QUÉ NOS DEJÓ WIPPARTY 2018!

Publicado el 11 diciembre 2018 Por Mariana Martínez @reinaentrecopas

Nuestra editora resume las tendencias que marcaron los más de 90 vinos que reunió nuestra fiesta aniversario #2 la semana pasada en La Cava del Sommelier.

Casi 100 vinos  sumó la carta con Vinos Inéditos de nuestra fiesta de aniversario la semana pasada en La Cava del Sommelier @lacavadelsommelier). Probarlos todos fue un reto, imposible.

Como lo hicimos la primera vez, los vinos se fueron descorchando por estilos, partiendo por los blancos más frescos y espumantes, para seguir con rosados y tintos ligeros; el gran cierre fue con los tintos más corpulentos y dulces. He aquí pues un resumen de todo lo que descorchamos gracias a la participación de las viñas que quisieron ser parte,  y que  marca la tendencia de lo que viene para 2019. Al lado de cada vino encontrarán como ubicarlos en instagram o por e-mail.

 

PAÍS & CINSAULT PARA RATO!

Atrás quedó el año cuándo País y Cinsault eran las cepas novedosas  que posicionaron como favoritas por descubrir. Ello no quiere decir que no sigan llamando la atención, y mejor aún, sigan mejorando en calidad. Por el contrario.

Sólo con Cinsault de Itata, sumamos 10 etiquetas, de productores tan diversos como de las viñas grandes, como Lapostolle con su línea Collection (@lapostollewines) y Valdivieso (@valdiviesochile) con sus nuevos experimentales Eclat. También de nuevos proyectos como el jugoso Uyak de Vinos Peroli (de la enóloga Tibisay Baesler  @tibybaesler); el fresco Cinsault de los hermanos De Martino con su proyecto personal Vigneron  (@vigneron_fine_wines)  el acorpado Itataino Dagaz del proyecto Clos de Sol del enólogo Marco Puyó (@marco.puyo); este último por cierto, uno de los mejores del año.

También se lucieron los Cinsault de pequeños viñadores del sur, incluyendo los diversos estilos del colectivo Vinos de Patio (@vinosdepatio).

Junto al Itata, los diferentes País de los viñateros de Cauquenes presentados en bloque, como el de doña Elsa Sánchez, el Terco de Sebastián Sánchez, y Panganillo de Calvario de Víctor Yañez.

También País de nuevos proyectos, como La Primavera del Itata de Carter-Mollenhauer, y de Viña Santa Carolina para su serie Cuarteles Experimentales.

Y aunque no es nuevo, Huingán (@vinoshuingan), el País del secano del Itata, de Orlando Fariña, un vino muy poco conocido, sí lució su nueva añada 2017.

 

También, uno dulce, que promete volver a ser un clásico, el País de uvas pasificadas  con D.O. Asoleado de la Reserva de Caliboro. 

Entre ellos, causando sensación la mezcla Divino, de País y Carignan, nacido del nuevo proyecto del ex enólogo de Cabo de Hornos  (actual Barón Philippe de Rothschild) Gonzalo Castro, llamado OVNI (@gonzalofcastro). Su hermano, el complejo OVNI Octavo Pasajero Carignan, con una llamativa etiqueta vintage se robó las miradas.

También participó como novedad por venir la mezcla de Cinsault- Carignan del proyecto Wildmakers (de la dupla Sotomayor-Hodgkinson (@wildmakers) llamada Lirio, nacida de viejos viñedos del Maule.

Y ya que hablamos de mezclas poco usuales que llamaron la atención, no podemos dejar de nombrar al vino Tinajas de Mandinga, una mezcla de la nueva Viña Wagyar  de Harold Pinter ([email protected]), elaborada con Carignan, Tempranillo y Grenache. También, de la misma viña, la mezcla de campo Kunko, con Malbec, Cabernet Franc y Carmenère.

