“NO HAY QUE OLVIDAR EL PRODUCTO”

Publicado el 11 diciembre 2019 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

Adolfo Hurtado, nuevo gerente de Viña MontGras, acompañó a su equipo enológico en la presentación de los nuevos vinos de la línea costera Amaral. WiP.cl estuvo allí. Atentos a los tintos que están por venir.

Lo primero que nos preguntamos en WiP.cl cuando supimos que el agrónomo-enólogo Adolfo Hurtado (ex gerente general de Viña Cono Sur) tomaría las riendas de Viña MontGras, fue qué pasaría con el equipo enológico con qué ya contaba esta bodega con base en Colchagua. La respuesta no se hizo esperar. Seguiría igual. Ayer, en la presentación de los nuevos vinos de Amaral, línea de vinos costera de la viña, Hurtado se tomó la foto con ese mismo equipo de enólogos: Santiago Margozzini y Cristián Correa. Además, amenamente, conversó sobre los planes para el futuro de los vinos que seguirán teniendo a ambos profesionales al mando y, sí, su propia participación en el producto final.

La ventaja de ser gerente y enólogo a la vez, diría Hurtado a WiP.cl, es que puedo trabajar para que el producto sea lo mejor posible y luego salir a venderlo con plena convicción de su calidad. Ante la pregunta: ¿qué es primero: vender el vino o hacerlo? Nos diría: “Con mi experiencia ya sé qué vinos quiero hacer, vinos que me gustan y qué gustan a la gente, quiero hacer vinos buenos, y eso es lo que vamos a hacer… No hay que olvidarse del producto; quiero decir, nunca enfocarse demasiado en el desarrollo de la marca y olvidarse de la calidad”. Hurtado nos menciona para apoyar su idea grandes marcas como la australiana Penfolds donde detrás de cata etiqueta de su reconocible logo rojo hay siempre un buen vino.

Parte de los cambios que busca Hurtado para literalmente refrescar los vinos de las líneas que integran el grupo MontGras (recodemos que sus marcas son Intriga, Antu, Ninquén y Amaral), es cambiar la filosofía detrás de su asesor anterior, basado en California, donde el éxito radica en vinos con mucha madera y madurez llevada al límite. Para ello, este año ya buscará junto a su equipo cosechas más tempranas y menos uso de maderas; una tendencia sin duda que vemos reflejada en varias viñas chilenas y el mundo.

Otro de los cambios que vienen para MontGras tiene que ver con los conceptos detrás de cada línea de vinos; es así como ayer Amaral mostró su primer cambio de foco. “La línea ya no tendrá dedicación al Sauvignon Blanc, ahora buscaremos que destaquen por igual todos los vinos de la línea, su Chardonnay, su espumante, su Pinot, y luego -sorpresa- su Albariño. Queremos compartir el concepto de amar el mar, y especialmente el Pinot y el Syrah van a tener mucho que decir en el futuro”, dijo Hurtado. Para ello, la fruta está, pues son 95 las hectáreas de viñedos propios que tiene MontGras en el Valle de Leyda, desde el año 2005. De sus palabras al hecho, hubo sólo un corto camino, aunque no tuvo nada que ver -dijo el gerente- en la vinificación.

Amaral Brut Valle de Leyda
Amaral Brut Valle de Leyda

El vino que más nos llamó la atención de la serie ayer en Estró de Ritz Carlton-Santiago, fue la tercera versión del espumante Amaral Brut ($9.900), elaborado método charmat 2019 con las cepas Chardonnay y en menor cantidad Sauvignon Blanc (la ex estrella de la casa y razón de estar en la mezcla). Un espumante sumamente fresco, de burbuja firme, precisa, y muy rica acidez final. Bien podría ser el mejor del año en su categoría charmat, cómo no; aunque no sea de la mejor relación precio/calidad.

Además, bajo nuestra mirada brilló por prima vez el Chardonnay ($7.900); de la cosecha 2019 mostró una gran boca y una deliciosa acidez. Otro impactante vino de la serie fue el nuevo Syrah Amaral ($9.900 precio de los tintos), del cual probamos dos versiones 2018 y 2019. La primera, 2017, más liviano y amable; la segunda, 2018 (elaborado por primera vez con la mano de Santiago Margozzini, acostumbrado a la fuerza de Colchagua): es más más potente y con mucho más carácter cárnico en sus aromas.

Amaral Chardonnay 2019 Valle de Leyda
Amaral Chardonnay 2019 Valle de Leyda

El camino contrario tendrían los Pinot Noir 2017 y 2018 respectivamente: el primero más cálido y el segundo, a pesar de tener un mayor cuerpo y más profundidad, se mostró mucho más fresco; 2017, podríamos decir es consecuencia fiel de su muy cálida cosecha, y 2018 nos confirma algo que venimos diciendo hace ya algún rato: ¡atentos a los tintos 2018 que ya van saliendo al mercado!

El Pinot Noir Amaral 2018, nos confesaría Cristián Correa, enólogo de la línea Amaral, sería el primero que ha hecho con la variedad, ello después de vinificar muchos Cabernet Sauvignon, al mando de la línea Intriga del Maipo. ¿Buen pie? Sin duda, y mucho mejor lo será, podemos augurar, de la mando de Hurtado, un gran experto en Pinot.

¿Y el Sauvignon Blanc Amaral 2019 ($7.900)? Lo probamos, por supuesto, aunque nos dejó el mal sabor de otra cosecha cálida; por ser demasiado dulce, sin tener azúcar residual. “Si antes cosechábamos esta cepa en marzo, dijo Hurtado, dando una explicación, ahora debemos cortar más de un mes antes, y eso vamos a hacer para este 2020”.

 

Si crees que el contenido de WiP.cl es un aporte, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).  Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.-

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected].

Deja un comentario