LE PETIT CLOS 2014 DE APALTA

Publicado el 01 septiembre 2017 Por Mariana Martínez @mymentrecopas

Clos Apalta debuta como viña independiente de Lapostolle, de la mano de su segundo vino, una gran  mezcla tinta que no huele a ícono.

Hace un par de semanas ya se realizó en Golf 50 la 10 versión de la Feria de Vinos Iconos. La promesa del encuentro, como ya es costumbre, era degustar solo los grandes vinos de las viñas participantes. Entre ellos, por ejemplo, Caballo  Loco de Valdivieso, (el mítico, no sus secuelas) Vik, Maqui Franco, Albis, Ossa de Viña La Rosa, Tatay de Cristóbal de Von Siebenthal y Don Maximiliano de Errazuriz, todos grandes, todos con un factor común y que compartimos con varios conocidos ese día, todos huelen a ícono. Es decir a madera nueva, limpia, cara, envolvente,  y como sus precios por lo general demasiado intensa. ¿Que hay de nuevo allí? Nada, para eso nacieron, para evolucionar en el  tiempo y saber esperarlos en sus botellas, ojalá más de 10 años.  El problema es que no, no, tenemos paciencia.

Para los impacientes por ejemplo está Millacala de Vik, el tercero y por ahora último ( de más a menos en precio) de la bodega de Cachapoal. Con su  cosecha 2012 es el que está listo hoy para beber de los tres, y con gran placer.

Con las mismas cualidades que Millacala, y un precio tres veces menor que su ícono,  descubrimos en Golf 50 el nuevo vino de Clos Apalta, Le Petit Clos, y nos gustó tanto que lo elegimos como nuestro vino de la semana.

LePetitClos_ClosApalta

Le Petit Clos pudimos averiguar, nace literalmente como la segunda etiqueta  de un vino de Château. Eso quiere decir, por un lado, que Clos Apalta ya no es el ícono de Viña Laspotolle. No, ahora  es el gran vino de su propia bodega Clos Apalta. El cambio surgió a raíz de la compra del Grupo Marnier-Lapostolle por Campari el año pasado. Adquisición que finalmente hizo que el grupo ahora llamado Domaines Bournet-Lapostolle recomprara a Campari (quien no tenía interés en los vinos)  sus viñas y bodegas  en Colchagua además de su proyecto de Pisco en Limarí. Château Sancerre (en Sancerre, Francia y también de la familia Marnier) fue comprado por otro grupo francés, por si se lo preguntan.

Por otro lado, desde hace ya un par de años Clos de Apalta ya no luce en su etiqueta el nombre de Viña Lapostolle, y se está vendiendo en canales diferentes, es decir a través de los afamados negociantes de Burdeos (CVBG). Lo lógico entonces para Charles de Bournet, el nuevo joven gerente de Domaines Bournet-Lapostolle, era que el proyecto Clos Apalta, con su bodega propia en lo alto de la herradura dorada de  Apalta hace ya casi una década, tuviera vida propia. Lo que significa además, un equipo enológico propio, independiente de viña Lapostolle. De allí que los responsables 100% de Clos Apalta y ahora su segundo vino son Jacques Begarie y su asesor Michel Rolland.

Como viña ahora independiente, sin varias líneas de vinos más abajo, fue como nació Le Petit Clos.  Su concepto explica Andrea León, enóloga de Lapostolle y jefa de comunicaciones de Domaines Bournet-Lapostolle es que sea el segundo vino de la bodega, tal como ocurre en Burdeos, donde está el gran vino del Château, que nace de un viñedo y una bodega, y su segundo vino,  del mismo terroir, se hace con las uvas y  vinos que no llegan a la mezcla del primero. Por lo general, explica,  porque sus viñedos más jóvenes no tienen la fuerza para enfrentar dos años de guarda en barrica, como hace Clos Apalta.

Es así como Le Petit Clos explica León,  tiene uvas al igual que Clos Apalta, de Carmenère  y Cabernet de parras viejas, plantadas en lo plano de Apalta, y un Merlot jóven del cerro, plantado a finales de los 90. Además, su mezcla, tiene un toque de Petit Verdot. La mezcla final, ademas va a barricas de seguro uso. Por supuesto, Petit, es vinificado y embotellado en la misma bodega de Clos Apalta.

La nota de cata del vino dice: “expresa aromas  delicadamente especiados con intensas frutas rojas y negras. En boca es balanceado y muestra taninos intensos y elegantes”. La verdad no podemos agregarle nada más. Le Petit Clos es justamente eso, de una suavidad  exquisita, que le permiten estar listo para beber ya , aunque si tienen paciencia lo pueden guardar sin problema  por unos 10 años más.

Como todo segundo vino de Le Petit Clos hay menos cantidad que del primero. Si de Clos Apalta ($110.00) se hacen 6.000 cajas, de Petit sólo 2.000. Su precio es lo mejor del paquete, $39.900. De lo bueno poco, así es que por ahora sólo está a la venta en Le Club (con precio exclusivo para sus socios) solicitar a  [email protected]

 

Deja un comentario

Un comentario

  1. […] Los vinos por supuesto también serán protagonistas,  con una carta que suma 150 etiquetas, incluyendo  los vinos del grupo Torres en el mundo  y de las  otras 10  bodegas familiares europeas que integran el grupo  Primum Familiae Vini. También, estarán presentes para descorchar los vinos de Torres en Chile, y de su distribuidora local  llamada Grandes Terruños, integrada por las viñas Lapostolle, Loma Larga y  Baron Philippe de Rothschild. De todos ellos,  la propuesta busca tener 31  vinos servidos por copa, 7  de los cuales serán íconos. Así por ejemplo, en una visita a La Bodeguita de Miguel Torres podrán beber  por $25.000  aprox. un copa del premiado  Clos Apalta. […]