NUEVAS CEPAS 

Entre cepas tintas, debutó de la mano de Cancha Alegre (@canchaalegre) la Portugueis Bleu, guardada en barricas usadas por 18 meses, cosa seria; la Mourvedre elaborada 100% en acero, y sin filtrar de Viña Las Niñas (@vinalasninas).  Y aunque ya no es nueva en la escena local, debutó en la fiesta, y despertó atención con dos  intensos representantes; hablamos de los Tempranillos de Eclat (Valdivieso) y Arminda Gran Reserva de Viña del Señor (@lavinadelsenorchile).

Y aunque no llegó a tiempo para entrar en la carta de vinos (la que les adjuntamos la final de la nota)  también tuvimos un Rosado experimental de Touriga Nacional de Viña Los Boldos el que ojalá llegue al mercado.  Interesante por cierto, también,  su mezcla de Touriga Nacional y Merlot que está por venir.

Entre nuevos tintos también se mostró sola, por primera vez, con gran cuerpo y carácter, ahora reconocida como cepa noble, la tinta Alicante, de la mano de la Viña Reserva de Caliboro, y nada más y nada menos que en su línea experimental de lujo Selección de Barricas. También, ahora como cepa noble debutó Romano, en su versión de vino rosado de la mano de Casa Donoso (@vinacasadonoso).

Cuatro fueron en tanto, las nuevas cepas blancas en llegar. Albariño y Mencía, ambas de la mano de Gonzalo Guzmán (@gonzaloguzman_chile), quien no pudo dejar de experimentar con ellas, contando con ellas plantadas dentro del viñedo de la Viña El Principal en Maipo Andes. Dos vinos cortados por la misma tijera, en blanco el Albariño Alba de Andes, y en tinto la Mencía El Afán, con mucha fruta, muy sabrosos, y sorpresivamente muy frescos. Solo quedamos con ganas de probar su otra novedad, un tinto de Graciano.

Por otro lado se sumaron las cepas blancas Marssane y Roussanne, por primera vez  debutando en solitario de la mano de Eclat de Valdivieso, mostrando un lado más fresco gracias a una guarda 100% en acero. Por cierto, deliciosamente floral y fresco, el Moscatel de Itata en la misma línea Eclat.

Y si bien la Chasselas ya había debutado el año pasado junto a la viña Mora Reyes (@morareyeswines), este año se le sumó un nuevo ejemplar, bajo el nombre Corinto Súper Estrella de la mano de Roberto Henríquez (@henriquez-rober)  también identificada en la contraetiqueta de su  botella magnun (de litro y medio) como Chicha su madre.

Otra cepa debutante en Santiago durante WiPParty 2018 fue la Blanca Ovoide, cepa criolla, recién identificada entre viejos viñedos el Maule,  y convertida en un fresco espumante de La Cooperativa Loncomilla @cooperativaloncomilla).

CEPAS BLANCAS PATRIMONIALES (o cepas viejas revaloradas)

La Semillón, reaparecida después de haberla ignorado por casi tres décadas vuelve sola o acompaña, de sus también viejas e ignoradas vecinas en el viñedo, como Moscatel y Torontel. Juntas o en solitario, vuelven fermentadas con sus pieles, a veces  en tinajas de greda, para agrandar la lista de nuevos vinos naranjos de Chile. Entre ellos, las complejas mezclas Cárabe de Itata, con Semillón y Moscatel fermentado en tinajas italianas con sus pieles, elaborado por Ricardo Baettig (enólogo en jefe de Viña Morandé [email protected]) y Carlos Spoerer ([email protected]) con uvas de Agustín Peñailillo en Cerro Verde, Guarilihue.

También el Semillón -Moscatel Collection de Andrea León (@vindetunnel) para Viña Lapostolle, con uvas de viejos viñedos de Apalta, fermentadas con sus pieles y luego guardado bajo velo de flor.

En solitario de la mano de los enólogos Carter-Mollenhauer @carter-mollenhauerwines) debutó también su Semillón La Primavera del Itata (con pequeño porcentaje de Corinto o Chasselas) del viñador Carlos Figueroa en Guariligue; despalillado con zaranda y fermentado en ánforas de Extremadura con sus pieles. A este pequeño proyecto familiar, formado por una dupla de enólogos (padres de trillizos de carne y hueso) se sumaron de la misma cosecha y marca  La Primavera del Itata,  un País y un Cinsault del Itata, ambos 2018 fermentados en tinajas chilenas con sus pieles.

La Moscatel y Muscat (más allá del Eclat de Valdivieso) también dejó en solitario varios descorches alegres. Como el nuevo Don Cande 2018 del Itata  de Viña Koyle (@vinakoyle). Y el nuevo espumante Moscatel de Cucha Cucha (@vina_cucha_cucha). También, la sencilla y fresca  mezcla de Meli, con Moscatel y Riesling.

Otra mezcla blanca que tuvo sus seguidores fue la del nuevo proyecto de BISOGNO con la familia Bisello Proa Riesling -Pinot Grigio 2017, fermentado 100% en acero.

ENÓLOGOS/ENÓLOGAS HACEN SUS PROPIOS VINOS

Como ya podrán haber ido leyendo entre líneas son varios los enólogos que este año  formaron sus propios proyectos, ya sea por necesidad, curiosidad o para estar listos para lo que viene después de las varias desvinculaciones de altos mandos enológicos que vimos se realizaron este 2018.

A los proyectos personales de Carter-Mollenhauer,  se han sumado este año: el proyecto – Los Quiscos de Juan Carlos Faundez (asesor) con una mezcla de 11 variedades del mismo nombre y un País orgánico del Itata llamado Trancoyán.

– Agrícola Centinela, de Ricardo Baettig junto a Carlos Spoerer, con su primer vino, la mezcla Cárabe del Itata.

–  Carlos López con vinos de valles, los Errantes,  bajo la marca Singular Wines (@singular_wines).

– Clos de Sol de Marco Puyó (ex San Pedro) con su Itataino y la gran mezcla Tierras de  Pumanque también.

Forestal Wines (www.forestalwines.cl) de Ignacio Conca (ex Terranoble) con su amigo de infancia Jorge Forni, quienes presentaron una mezcla muy fácil de beber de Cabernet Sauvignon y Petit Verdot llamada El Cineasta.

Tendencia de emprender a la que las mujeres enólogas se han plegado. Así es como se sumaron:

Carolina Fernández con su fantástico Sauvignon Blanc 2018 de Casablanca, vino que lleva su nombre y apellido @ina.wines).

Paula Cárdenas ( ex William Cole y Quintay) con Rangui Sauvignon Blanc 2018 de San Antonio, del proyecto personal  llamado Traro (@trarowines).

Tibisay Baesler (ex IIVO de Viña Estampa)  con su proyecto Vinos Peroli con su jugoso Cinsault Uyak y un Carignan Umara, fermentado este último en ánforas de cocciopesto.

Así, mientras unos nacen, los nuevos del año pasado sigue creciendo y sorprendiendo con nuevas etiquetas. Como Viña Valle Herradura (@valleherradura),  la que con su solitario Carignan de Colchagua ahora creció con más vinos 100% inox, de Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y un dulce de Semillón. También Viña El Escorial (@el_escorial_wines), que este año sumó un Sangiovese a su batería de tintos frescos.

LAS VIÑAS TRADICIONALES SE DESPEINAN

El mayor impacto por el despeinado de sus vinos en conjunto con sus llamativas etiquetas, sin duda lo dio Viña Echeverría (@echeverriawines), gracias a un trío de vinos muy innovadores para lo que estábamos acostumbrados a descorchar bajo su marca.  Por un lado No es Pituco,  un Chardonnay hecho en acero 100% y sin filtrar, que le dio  una nueva cara a la cepa en el tradicional Valle de Curicó. Luego, el Chardonnay RST (de Litueche, elaborado a tres manos (Echeverría- Campbell-Bachelder) vinificado 50% en acero, 50% en barricas  y con maloláctica parcial.  Y por último,  el tinto ligero Don Diego de la Noche, mezcla 50% Cabernet Sauvignon y 50% Moscatel, ambas uvas de Curicó, fermentadas por separado en cubas de acero inoxidable.

En la misma línea que muestra vinos fuera del esquema de cepas francesas tradicionales vinificadas de forma tradicional, pero con una imagen mucho más conservadora, llamaron la atención los nuevos Eclat de Valdivieso, con Moscatel, Marssane, Roussanne, Cinsault (todos 100% acero) y Tempranillo (guardado en  barricas usadas).

