#QUELATA ¿TENDENCIA QUE LLEGÓ PARA QUEDARSE?

Publicado el 16 octubre 2020 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

Nuestra editora conversó con quienes venden las latas y quienes están enlatando sus vinos, para saber más sobre esta tendencia que llegó para acercar el vino a quienes no buscan, al menos por ahora, precisamente calidad. Sumó opiniones de consumidores.

Me ofrecieron varias entrevistas con Ball Corporation, productores de latas para vinos; también con viñas que habían decidido enlatar los suyos. Pero a todas dije que no; les daría una vuelta para no hacer sobre el tema un publireportaje más, entre tantos. ¿Cómo logró Ball pues que hoy les esté hablando del vino en lata? Sinceramente, me engañaron para ser parte de una cata virtual con los vinos de Undurraga. Cuando llegó el vino a casa para ésta… chan chan: estaban enlatados.

Es furor del vino en lata. ¿Mito o realidad?

Ball es una de las compañías que ha venido trabajando fuertemente desde el año 2002 para incorporar esta innovación en el mundo del vino. Su argumento, explicó Daniel Figueiredo quien trabaja para la corporación, no es reemplazar las botellas de vidrio; sí llegar con el vino a donde el vidrio no llega. El gran punto a favor es que son 100% reciclables, y que el 69% de las latas del mundo efectivamente se reciclan. Un alivio pues saber que más de la mitad al menos de los seis millones de latas que al día produce Ball, se estarán reciclando.

En Argentina el interés por enlatar vino sumaba el año pasado 15 bodegas; en Chile no suman, que sepamos al menos por ahora, más de tres (Undurraga, Santa Rita/Carmen y WineMode, un proyecto del enólogo chileno Vicente Johnson). Ok, cuatro. Esta semana supimos que Viña Maitía puso en lata su clásico pipeño Aupa 2020. Entre ellas, desde el último trimestre del año pasado, Undurraga ha enlatado tres tandas de 120.000 latas cada una. Lo hicieron pensando en el mercado nacional y la gran mayoría de ellas se han vendido en Chile, y a través de su página web durante la pandemia. Recién, explicó Fernando Anania, de Undurraga Sprakling, durante la cata on-line, están probando su recepción en otros mercados latinos.

¿Es el mismo vino en la lata que en la botella?

Es la misma mezcla, pero no en iguales condiciones para su enlatado. Gabriela Cabrera (la joven enóloga que está cargo de la marca y es parte del equipo técnico de elaboración de espumantes que lidera Carlos Concha) explicó que el vino para el Brut Undurraga enlatado es el mismo que el que va a la botella de su Brut básico. Su mezcla es: 75% Chardonnay, 25% Sauvignon Blanc y 5% de Pinot Noir. Origen: mezclas de valles de la zona Central (Leyda incluido). Si hablamos de color, este Brut con 12 gramos de azúcar por litro, tiene el mismo rosa cobrizo pálido que el otro enlatado Sweet Moscato Undurraga, el que es principalmente Moscatel de Alejandría más mezcla con otras cepas varias y con 48 gramos de azúcar por litro; sí, es bien sweet este Moscato. Lo que cambia, explicó Gabriela, entre el vino que va a la lata y a la botella es la cantidad de gas carbónico que deben tener. Es así como los espumantes en las latas tienen al menos la mitad, debido a que la lata resiste menos la presión del gas carbónico.

¿Todos los vinos pueden ir a la lata?

Según Daniel Figueiredo no todos los vinos pueden ir a la lata. Curiosamente, explicó vinos con altos niveles de cobre (no es el caso de los chilenos, por cierto) pueden generar corrosión al aluminio desde dentro hacia afuera, por ejemplo. Por otro lado depende de la variedad y sus cualidades organolépticas si se benefician o no en el aluminio.  Por ello, Figueiredo explicó que todos los vinos se analizan antes de meterse en una de sus latas, y en esa dirección asesoran a las bodegas.

¿Tienen fecha de expiración los vinos en lata?

Gabriela explicó que si bien las latas no tienen especificado en su embace que la fecha de expiración, sí la tienen. Lo habitual, creen, es que se beben antes de los 3 meses de enlatadas. Pero duran 18 meses sin perder cualidades. Como yo soy bicho raro, aproveché, ya que estaba, a destapar también unas latas de Viña Rita que me habían llegado al inicio de la pandemia durante esta degustación virtual. Las de Santa Rita, estaban esperando en mi refrigerador el momento ideal para destaparlas en casa. Reconozco que destaparlas junto a las demás, fue un error involuntario que resultó ser un gran ejercicio comparativo. Entonces, doy fe de que el Rosé de Santa Rita (de color por cierto bien eléctrico) estaba completamente apagado en burbujas. Mi error pensé era espumante, pero es un rosado frizzante. Es decir con algo de burbujas. No así el otro, el Brut, el cual debo decir fue mi favorito entre los cuatro por tener más sabor y aromas a espumantes de calidad junto a una muy rica acidez. Lamento decir que ninguna de las 4 latas tenía fecha de enlatado como para hacerles el seguimiento. Sería bueno entonces sumar este dato al empaque.

