Publicación: 27 enero 2020

OMT y OIV FIRMAN ACUERDO PARA FOMENTAR ENOTURISMO RURAL

Máximos responsables de ambas organizaciones internacionales firmaron acuerdo en el marco de FITUR. Con la presencia del Rey Felipe VI de España, la cocinera chilena Pilar Rodríguez fue reconocida a su vez como embajadora de la OMT para el turismo gastronómico.

Con motivo del 40 aniversario de la principal feria de turismo de España, la Organización Mundial del Turismo (OMT) organizó el pasado 24 de enero la primera cena de gala de FITUR, evento que contó con la presencia del Rey Felipe VI de España y las máximas autoridades de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y de la Organización Internacional de la Viña. Para la ocasión, el Rey manifestó el fuerte apoyo de la Casa Real a la misión de la OMT en un discurso histórico sobre los beneficios sociales y económicos del turismo.

En el mismo marco de la Feria Internacional del Turismo, el Secretario General de la OMT Zurab Pololikashvili y el Director General de la OIV, Pau Roca, firmaron un acuerdo que busca potenciar las sinergias de actuación conjunta para multiplicar la eficacia de las acciones en pro del turismo enológico. Ello, a través de la cooperación tanto sobre bases científicas, como de promoción económica y social en el marco de una estrategia de sostenibilidad de la biosfera y de adaptación y mitigación del cambio climático. Ambas instituciones pondrán sus medios técnicos en común para alcanzar ese objetivo y colaborarán con el intercambio de la experiencia acumulada ante nuevos retos como la digitalización.

 

En la Cena de Gala del 40 aniversario de FITUR, el Secretario General de la OMT Zurab Pololikashvili también reconoció a Pilar Rodríguez, cocinera chilena y dueña de Food&Wine Studio de Colchagua, como Embajadora de la OMT para el Turismo Gastronómico. Tanto Pau Roca como Pololikashvili habían disfrutado de la gastronomía de Pilar en la Conferencia Mundial de Entorusimo, celebrada en Colchagua a inicios de diciembre del 2019. La chef viajó hasta Madrid para recibir el reconocimiento.

 

Según afirmó Pau Roca a sevi.net, en el Plan Estratégico quinquenal de la OIV 2020-2024 se señala ya con precisión que uno de los objetivos es “fomentar el desarrollo del enoturismo, los paisajes y los terruños vitivinícolas, poniendo de relieve su importancia y participando en su desarrollo”.

 

El enoturismo rural, destacó Roca es una modalidad turística en pleno desarrollo que traslada al ciudadano, al consumidor de turismo, un conocimiento y una experiencia que legitima el vino como producto, que lo sitúan como el bien cultural que siempre ha sido y permite valorar el vínculo del vino con la tierra, saber las dificultades y condiciones climáticas para su producción, y generar el respeto para el producto final. Estas experiencias (de cata y degustaciones), además, serán la base para un consumo moderado e inteligente, muy alejado de ese otro turismo de exceso, que provoca problemas de orden público en algunos destinos.

 

Desde la OIV, agregó Roca, se ve al enoturismo como un gran motor de educación al consumo y un fenómeno de transmisión de conocimiento de la realidad vitivinícola, que promueve, además, el respeto por el producto, por los hombres y mujeres que trabajan en el campo, y que “alerta también de las consecuencias del cambio climático y de la toma de conciencia de la crisis a la que nos enfrentamos si no cambiamos nuestros hábitos de consumo por otros enteramente sostenibles”.

Los proyectos más inmediatos que van a compartir la OMT y la OIV (ambas instituciones intergubernamentales) son el 43 Congreso Mundial del Vino a celebrar entre el 23 y el 27 de noviembre próximos en Santiago de Chile (Chile) y, antes en la V Conferencia Mundial del Turismo Enológico en Alentejo (Portugal), prevista del 15 al 18 de octubre.

Además, aunque más lejano, se tiene en el horizonte de la OMT la Exposición Universal de Osaka 2025, en Japón, en donde el Pabellón del Vino podría convertirse, según el director general de la OIV, en una experiencia temática sobre el enoturismo. Antes, en 2024, será el centenario de la OIV y para entonces, concluye Roca, se espera tener un balance de los logros de esta colaboración con la OMT.

 

Fuente:  www.sevi.net y La Semana Vitivinícola

Deja un comentario