajas. Para hacer su Winemaker Sauvignon 2018, de seguro también el mejor de su propio historial (por solo $4.600), cosecharon desde la segunda semana de febrero, solo tres días después del 2017, pero con una ventana de cosecha más pausada, y por lo mismo  más amplia; este año, nos dijo Claudia, no tuvimos apuro. ¿Sus novedades entre los espumantes?  “Se viene cambio de imagen, cambio de estilos, estén atentos”.

Hans Nomez, nuevo integrante del equipo de Viñedos Puertas, en tanto, nos explicó que este año repitieron la cosecha diferenciada en tres partes (algo verde, maduro y un poquito más). Consiguieron así, sumado al año frío,  vinos con muy buena boca y más acidez natural.  Su Sauvignon Lujuria 2018 (por $3.500) es otro de los que este 2018 se superó a su mismo.

Un nuevo Sauvignon en la noche de Nuevas cosechas del Sauvignon 2018 del Valle de Curicó,  fue el de viña Alta Cima, presentando un cosecha 2017…  ¡cuec!  El responsable de defenderlo, ya que 2108 estaba aún en estanque, fue Alberto Allende:  joven enólogo que se integró al equipo este año. Tomando como referencia 2017 y 2016 -nos dice- “el viñedo de donde viene la uva está en una ladera aluvial entre los 650 y 700 msnm,  en dirección a la cordillera de los Andes, y ha vuelto a tener su expresión más mineral en 2018. La que es menos evidente en 2017, por ser un año más cálido”.  Las uvas de este año, explica,  las cosecharon la primera semana de abril. De ser así -lo que le creemos-  solo queremos probar y ¡ya! Alta Cima Sauvignon Blanc 2018, pues 2017 aún a pesar de un año cálido muestra un perfil muy diferente a todos los demás de la noche; mucho más mineral y muy  filoso en boca. ¿Lo único malo? El precio $10.000. Allende dice que no es uva propia y que el dueño de la bodega (Klaus Schroder) pelea cada año por que no se las quiten. Se entiende entonces, que está pagando alto precio por ellas. Bravo. Lo valen.

Viña Requingua presentó también un 2017, su versión con madera, un vino que yo dejaría pasar, pero que al parecer causó sensación; imagino que por el dulzor de la madera que se siente en nariz y boca. Para mí mucho mejor, es el  más fresco y jugoso  Reserva Especial (a $4.500, casi la mitad del Toro de Piedra).

Viña Aresti también mostró este año su lado más fresco con sus dos versiones de Sauvignon Blanc: el varietal Estate Selection (mi favorito a sólo $ 3.100) y Bellavista Reserva ($4.500).

Jon Usabiaga, gerente de producción de Aresti, nos explicó que la cosecha se diferenció casi en un mes con el año pasado;  si en 2017 cosecharon el 15 de febrero, este año cosecharon el 12 de marzo. “Tuvimos dos o tres semanas de temperaturas bajas que detuvieron la madurez, y nos dieron Sauvignon Blanc más puros; vinos sin excesos”, dijo.

Muy intenso aromáticamente, con notas de pipi de gato y maracuyá, de rica acidez pero muy  muy goloso, me pareció el Miguel Torres Santa Digna ($7.000), con un público siempre asegurado. Menos aromático y menos goloso el Sauvignon de Corre Albano; este año su enóloga Francisca Astaburuaga llevó tres vinos diferentes, de tres viñedos dentro del Valle, los tres muy diversos. Nos quedamos con el de Molina muy cítrico y jugoso.

Tal vez el vino más herbal del grupo (si se han fijado no he mencionado este descriptor hasta ahora, a pesar de hablar de un año frío y de Sauvignon Blanc)  fue el de  Viña Echeverría, otro de los 2018 que aún está en tanque; pero que sí probamos. Su enólogo, el español Víctor Rivera,  destaca que  fue un año de madurez muy lenta, preocupante, porque no maduraban las uvas, “nada fácil” dice.  Está contento sí con el resultado, que este año se siente más cítrico y fresco. Ademas, nos cuenta, lograron tener uvas “podridas” para su famoso Late Harvest de Sauvignon Blanc, el que Rivera pidió cosechar en 4 cortes diferentes. ¡Aquí lo estamos esperando! 2016 no habrá -todo podrido gris -; de 2017 y  2015 sí!

Nuestro imperdible de todos los años, Millamán Sauvignon Blanc tampoco estaba listo (probamos prueba de estanque), y sin duda fue el vino que menos sentimos cambió por la cosecha. Impecable como siempre en sus aromas frescos y acidez refrescante;  como siempre con ayuda de un 10% de uvas de Leyda. Definitivamente este año eso sí, menos necesarias para darle más “chispeza” y carácter naturalmente a los Sauvignon Blanc de Curicó.

NUESTROS FAVORITOS 2018.

Una vez más destacamos de esta degustación la gran relación entre precio calidad de los Sauvignon Blanc del valle de Curicó, y en esa línea nuestros dos grandes favoritos fueron:

  • Aresti Estate Selection ($3.100) con delicados aromas a pera y una jugosa boca, con muy rica acidez. Para despertar el apetito antes de cualquier almuerzo.
  • Valdivieso Winemaker 2018 (ya le habíamos hablado de su hermano menor, un delicioso Sauvignon 2018 por $3.500), éste con notas a pera y maracuyá, filoso en su acidez, y muy sabroso en su final. Para acompañar productos de nuestro océano Pacífico, solos, con unas gotitas de limón, o con salsa verde.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario