LIMA GASTRONÓMICA EN 360º

Publicado el 19 febrero 2020 Por Claudia Gacitúa @mujergourmet

Claudia Gacitúa, nuestra cronista está de vuelta de su último viaje gastronómico a Lima, donde dice, el placer culinario no termina en sus restaurantes. Allí es donde recién comienza.

 

Viajar a Lima es sinónimo de comer y disfrutar, y esconde lugares increíbles para los amantes de la gastronomía; pero entre sus miles de restaurantes el recorrido recién comienza. Quien quiera realmente conocer esta cultura gastronómica no puede perderse sus tantos mercados, terminales pesqueros, librerías especializadas en gastronomía y vinos, clases de cocina, y por supuesto su gente. Se trata de un mundo que está ahí para ser descubierto.

La cultura gastronómica. Lima gastronómico comienza en la madrugada. A las 4 o 5 de la mañana ya está en pleno funcionamiento el Terminal Pesquero Villa María del Triunfo. Cientos de productores ofreciendo una asombrosa selección de mariscos, pescados de roca, del Amazonas y mar. Variedad impensada de formas y colores que se mezclan con la energía y la pasión de sus vendedores que a esa hora gritan y cantan cada uno de sus productos sabiendo la calidad y conociendo cada detalle y posible preparación de lo ofrecido.

A la misma hora, en el segundo piso, ya abren las primeras cocinerías ofreciendo las más diversas preparaciones. Es el momento especial para un desayuno de campeones con una parihuela, típica sopa de pescados y mariscos con un toque picante para continuar la jornada como nuevos.

A la salida del Pesquero, en plena calle, se ven los colores vivos de las verduras frescas y se sienten los aromas a cancha calentita recién tostada, sopas de patas de gallina reponedoras, pan serrano, cachitos de manteca y la energética Chicha de Jora: bebida a base de maíz malteado (jora) fermentado por dos días con canela, clavo, quínoa y anís, una chicha de los Incas estilo cuzqueño. Cómprense una botella o tómense un vaso ahí mismo.

Para tener un panorama completo de los ingredientes utilizados en la cocina peruana continuamos nuestro recorrido en el Mercado Ciudad de Dios, con una variedad de frutas, verduras, carnes, corderos, gallinas y patos y cuanto uno se imagine para comer, casi como una clase de anatomía, con pequeñas barras a cargo de mujeres cocinando los platos más reponedores para esas horas de la mañana.

Imposible no pasear por Barranco. Barranco, el pequeño distrito con vista al mar al lado de Miraflores, es uno de los imperdibles que vale la pena recorrer y perderse entre sus restaurantes, mercados, galerías de arte y museos. Reconocido por ser la zona bohemia de Lima tiene un encanto difícil de pasar por alto.

Entre sus restaurantes destacan Isolina, ideal para disfrutar de esa comida de casa, sabrosa, con toda la sazón típica peruana. Inolvidable el pisco punch (cocktail a base de pisco y jarabe de piña), la jalea de huevas y pejerreyes, el arroz chaufa de lomo, los sanguchitos de pejerrey y un arroz con leche del cual es imposible de comer solo uno. @isolinataberna

Para la noche, el plato fuerte, Mérito, con una propuesta fresca y diferente que rescata materias primas peruanas trabajadas desde las vivencias de cada uno de sus jóvenes cocineros venezolanos: Juan Luis Martínez y José Luis Saume. Honestos y atrevidos que demuestran en su carta los paseos por el mundo en diversas cocinas antes de llegar ahí. Y lo mejor para el final, un flan de aquellos que a simple vista no despierta grandes pasiones, pero basta con una cucharada para soñarlo por días.

Ojo, que si quieren hacer de su experiencia algo totalmente inolvidable, recomiendo llegar temprano para alcanzar un espacio en la barra que separa la cocina del pequeño comedor. @meritorest

Entre restaurante y restaurante vale la pena recorrer sus calles, con bellas casas antiguas de la época colonial restauradas que alojan desde galerías de arte, museos, como el MATE del reconocido fotógrafo de moda Mario Testino y otras sorpresas en el Centro Comercial El Capullo, un mercado de barrio que se convierte en un exquisito viaje al pasado, con carnicería al aire libre, frutas típicas, y granos que se mezclan entre diferentes locales de comida típica.

 

Para seguir comiendo con los ojos. Si además de comer les interesa el maridaje entre libros y vinos, pues en Book Vivant encontrarán el paraíso. Una librería de sueño que junta las cosas que más nos gustan y si estás con suerte puedes asistir a algunos de sus eventos que se realizan una vez al mes con música, degustación de vinos y los mejores libros con descuentos, incluyendo “El vino de la A a la Z” de nuestra editora Mariana Martínez. Revisa sus eventos en Instagram @bookvivant

Otro sueño de librería gastronómica (boutique) y otros temas es Babel, ubicada en Casa Inclán, una bella construcción antigua refaccionada que comparte espacios con un acogedor café y una joyería, en pleno Miraflores. Sus dueños son nada menos que Rafael Osterling, reconocido empresario gastronómico (dueño de los restaurantes Rafael, El Mercado, Felix Brasserie) y el periodista gastronómico Javier Masías. La idea es tomarse un par de horas, para poder disfrutar de cada uno de los libros que no encontrarás en otros lados y conversar con el entretenido Javier, quien tiene mucho que contar. Sus últimas novedades las encuentras en @babel.lima

 

 

Con la receta del cebiche peruano en la maleta. Como verdaderos gourmets, para hacer la experiencia completa no pueden irse de Lima sin haber aprendido a cocinar un verdadero cebiche peruano, un arroz con mariscos o una de esas jaleas que nos hacen agua la boca. Son tantos los pequeños secretos que le dan esa sazón peruana que se hace imprescindible tomar uno de los tantos cursos para amantes de la cocina que ofrece mensualmente el Taller Azafrán; otra hermosa casa antigua habilitada para cursos de cocina y experiencias gastronómicas. Las clases duran 3 horas, son 100% practicas, con las manos en la masa y al finalizar se prueba todo lo preparado. Revisa su calendario mensual en @azafran_taller

Ya sabe, Lima gastronómico va mucho más allá de sus maravillosos restaurantes, las alternativas son muchas y para todos los gustos.

Claudia Gacitúa(@mujergourmet) es Periodista de la Universidad de Santiago, especializada en gastronomía. Comenzó su relación con el mundo de las cocinas y vinos estudiando Gastronomía en INACAP, para luego trabajar en su propia banquetera por más de 10 años. Paralelamente se graduó de Sommelier Profesional y cursó el Diplomado de Gestión y Producción de Eventos en la PUC. Vivió 5 años en Sao Paulo, Brasil, lugar donde se especializó como Sommelier de Cerveza, (ABS-SP), se certificó en evaluación sensorial por el Centro Studi Assaggiatori, Italia, y realizó el curso de Pos-graduación de Periodismo Gastronómico (SENAC-SP). En Sao Paulo trabajó en Síbaris, conociendo de cerca los grandes restaurantes del país y chefs del mundo, organizando diferentes congresos y ferias gastronómicas. Ha sido colaboradora de Go Where Brasil y planetavino.com. Realizó su tesis en Periodismo Gastronómico y actualmente se encuentra trabajando en una investigación sobre Comunicación y Cultura Gastronómica.

 


WiP.cl es prensa de vinos independiente, el primer y único sitio web de vinos de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes). Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.-

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected]


Artículos relacionados: 

UNA DEMANDA EN BOCA DE TODOS

IGNACIO MEDINA

 

Deja un comentario