INSÓLITO. HELADAS SEVERAS EN COLCHAGUA

Publicado el 03 octubre 2019

Tal como se había previsto, temperaturas bajo cero han afectado la zona central, sin embargo en Colchagua -donde no suele haber control de heladas- los daños totalmente imprevistos en algunos campos llegan al 90%. Noticia en desarrollo. 

Desde ayer las fotos de viñedos en el Valle de Casablanca con brotes bajo el iglú formado por los aspersores de agua se tomaron las redes sociales. Lo que nadie esperaba es que los daños de las heladas de la madrugada del miércoles 02 de octubre, y del día anterior, hubieran afectado tan severamente al Valle de Colchagua. La primera noticia de daños, hasta de un 80% en un Cabernet Sauvignon del sector de Las Pataguas, la recibimos de Javiera Ortuzar, autora de vinos elaborados con uvas de productores de la Red del Vino.

A medida que hoy va avanzando el día ya sabemos de viñedos afectados en los sectores de Lihueimo, Lolol, Palmilla, Marchigüe, Peralillo, Pumanque, Población y partes bajas de Apalta y Chépica.

Mario Geisse, asesor de Viña Casa Silva, nos dice que las heladas pillaron a los productores en el Valle de Colchagua totalmente de imprevisto. “Los daños reales, nos diría vía WhatsApp, los veremos después de que cada productor salga del estupor y haga una evaluación real”. Durante la misma mañana, más tarde, Geisse nos confirmaría daños en los sectores bajos de los viñedos de Casa Silva en Lolol, aunque por ahora no pudo determinar el porcentaje de daños. También nos diría que los efectos en el valle se están mostrando con diferentes intensidades dependiendo de la alturas y exposiciones.

 

Raúl Narvaez, viticultor asesor en el valle y productor de su propio vino: Fanoa, en terreno ya nos cuantifica algo de sus daños. No sin antes mencionar que las heladas fueron severas. En el caso de Fanoa, cuenta, les golpeó en la parte baja de un viñedo que está al lado del río y con exposición norte. “El efecto, explica, por la ubicación del viñedo, debería haber sido más controlado, pero no fue así”. ¿Como los afectó? Entre ayer y hoy, dice, cuando ya tiene el panorama más claro, hay entre un 15-20% de daños en el Malbec. “Habíamos dejado más carga de lo normal porque pensamos que iba a ser un año más complejo, y espero que con esas yemas que dejamos atrás, más lo que se pueda reponer, la pérdida no sea tan grave… Hoy, agrega Narvaez, volvió a caer una helada con menos dos grados celsius, y mañana se prevé más por el estilo”.

Narvaez nos cuenta de viñedos afectados en la zona hasta en un 70%. “De aquí al lunes debería estar el panorama más claro dice, porque lo que no murió hoy o ayer, puede que muera de aquí al domingo”. Como solución, nos explica, la idea es que la segunda yema que ya aparece (como podemos ver en la foto), no se haya dañado tanto, y pueda recuperarse con algo de fruta. “No siempre vienen con fruta; si lo normal es un 80-90% de fertilidad, la segunda yema tendrá un 40 o 30% y algo se podrá recuperar. Pero por lo general, concluye, los brotes pequeños están dañados y los grandes muertos completos”.

Luis Urbina, con campos de la familia en el sector Las Pataguas (origen del Cabernet de Javiera Ortuzar), nos cuenta esta mañana que las perdidas en las 7 hectáreas que poseen de Cabernet Sauvignon son del 90%, por ello han decidido ya no seguir con los trabajos en este campo durante el resto de la temporada 2019-2020. El foco ahora, nos dice, será sacar adelante las 8 hectáreas restantes, donde están sus Semillón, Carignan y Petit Verdot, los que hasta ahora muestran un daño sólo del 20%. Otra variedad en los campos de la familia muy afectada sería un Malbec, que muestra 50% de pérdidas. Uribe nos dice que nunca antes en la zona había pasado algo semejante. “Habíamos tenido heladas, agrega, pero nunca tan duro”. La decepción es mayor justo cuando para esta temporada 2019-2020 esperaban mejores precios, después de lo mal que estuvieron el año pasado. “Ahora, dice, no habrá ni uva”. El foco, viendo el lado positivo, será tratar de hacer algo nuevo con el Malbec que les queda.

Otro productor muy afectado de La Red del Vino ha sido Osvaldo Díaz (dueño de la Viña San Clemente, en el sector de Las Garzas). En un vídeo impactante podían verse los brotes de su gran Cabernet, plantado en los años 70, con más de 40 cm de largo completamente marchitos. En sus palabras se podía escuchar como daba todo el viñedo por perdido.

Marco Puyo, productor de uvas y vinos en el sector Pumanque, nos cuenta esta mañana que efectivamente heló ayer en su sector, sin embargo sus viñedos plantados principalmente en laderas no se vieron afectados. Sí, algo, en las partes bajas.