¿Más caras o más baratas que la botella de vidrio?

Gabriela explicó que el enlatado lo hace una tercera empresa de servicios. Todo el proceso, supimos además, es muy delicado porque las latas, tanto como todo el proceso de pegar las etiquetas una vez selladas, es muy frágil; lo que sube irremediablemente el precio de producción. Aunque, nos aclara Gabriela, todas las bebidas suelen ser más caras si uno compara el precio en lata al del envase de litro. Podrían las bodegas tener líneas propias para abaratar sus costos. Seguro que sí, y Undurraga aprovechó a dejar la pelota del otro lado de la cancha para que una alianza entre ambos equipos se concrete a futuro. Acá va el dato duro: Valor lata Brut Undurraga de 250 ml: $1.990 (equivale a dos copas). Valor botella de 750 ml: $4.990 

¿Cómo disfrutar mejor los espumantes en lata?

Sus hacedores aseguran que no pretenden que las destapemos y sirvamos en copas, por el contrario, sí beberlas directo de la lata. Lo que para mi, sin dudas, tiene sus pro y contras. Los contra primero: no podrás ver las burbujas, lo que me llama a fiesta cualquier día del año. Tampoco podrán sentir los aromas, lo que creo es como ir al cine con tapones en los oídos. Además sentirán el frío de la lata en los labios y su sensación metálica. Personalmente siento más nerviosos los espumantes bebiéndolos directo de la lata que servidos en copa; lo que en este caso me resultó una ventaja. Más ventajas: si sus aromas no son los más elegantes, no poder sentirlos será algo bueno; lo mismo si el color no está entre sus favoritos. Particularmente no me gustaron los aromas de los espumantes de Undurraga, florales y empalagosos los del Brut; con notas a caramelo de frutilla los del Sweet Moscato. Pero, por otro lado, si van a mezclar para tener una coctelería rápida y fácil ni aromas ni color pienso son tan relevantes.

¿Temperatura de servicio? Idealmente tan frías como una cerveza rubia tipo lager; lo que lleva a sentir menos aromas y a la vez más frescura. Es decir, poder apreciar calidad en las latas no es tema, al menos por ahora.

Argumentos de compra de los consumidores.

En mi Instagram @reinaentrecopas abrí las preguntas: Dónde llevarían o consumirían sus latas de espumante? ¿Les darían una oportunidad? Acá sus respuestas:

@dulceflordelcampo: Siempre tengo a mano en casa para servirme la porción justa de espumante junta a mi pareja, una copa para cada uno. Lo mejor sobre todo cuando uno sale de camping, salen dos copas de una lata. Pero no cambio los vinos embotellados.

@instantedevinos: Siendo vino, siempre vale la pena probar.

@cote-lav: Yo tengo mis latas bien frías en el refrigerador pero igual me las sirvo en una copa linda. Lo genial es poder tener espumante disponible en formato pequeño para dos, sin tener que abrir la botella. Además, son menos aparatosas que un botellín.

@lalo_cangas1887: Yo en mi casa tengo el sparkling Brut Amaranta en lata pero lo uso exclusivamente para preparar Aperol o Ramazotti Spritz ya que es la cantidad adecuada para la copa.

@javierpizzato: me parece una buena opción para cocinar. Abrir la lata, le echas a la comida/salsa y tomás otro poquito.

@daliygabriel: siento que hay que darles una oportunidad sobre todo para no tomarme la botella de una vez.

@sandradanesa1: las probé hace años y están bien, pero preferimos las botellas. Para gustos y colores…

Curiosos? Aprovechen: Undurraga nos dio un código para obtener un 10% descuento para comprar sus espumantes en su página web: UNDUSWEET hasta el 31 de octubre. Mismo descuento que obtendrán si se inscriben a su club.

@tomasleivarou: cuando estuve en la Escuela una profesora comentó que era tendencia en USA. Todos dijeron que no, que nunca resultaría acá. La evidencia me esta dando la razón. Es una muy buena forma de sacar al vino de ese altar que asusta en lugar de inspirar.


Si crees que WiP.cl es un aporte, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a contact@wippunto cl (el correo no está escrito como debe ser -.cl- para evitar motores de búsqueda y spam).


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario