Publicación: 06 noviembre 2016

12 VERSIÓN DE VINOS DE LA CORDILLERA  

Con tres grandes Malbec mendocinos, Argentina vuelve a ganar el reto 2016. Chile le sigue pisando los talones, apostando por mostrar diversidad de cepas y valles. 

La dinámica es sencilla, aunque de logística y tecnología compleja. Cada año, desde hace más de una década, nos reunimos cerca de 40 degustadores chilenos y 40 degustadores argentinos, para catar a ciegas 12 grandes vinos de cada país. La suma da 24, sólo cuatro son blancos. Que sean tan pocos blancos es capricho merecido del organizador del evento, Enrique Chrabolowsky, un mendocino que ama el vino de sus tierras casi tanto como a sus dos hijos.  Cada año nos alternamos para degustar de un lado u otro de la cordillera, este año nos fuimos a Mendoza. Catamos en la impresionante bodega de inversión holandesa, Salentien, en Valle de Uco.

La metodología. Cada degustador debe conectarse a una matrix via wifi, a través de su dispositivo electrónico personal. La matrix es obra del hijo de Chrabolowsky, quien la creó para el primer evento hace 12 años, cuando tenía apenas 17. Hoy este pequeño genio trabaja para Google, en  Palo Alto.

Cada vino, luego,  se sirve en orden,  a ciegas, simultáneamente,  a cada uno de los catadores. Estos a su vez deberán emitir sus calificaciones en base a los 100 puntos on line. Una vez que todos han enviado sus puntajes, se muestra en pantalla el resultado: allí están los puntajes más altos y bajos junto con  el nombre de cada responsable; al centro, el puntaje promedio. Sólo por sobre los 90, al final del evento, se devela el nombre de cada vino;  el país ganador será el que más altos puntajes obtenga.vinoscordillera2016_3

La selección nacional. Los vinos  nos representarán se seleccionan previamente en cada país. En Chile soy la responsable desde la primera versión, y hay que decir que asusta. No es un juego. Hay un wish list, y también invitación a los enólogos para que manden sus mejores jugadores. Dentro de unos 50 vinos recibidos, elegí esta año la selección nacional. Vale destacar,  que por problemas de logística, jugamos con 11, en lugar de 12 jugadores. Al menos no hubo paliza.

La apuesta chilena. En los últimos años, frente los imbatibles Malbecs  mendocinos, que encantan a los chilenos, la apuesta nacional ha sido mostrar la diversidad de nuestra geografía y sus  múltiples variedades. Quería explicar el por qué no seguir llevando los grandes súper corpulentos de Chile, ni sus grandes clásicos elegantes, pero curiosamente mientras esperaba en la aduana de regreso para cruzar de vuelta a Chile, caí en las páginas del  Libro “Millonaire Vinager”, de Bejamin Wallace, y me di cuenta que su autor lo explicaría, objetivamente, tanto mejor que yo.

Entrando en contexto, Wallace, describe en sus páginas el furor de las degustaciones masivas de grandes vinos, las cuales tuvieron su apogeo en Estados Unidos al final de los años 70;  gracias a los súper coleccionistas, en su mayoría médicos. Estas catas de hasta 40 etiquetas podían ser de vinos en vertical (mismo vino diferente año) u horizontales (diferentes vinos de un mismo año). De altísimo precio para asistir,  tenían sus detractores. “Estos encuentros, dice Wallace, favorecían a los vinos con mucha fruta y concentración, ya que bajo estas condiciones clínicas son los que tienden a  mostrarse mejor… Y, luego de veinte o treinta o cuarenta vinos el paladar se fatiga en la mayoría de los degustadores, sólo los vinos corpulentos pueden llamar su atención y destacarse”.

vinoscordillera2016_2Por eso, sí,  hace cuatro años atrás yo tiré la toalla. Ante la dupla concentración+suavidad de los vinos argentinos, no hemos podido ganar más que una sola vez. La primera, paradójicamente con un Malbec chileno, el Viu1 de ViuManent. La segunda vez que ganamos con el mayor puntaje, fue con un Sauvignon Blanc, Pequeñas Producciones de viña Casas del Bosque. El enólogo de ambos vinos había sido Grant Phelps. Le debemos una estatua.

