UN VINO RODEADO DE AMOR

Publicado el 14 febrero 2020 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

Con su rosado poco usual, mezcla de Pinot Noir y País de Paredones, Johana Pereira (enóloga de Viña Estampa) nos regala el vino más amoroso del 2019.

 

Por donde lo mire, en este vino hay amor. Está el amor de Johana Pereira por su profesión, la enología, y por el padre de su hija, el enólogo asesor Mario Geisse, otro apasionado por su profesión quien en su casa construyó una bodega para vinos. Y como era lógico, Johana tenía que hacer el suyo allí también. Y para ello, sin fines comerciales, sólo por amor, se propuso hacer un rosado. ¿Por qué un vino rosado? Porque le encantan.

La idea original, cuenta Johana (actual enóloga de Viña Estampa en Colchagua), era comprar uvas del Valle del Itata hacia la costa, de donde es su familia; para ir explorando esta zona que tanto quiere, y donde algún día sueña con plantar su viñedo. También, nos recuerda que el primer rosado que hizo fue para Viña Bisquerrt, y que justamente fue un País del Itata.

Johana Pereira Rosado Pinot Noir y Pais 2019, Paredones
Johana Pereira Rosado Pinot Noir y País 2019, Paredones

Esta vez, con la cosecha 2019, quería hacer del Itata un rosado de Cinsault, pero entre una cosa y otra, se le pasó la fecha y no alcanzó. Así es que para no perder la oportunidad, supo por un amigo viticultor que en Paredones habían varios viejitos que tenían País en sus parcelas y tal vez podría comprarles algo. Así es que fue a verlos y se dio cuenta que vivían en condiciones muy precarias. Con ganas de ayudarlos, compró uvas a cinco de ellos y así sumó unos 1.200 kilos.

Pero Ley de Murphy, justo el día antes de la cosecha se estropeó la prensa en la bodega, así es que tuvo que pedir ayuda. Un amigo le dio la mano y le prestó su prensa vertical, la que es usada normalmente para prensa de vinos con sus orujos, no de uvas frescas frescas. Con la ayuda de unos venezolanos muy buena onda hicieron la pega. El resultado fue muy poco rendimiento del jugo.

Johana cuenta que después, cargó con baldes el estanque que tenía en la camioneta, donde ya había agregado enzimas, las que se homogeneizaron con el mosto durante el viaje desde Marchigüe a la bodega en Peralillo. Luego, lo dejó decantar con el frío de la noche en la misma camioneta. Finalmente, por gravedad, hizo el desborre a un estanque en una sala con aire acondicionado y agregó levaduras reveladoras de tioles, que potencian los aromas intensos a maracuyá, entre otros.

Como la fermentación dio muy bajo alcohol, decidió mezclar el País con un rosado de Pinot Noir que había hecho ya con uvas de un amigo en Paredones, y que había dejado a parte en barricas viejas porque tenía demasiado alcohol. Así, con 55% Pinot y 45% País llegó casi a los 12ºA.

El color del vino es piel de cebolla o rosa viejo muy pálido, y está dado, dice Johana por el Pinot. Además, dice, se trata de una mezcla muy atípica, porque el Pinot es delicado en su equilibrio y frágil en su delicadeza; mientras el País es bastante más rústico. “Juntos, son como los dos lados de una misma moneda, como el gin y el yang”.

Este primer rosado etiquetado como Johana Pereira es justamente esa contradicción que se complementa muy bien, y es lo que me fascinó de él. Es jugoso y delicado, de muy rica acidez, pero intenso y profundo a la vez. Con, además,  muy ricos aromas a guayaba fresca. Un Rosado serio, más en boca que en nariz, para tomárselo conscientemente bien despacio. Porque sino, advierto que volará en la copa. Tal vez con todo lo que les conté de su historia, la pausa resulte.

Pero eso no es todo. Johana nunca lo hizo pensando en vender, así que aunque le cueste desprenderse de él, lo está haciendo. Por un lado es el vino oficial de eventos que apoyan la lucha contra el cáncer de mamas, y eso es porque su madre falleció de esta enfermedad y ella valoró todo el cariño que sus cercanos les dieron a su mamá y a toda la familia en los momentos más difíciles. Ahora, como un ejercicio de desprendimiento, también lo vende directo a $7.900. Para comprarlo deben contactarla a @johanapereira.wines

 

 

Deja un comentario