Daniela Castro, de Viña La Pascuala, nos cuenta que en sus viñedos en el sector de El Olivar, en Peralillo, tuvieron daño principalmente en las cepa Cabernet Sauvignon y Carmenère. Hasta ayer, agrega, sus Petit Verdot, Malbec y Carignan se estaban salvando.

Yerko Moreno, asesor y académico de la Universidad de Talca, informó a WiP.cl que es difícil saber en este momento la extensión del daño provocado por los episodios de heladas que afectaron los viñedos de Colchagua, en especial de Santa Cruz hacia la costa, en la madrugada de ayer y anteayer (02 y 03 de octubre). “Tuvimos heladas con distintos grados de intensidad, más profundas ayer en la mañana, y menor hoy, en Pumanque, Palmilla, Santa Cruz, en los bajos de Apalta, Marchigüe, en Lolol, donde golpeó a las variedades más desarrolladas como Chardonnay, Merlot, y otras más tempraneras, pero también estimamos que afectó en mayor o medida a los Cabernet”. En las heladas, explicó, siempre hay un daño visible, que es el más obvio, por la muerte de yemas y brotes, pero también hay un segundo tipo de daño, que es lo que llamamos daño oculto, y que se refleja en la menor funcionalidad de las flores y en que después tengamos menos cuaja, en el mes de noviembre. “Ese daño, agregó Moreno después de un recorrido por las zonas afectadas, es muy difícil de estimar hoy. Sí decir que en Colchagua ha habido daños fuertes ayer y hoy, a lo que se suman los daños en Casablanca donde hubo episodios de bajas temperaturas durante el mes de septiembre”. Moreno agregaría que hay informes de que también heló en algunos sectores bajos de Pirque. En cuanto al Maule, dijo, todavía no hay grandes reportes, salvo sectores de San Clemente con algo de heladas y granizos hace algunos días, pero como los fenómenos de brotación y fenómenos fenológicos están más atrasados, es de esperar que no haya habido tantos problemas”.

Arnaud Hereu, quien salió desde la bodega de Odfjell en el Maipo esta mañana bien temprano, para ver daños a sus asesorados en Colchagua, fue bien tajante en su informe a través del WhatsApp: “Hay daños del 100% en algunos campos y otros con marcadas diferencias dentro de los mismos sectores”.

Patricio Celedón, enólogo de Viña Viu Manent, contó a WiP.cl que el campo más afectado de la viña (La Capilla) está en la zona de Lihueimo, donde ya tenían brotes de 4 cm, y yemas en algodón. Para saber de los reales daños, dice, hay que esperar hasta el lunes y ahí ver qué decisiones se toman. En los otros dos campos dentro de Colchagua, agrega, el efecto es moteado; hay algunos manchones pero son menos importante. “Yo creo que lo que pasó, explica, es que la baja temperatura, que no fue tan baja, solo medio o un grado bajo cero, se estancó y los brotes quedaron expuestos a ella por mucho tiempo. Eso lo observamos en San Carlos, donde se afectaron los mugrones, porque están a 15 o 20 cm apenas del suelo, y ahí es justo donde se estanca el aire frío más pesado”. Esos brotes, dice Celedón, se vieron afectados el primer día. También lo vimos, agrega, en una plantación que tenía la bolsa puesta y también se quemó el brote dentro. “Con estas plantitas chicas, explica, no va haber problemas, porque les va a brotar la segunda yema y podremos formar la planta”. Celedón tampoco ve aún gran daño en los rendimientos. “No vamos a ver una baja tan grande, dice, tal vez lo que más se va a ver afectado van a ser los viñedos masales, porque los clonales naturalmente producen más y se regulan después. Entre comillas, explica, la helada va a ser una regulación natural. Ahora, sí agrega, vamos a depender de  una buena cuaja, sobre todo en los Malbec y Carmenère. Si hay una mala cuaja (fecundación de las flores) ahí tendríamos un año complicado”, concluye. Celedón no duda en creer que la helada del 2013 fue más grave que la de estos días. Entonces, explica fue de menor temperatura, de -4 o -5ºC, y se quemó la primera yema y el brote de la yema secundaria. En cuanto al agua, explica, ya empezaron a regar y no están preocupados por el abastimiento, pues hay agua en los pozos y los canales traen agua desde el Glaciar Universidad arriba en la cordillera. El  agua -piensa- está asegurada para toda la temporada.

Gerardo Orellana, productor del sector del Huape, en Cunaco (socio también de la Red del Vino), nos cuenta que tuvo pérdidas de un 30% aproximadamente en 3 hectáreas de Chardonnay, y en su Cabernet entre 70 y 80%. Mientras, tiene un vecino que perdió entre 60 y 70 % en 4 hectáreas de Chardonnay y, otro que perdió todo su Sauvignon Vert. En Pumanque, agrega, hay sectores con 90% de daño, y a la vez nos confirma lo que ya habíamos escuchado sin querer creerlo, Apalta bajo también tiene sectores afectados. Los sectores con heladas, agrega, son de Placilla hacia la costa. Orellana, quien aporta las uvas de su Chardonnay para hacer los vinos que está embotellando la Red del Vino, cuenta que la otra helada fuerte del 2012-2013 habían perdido sólo 30%. El precio de las uvas venía pésimo, nos recuerda, porque ahora debería tender a la alza para los afortunados que van a tener uvas, y los vinos, agrega, deberían también subir de precio. La única oferta que había, era bien mala, dice, era por 14 mil pesos la arroba, eso debería subir al menos a los $15.ooo.

Para el tema productivo, explica Orellan, lo que van a hacer ahora es recuperar sarmientos para el próximo año, y potenciar del crecimiento vegetativo. El tenía, nos cuenta, la esperanza de recuperar el 60 o 70% del viñedo pero le dijeron que acaso va a recuperar apenas el 50%. Tampoco, piensa, va a tener la misma calidad, además, explica, la madurez se va a atrasar dos semanas mínimo. “Vamos a ver qué pasa, agrega, porque hay dos meses más aún durante los cuales puede seguir helando. El 30 de noviembre, dice, es el más peligroso siempre según los más antiguos, porque puede haber una helada negra, polar, y ahí no hay nada que se pueda hacer. Ahora para evitar las heladas, cuenta, comenzaron a quemar pasto. El año 2013, nos cuenta, el hizo lo mismo pero se agarró una neumonía. “Así es que yo ya no prendo nada… No es mucho lo que se salva tampoco, pero es más por la sensación de sentir que uno está haciendo algo”, dice.

En cuanto al agua, Orellana explica que ya comenzaron a regar, pero que no hay mucha agua en los canales. “Se puede manejar dice, pero habrá que ordenarse un poco y cuesta. Hay que formar turnos, dar prioridades… “El tema se pregunta, es ¿cuándo nos vamos a quedar sin agua? Se piensa, agrega, que tendríamos hasta fines de diciembre o enero. Hay un flujo constante ahora, sí, pero igual baja después”. Lo que a él particularmente le complica, dice, es que su campo está en una cota alta, y hay que ingeniárselas para que llegue el agua hasta allá desde los canales. También depende, acota, si el riego es por tendido o por goteo; por goteo, dice, es menos problemático. “Uno está enamorado de esto, concluye, refiriéndose al campo, así es que estamos sonados. Las opciones para mantenerse son cada día peores, ese es el problema, pero vamos haciendo el esfuerzo. Por suerte, agrega, estamos trabajando con precios justos en la Red del Vino. Manejamos $300 pesos el kilo de uva el año pasado, un precio que ya es razonable”.

Matt Ridway, dueño del pequeño proyecto de vinos La Despensa Boutique, con viñedos en Santa Ana (en Colchagua poniente) nos cuenta que en la madrugada de este martes les cayó la helada más fuerte. En su campo, como consecuencia, se helaron todos los primeros brotes de Grenache. Luego, en la madrugada de este miércoles cayó otra helada fuerte y se helaron todos los brotes de Syrah. Para esta mañana, agrega, se pronosticaron heladas fuertes para toda la Región O’Higgins, pero no pasó mucho. “Fue una helada liviana no más. Supuestamente hoy helará de nuevo, pero nos dice, a mi me da igual, ya se han perdido los primeros brotes. Sólo queda esperar los segundos no más. Por lo que le han comentado, agrega, también heló en Apalta (abajo, en el nivel de la calle) y en Cunaco súper fuerte. En Chépica, también”.

Ridway destaca que para los productores de vinos de una calidad más alta, la baja en producción con los segundos brotes no es tan terrible, debido a que suelen botar hasta 40% de la fruta y las heladas tardías son parte de la vida en Santa Ana, pues las hay hasta el 22-25 de octubre y casi todos los años pasa esto. “Botando esa cantidad de uva, nuestro Grenache igual nos da de 2 a 6 kilos por planta, y el Syrah de 2 a 4. Son cepas vigorosas con racimos grandes. Los productores de vinos más masivos, y de variedades con racimos más chicos, como el Cabernet, serán los más afectados”, concluye.

 

Si esta nota de WiP.cl u otras de nuestra autoría te han sido de utilidad e interés, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).Renuevas tu suscripción anual solo por $16.500.

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected] cl (el correo no está escrito como debe ser -.cl-  para evitar motores de búsqueda y spam).

Artículos relacionados: 

UNA COMBINACIÓN PELIGROSA. 1ER INFORME COSECHA 2019-2020

 

 

Deja un comentario

Un comentario

  1. Muy completo el informe, en desarrollo, muy mal noticia