También, Santa Rita,  de la mano de Sebastián Labbé, la cual mostró por primera vez  su nuevo Floresta Carmenère  2017 de viejos viñedos de Apalta, cosechado temprano (15 de febrero, lo normal es inicios de mayo), fermentado 100% en concreto. Un giro sin duda en la línea Floresta de 180 grados.

Dentro del grupo bien podría entrar Viña Requingua (@vinosrequingua), viña tradicional de Curicó la cual bajo la dirección enológica del francés Benoit Fitte pronto lanzará un Carignan Toro de Piedra de Melozal, con 12 meses de guarda en barricas (solo 20% nuevas).

ESPUMANTES & ROSADOS…

Aunque el resto del mundo ama  los vinos rosados en verano, y por acá  todavía no llega la tendencia,  las viñas se siguen esmerando en conquistarnos. En WIPParty tuvimos varios. Dos, de la cepa País,  de Bouchon (@Bouchon_family_wines)  y Gillmore (@gillmoreswines); también de Lapostolle y Casa Donoso; además de un espumante Gemma de Azur. Pero el gran debut sin duda, fue el del Rosado de Viña Vik Piu Belle (@lapiubelle_vik) con una botella que enamora.

Y,  aunque no es rosado, pero está muy  cerca, llegando casi a tinto ligero, tuvimos como primicia  la Garnacha de Garage Wine Co  2017, que saldrá al mercado recién el año próximo con su tradicional nombre Bagual Lot 79.

En espumantes  claro, ya sí vamos avanzando en consumo, y las viñas también en calidad. Los hubo en nuestra fiesta aniversario, y bien complejos: estuvo el más grande de la familia Azur del Limarí; también el nuevo champenoise de P.S. García 100% Pinot Noir, el cual si bien todavía muestra una fuerza impresionante, estuvo ya durante cinco años sobre sus lías.

 

MEZCLAS, NADA MÁS

Las mezclas tintas como título, sin importar qué llevan dentro, han sido el grito y plata del vino en los mercados emergentes de Asia. La tendencia, busca ganar consumidores jóvenes, los millenials,   con vinos tintos fáciles de beber y  buena dosis de madera; sin entrar en la complejidad del origen; mucho menos del suelo. En esta categoría tuvimos en WiPParty, un nuevo vino de la Viña 7 Colores (@7coloreswinesofchile), se llama AOX  con la bajada Scientific Wine, y es un Cabernet Sauvignon sin año y sin valle. Sin duda, por su precio/calidad/imagen fue uno de los vinos favoritos dentro del estilo tradicional. Porque por supuesto también los hubo.

 

Como el gran Chardonnay Sol de Sol de Aquitania @vinaaquitania) en su cosecha más reciente, la 2014;  y el nuevo/reubicado  Chardonnay de De Martino Single Vineyard, ahora llamado Tres Volcanes y originario del Sur, Malleco.

También el gran Malbec Vitral de Chocalán (@vina.chocalan) o los nuevas mezclas tintas de Viña Anakena (@anakenawines), ahora bajo la mano de Cristián Pino.

A la vez, los tintos clásicos de Viña San Pedro-Tarapacá con la  cepa Carmenère. Todos los que en conjunto, frente a los nuevos tintos frescos, marcan estilos mucho maduros y con más madera presente. ¿Es eso malo? No, son diferentes y esa es la diversidad que nos encanta haber podido mostrar en esta segunda fiesta del aniversario de WiP.cl

Carta Final Vinos Inéditos 2018

Deja un comentario

2 comentarios

  1. Que fiesta! Que carta! Que vino! Y que texto!!! Gracias, Mariana, por darnos la oportunidad de vivir este tipo de experiencia, pero también por la dedicación de entregarnos una materia tan detallada cómo esta ! Te admiro cada vez más! Feliz aniversario y que Wip cumpla muchos y muchos años más!

    • Mariana Martinez dijo:

      Gracias Renata a ti por compartir tu pasión por el vino durante nuestro aniversario, siendo así parte de este pequeño equipo. Salud por más!