Antes de ir al listado de ganadores de este año, permítanme un comentario final del libro “Millonaire Vinager”. Según explica Wallace había quienes pensaban que era una lástima catar en estos súper eventos con el sesgo de la crítica comparativa, pues se trataba de grandes vinos que seguramente tendrían la oportunidad de probarse una sola vez en la vida. “Lo que debía ser placentero,  argumentaban, era reducido a un mundo árido del ejercicio intelectual. Los vinos eran escupidos, en lugar de ser bebidos, además de ser servidos sin la compañía de la comida, lo que en resumen, los extraía de su contexto natural”.  Debo confesar estar de acuerdo.  El problema, y la razón por la cual se siguen haciendo, y nosotros seguimos con Vinos de la Cordillera, es que son “la oportunidad” para que muchos puedan probar tantos vinos excepcionales, unidos bajo un objetivo en común. Y por supuesto, conocernos de ambos lados de los Andes, pasándolo muy  bien en el intento.

Dato curioso, pero no de menor importancia,  si están pensando que quieren uno de los cupos  para suscriptores WiP que tendremos para Vinos Cordillera el próximo año, a  finales de los 70 ya se hablaba de efectos secundarios para los catadores en su dentadura. Por lo que un estudio australiano en jueces, recomendaba no lavarse los dientes en la mañana de la degustación para no perder la protección de placa.

 

GANADORES VINOS CORDILLERA 2016

rutiniapartadomalbec201392 puntos.- Rutini Apartado Gran Malbec 2012  (Tupungato, Altamira y La Consulta) Valle de Uco [vino 21]. Intenso color violeta, con aromas a frutas negras dulces y deliciosa nota de durazno, en buen equilibrio con madera muy fina. En boca es seco, muy jugoso y largo a la vez. Su gran mérito es un tanino muy suave, aterciopelado, jugoso y de gran  persistencia. Quien le dio el más bajo puntaje (86) encontró que su tanino era demasiado fuerte; quien le dio el más alto (96), lo describió como maduro pero muy fresco, con trazos espaciados, “singular”.

92 puntos.- Salentein Primus Cabernet Sauvignon 2013, Valle de Uco [vino 18]. Violeta profundo, con notas a fruta negra muy madura y notas a especias dulces, también café tostado. En boca seco, muy jugoso en su entrada, con sabores a fruta negra, madura, en equilibrio con la madera. De acidez media, gran estructura y final negro, largo, con notas a café tostado. Su gran atractivo: tanino firme pero dulce a la vez.

92 puntos.- Kalos Cru Malbec 2012, Altamira, Valle de Uco [vino 16]. Color violeta intenso, notas a madera francesa nueva junto con fruta negra madura y especias dulces. De cuerpo voluptuoso y gran estructura. Quien le puso el menor puntaje (85) aseguró que no le dieron ganas de seguir tomándolo, lamentó además que al mismo vino su jefe le dio el mayor puntaje  entre los catadores (96). No era para menos.

91 puntos.- La Gran Revancha Blend 2012  (Malbec, C. Sauvignon, Petit Verdot y C. Fran) Valle de Uco y Lujan de Cuyo [vino 23]. De gran color violeta, con notas a fruta negra y madera especiada. Cuerpo grueso y alcohol medio alto; súper estructurado, con un final levemente secante, reflejo de un largo potencial de guarda.

img_415391 puntos.-  Santa Carolina Herencia Carmenère 2010, Valle de Cachapoal [vino 22]. Preciso color rubí oscuro,  con notas a frutos negros y café tostado. Cremoso en su entrada en boca, con mucha fruta negra y taninos muy suaves. Muy buena estructura, elegante. Cálido y especiado final. Un vino muy fácil de tomar, dijo quien le dio 96 puntos.

91 puntos.- Estampa La Cruz 2012 , Carmenère, Cabernet Sauvignon, Syrah , Valle de Colchagua [vino 19]. Nariz dulce, con notas a aceitunas verdes, menta fresca, café tostado, chocolate amargo y frutas negras-rojas y frescas. Tanino dulce y muy firme, con gran potencial de guarda. Retrogusto cálido, con notas herbales típicas del Carmenère.

91 puntos.- Koyle Cerro Basalto 2014 , Monastrell, Garnacha, Syrah, Carignan, Los Lingues, Colchagua [vino17]. Nota fresca, de eucaliptos, regaliz y  frutas negras. Jugoso en su entrada  y tanino muy firme en su final. Vivaz en su acidez, de cuerpo medio aunque muy profundo.  Final levemente amargo.  De gran balance y complejidad dijo quien le puso el máximo de 96 puntos.

