Publicación: 17 agosto 2018

KORTA GROSSE MÉRiLLE SELECCIÓN ESPECIAL 2017

Nuestro elegido de la semana es un vino que rompe todo patrón. Es el único Grosse Mérille o Verdot chileno que hay hoy en el mercado, y es de Viña Korta.

Lo probamos el día de su lanzamiento, la semana pasada en El Mundo del Vino (tienda especializada donde estará pronto a la venta). Y lo primero que llama la atención de este, el primer Grosse Mérille o Verdot  de Chile, tal como dicen las publicaciones que existen sobre esta cepa  (según les contamos en nuestro Especial WiP “Qué hay de nuevo en lo viejo“), es su color.

Podría parecer un Pinot Noir por su capa de color  muy ligera, pero además aún siendo joven, no es violeta; es rojo. Luego, destacan sus aromas,  más bien parcos, lo que sí, con un poco de imaginación podría decirse que es chirimoya, tal como sugiere Philippo Pszczólkowski  en sus publicaciones. Finalmente, en boca definitivamente es diferente a cualquier otra cepa tinta que hayamos probado: es un tinto liviano pero con garra; sin una acidez alta, contrario a lo que debería ser. Lo que podría ser simplemente en su versión 2017 por un tema de cosecha; recordemos que 2017 fue particularmente cálido. Para confirmarlo habrá que esperar su nueva cosecha.

Francisco Korta (en la foto), quien ya ha logrado sumar 2 hectáreas de Grosse Mérille en  los viñedos de Viña Korta, nos dice sobre su nueva etiqueta  recién lanzada al mercado: “no es un vino rosado porque no fue hecho como tal;  está vinificado como tinto; se fermentó con sus pieles hasta que quedó seco el mosto. Por eso es un Claret”.

Es decir este Selección Especial Grosse Mérille de la D.O. Sagrada Familia (Valle de Curicó, Entre Cordilleras) es un tinto naturalmente con  muy poco color.  Korta agrega, que  aunque trataron de que se pareciera al Pinot, y fuera delicado  como éste de la familia de los tintos ligeros,  no lo lograron, porque tiene un tanino muy astringente.  Eso sí, dice, la ventaja de la Grosse Mérille,  es que el Pinot Noir no se puede dar bien bajo el calor del Valle Central, la Grosse Merille sí.

Para mí la Grosse Mérille de Korta efectivamente se sale de todo patrón, así como antes se nos salió del patrón el País y la Cinsault. Grosse es liviana, pero como ya dije, con garra, lo que no quiere decir que como las  País y Cinsault tiene un tanino secante; sí con paso firme, a pesar de no tener un gran cuerpo. Además, tiene más alcohol, o esa es la sensación que deja en boca, pero como también  menos fruta, consigue un  perfil  muy diferente; más parece un licor de guinda de bajo grado de alcohol que un vino afrutado.

Viña Korta Grosse Mérille 2017

Por ahora según nos cuenta Francisco Korta, saldrá el mercado bajo el nombre Grosse Mérille como marca ya que aún no aparece este nombre como sinonimia de Verdot, cepa que sí está en el listado de variedades que pueden aparecen en la etiqueta de un vino chileno junto a su D.O. Por qué usar Grosse Mérille y no Verdot, simplemente, nos dice Korta, porque el nombre le gusta y más, y tiene la verdad, toda la razón.

Es en resumen este Verdot chileno un vino que no se puede catalogar ni como tinto ni como rosado, sino efectivamente como Claret,  ideal para acompañar algo que no siempre resulta con vinos frutados, dulces, como la charcutería. El día de su lanzamiento se sirvió en compañía de la mejore, artesanale, sin preservantes, y la verdad es que  hasta ahora no había disfrutado de un maridaje tan perfecto. La garra del Grosse se vuelve sumisa y su fruta roja brilla como en un delicioso licor de guinda ácida.

Hoy el vino ya está a la venta en BBvinos a $9.900. Pronto en tiendas El Mundo del Vino

Deja un comentario

Un comentario

  1. Isabel Gutiérrez dijo:

    Solo falta conocerlo!! Saborearlo.