Publicación: 14 mayo 2019

¿CONSUMO DE ALCOHOLES SUBE O BAJA?

La empresa de investigación de mercados IWSR se hizo esta pregunta, ante  informe que asegura “consumo de alcoholes subirá”. La tendencia parece contraria, entre otras razones,  debido a que bajo la atenta mirada de las RRSS, estar borracho está pasado de moda.

El análisis de IWSR sobre  las tendencias de consumo sugiere que el futuro crecimiento per cápita de las bebidas alcohólicas podría estar disminuyendo.

La duda la dejó en el  aire un  nuevo estudio publicado por la revista médica The Lancet, el cual  informa un aumento considerable en el consumo mundial de bebidas alcohólicas. El estudio sugiere que entre 1990 y 2017,  el consumo de alcohol ha aumentado hasta en un 70%. Es importante destacar que el estudio prevé un aumento per cápita adicional de casi el 18% hasta 2030, algo que pondría en peligro los objetivos de la Organización Mundial de la Salud para la reducción del alcohol.

La empresa de estudios de mercado IWSR Drinks Market Analysis informó esta semana que efectivamente  en los 10 años entre 1990 y 2000, el consumo de alcohol aumentó en un quinto, acelerando las cifras a un cuarto en la década siguiente. Sin embargo, la década más reciente  ha experimentado una desaceleración considerable, con un crecimiento del consumo que se ha reducido al 17%. Aunque el estudio acepta que habrá una caída en la tasa de crecimiento, la escala del aumento parece alcista. Ello, incluso  considerando el aumento previsto por las mujeres que beben y los salarios más altos en los países de ingresos bajos y medios.

Es importante considerar, mencionan en IWSR, que  el enfoque adoptado por la industria en la venta de productos alcohólicos también ha cambiado a medida que los jugadores de bebidas reconocen que si tienen demasiado éxito en la venta de volumen, habrá una reacción violenta inevitable en las relaciones públicas.

Ahora existe una fuerte ética de la industria hacia el fomento de una cultura de consumo responsable en todos los mercados ricos y pobres, agregan. Lo que se ejemplifica en el mayor fabricante de cerveza del mundo, pues los ambiciosos objetivos de Smart Drinking de AB InBev incluyen el compromiso de “garantizar que los productos de cerveza sin alcohol o con menos alcohol representen al menos el 20% del volumen global de  sus cerveza para fines de 2025“. Si per cápita se alcanzara el nivel previsto para 2030, todas estas iniciativas habrán tenido un impacto muy moderado.

LA TENDENCIA GLOBAL ES BUSCAR MÁS VALOR QUE VOLUMEN

Según IWRS muchos operadores de bebidas ahora se centran más en generar valor que en volumen y esto se confirma en la premiumización del mercado y la rápida aparición del movimiento artesanal.

Las cifras de IWSR muestran que si bien el mercado global de vinos y bebidas espirituosas ha caído un -1,4% en los últimos cinco años, el volumen de bebidas que caen en los segmentos “premium y superior” ha aumentado en una quinta parte. Quiere decir que muchos futuros bebedores beberán menos pero mejor.

Los gobiernos también están desempeñando su papel en desalentar los niveles de consumo. En los países en vías de desarrollo, donde el estudio de The Lancet asume que aumentará la ingesta de alcohol, la regulación y los impuestos se están generalizando. Sabemos que Chile, entre ellos no es excepción. Por ejemplo, en Vietnam, donde la demanda de cerveza ha aumentado considerablemente en la última década, el aumento en los impuestos ha aplanado el mercado desde el año 2018.

En los mercados desarrollados, no solo las iniciativas de consumo responsable y la actividad del gobierno limitan los niveles de consumo, sino los consumidores mismos.

La antipatía de los consumidores hacia el consumo de alcohol se está manifestando en cambios en los hábitos de consumo,  entre los más destacados se encuentran los consumidores millennials, quienes  alguna vez – en su segmento de edad actual- fueron los usuarios principales en consumo de alcohol.

Una encuesta de consumidores de IWSR que cubrió varios mercados occidentales claves,  identificó  una creciente de abstinencia entre los bebedores más jóvenes. Es previsible que esta actitud negativa hacia el alcohol pueda incluso endurecerse entre los bebedores del mañana, los Centennials.

Bajo la atenta mirada de la era de las redes sociales, estar borracho está pasado de moda.

“En el futuro es probable que todos estos factores limitantes se unan para diluir los niveles de crecimiento per cápita de las bebidas alcohólicas, lo que sugiere que las proyecciones del estudio de The Lancet están infladas”, concluye Meek. “También hay otro disruptor que aparece en el horizonte que podría redefinir el panorama de las bebidas como lo conocemos. El efecto dominó de la legalización del cannabis podría significar que, para 2030, las bebidas de cannabis con infusión de THC habrán marginado a las bebidas alcohólicas en algunas partes del mundo “.

 

Fuente: https://www.theiwsr.com/

Deja un comentario