91 puntos.- Leyda Sauvignon Gris 2015, Valle de Leyda [vino13]. Intensa nariz, con notas herbales muy marcadas, seguidas de notas a jalea de membrillo. De boca golosa, untuosa y muy rica acidez, largo. Complejo en todo sentido dijo quien le puso 96 puntos. Sin acidez excesiva, que puede muy bien acompañar comidas, dijo otro de sus admiradores.

91 puntos.- Bramare Touza Malbec 2013  Las Compuertas, Lujan de Cuyo [vino6]. Notas a caña de azúcar, violeta y frutas negras.  De cuerpo medio y  tanino firme. Frutas negras maduras y acidez media. Final medio corto, aunque muy jugoso. Deliciosos y elegante dijo quien le dio 96 puntos.

91 puntos.- La Rosa Ossa 2008 , Carmenère, Syrah, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc , Valle de Cachapoal [vino7]. Marcada nota de bosque precordillerano, fresco, con notas a grosellas, regaliz y madera fina. Intenso en boca, con un tanino a la vez elegante. De final especiado y cálido. Con sus 8 años aún tiene un gran potencial de guarda.

90 puntos.- Terrazas Single Parcel Los Castanos Malbec 2012 , La Consulta, Valle de Uco [vino3]. Color violeta muy bonito, profundo. Nariz con notas frescas a guayaba cruda. En boca es de alcohol medio más y estructurado. Con madera muy presente, notas a café y chocolate. De muy dulce y amargo,  pasó a ser alabado como un vino de fruta equilibrada y graso en boca.

90 puntos.- Arboleda Syrah 2014 , Valle de Aconcagua [vino4]. Bonito color violeta, con notas a frutas negras y regaliz. Muy jugoso en boca, de tanino suave a la vez. Con cuerpo medio y rica  acidez. Largo final.

90 puntos.- Volcanes de Chile Parinacota 2013 Syrah-Carignan, Valle del Maule  [vino8]. Nota de
yogur de ciruela en nariz. Muy gustoso en boca. Jugosa entrada, aunque tanino firme en su final.  Muy rica acidez final.  De tanino algo desequilibrado pero jugoso, es lo que me gusta en un vino, dijo quien le puso el máximo de 94.

90 puntos.- Huentala Edition Malbec 2013 , Gualtallary, Valle de Uco [vino5]. Nariz dulce, con notas frutas negras, muy frescas. Boca muy jugosa, de acidez exquisita. Profundo y de gran estructura. Cuerpo medio y  final  algo secante aún. Tal vez no tiene un gran volumen, dijo quien le puso 82. Muy rica fruta y complejo dijo el extremo que le dio 96 puntos.

90 puntos.- Flaherty Cauquenes 2014, Tempranillo, País-Petite Syrah, Valle del Maule [vino14]. Marcadas notas frescas, herbales, a eucaliptos, además de fruta negra muy madura. En boca jugoso, de cuerpo medio, y tanino muy firme. Elegante, suave, refrescante y aromático lo describieron quienes le pusieron 95 puntos.

90 puntos.- Las Perdices Albarino 2016, Agrelo, Lujan de Cuyo[vino14]. Nariz con notas a durazno fresco y toques de flores blancas. Cremoso en  su retrogusto, aunque de acidez muy baja. Cálido final.

90 puntos.- Trapiche Gran Medalla Chardonnay 2014, Los Arboles y Altamira, Valle de Uco [vino 11]. Amarillo dorado pálido, con notas  florales; boca golosa, cálida, y acidez media menos. Final levemente amargo en equilibrio con un dejo ligeramente dulce.

90 puntos.-  Cancha Alegre Syrah – Garnacha 2014, Valle del Maule [vino10]. Fresco y floral, con marcadas notas a eucaliptos, flor de cardenal y frutas rojas. De rica acidez, es un vino lleno de frutas rojas vibrantes. Cuerpo de medio a menos,  aunque de tanino muy firme aún.

90 puntos.- Zuccardi Aluvional Paraje Altamira Malbec 2013, Valle de Uco [vino7]. De color violeta intenso, y una nariz madura con  notas frutas negras. De acidez media y estructura intensa. Muy potente aún. Madera muy presente en nariz y boca. Final a café y chocolate amargo.  Gran potencial de guarda. Poco ásperos los taninos, pero  invitan a seguir tomando. Me tomaría toda la botella, dijo quien le dio 95 puntos.

Deja un comentario

Un comentario

  1. […] feria de Vinos Alta Gama, un encuentro organizado por nuestro querido amigo Enrique Chrabolowsky (Vinos Cordillera) y que reúne más de 60 bodegas en el Hotel Sheraton Mendoza. El plan ha sido visitar bodegas y […]