INNOVAR EN ENOTURISMO DURANTE TIEMPOS DE COVID-19

Publicado el 25 septiembre 2020

Conferencistas de Argentina, Francia, Italia, España, Sudáfrica y Chile compartieron cómo han abordado el nuevo contexto, destacando entre otros la importancia de establecer alianzas, buscar experiencias al aire libre y la transformación digital.

Realizado en cooperación con el International Wine Tourism Think Tank y moderado por Mariëtte de Toit-Helmbold, el seminario online organizado juntamente por la OIV y OMT se tituló: “Innovar en enoturismo dentro del contexto del COVID-19”.

“La asociación entre la OIV y la OMT es particularmente importante y remar en la misma dirección es lo que la economía del turismo espera que hagamos”, dijo el Director General de la OIV, Pau Roca al inicio de la conferencia online. A su vez, Roca destacó en esta instancia celebrada el martes 22 de septiembre que el enoturismo se basa en tres puntos clave: “diversidad, zonas rurales y vínculos culturales muy fuertes”. Entre tanto, para Zurab Pololikashvili Director de la Organización Mundial del Turismo (OMT), agregó que la gastronomía y el enoturismo son pilares fundamentales del desarrollo turístico en las zonas rurales, de allí que “si la coordinación ha sido uno de los aspectos más importantes de nuestras vidas en los últimos meses, es compartiendo las mejores prácticas que lograremos superar y reactivar el turismo”.

La moderadora, Mariëtte de Toit-Helmbold en representación del International Wine Tourism Think Tank, señaló como punto de partida al encuentro que contó 100% con panelistas mujeres, que “el turismo siempre ha sido resiliente y la industria está trabajando arduamente para reconstruirse de manera más sólida y sostenible que antes. Desde Sudáfrica, Mariëtte destacó que “es imperativo que reiniciemos el turismo de manera receptiva y construyamos con un enfoque en los viajes locales y sostenibles… La prioridad debe ser la salud y la seguridad para tranquilizar a las personas, luego la colaboración entre sectores y regiones con enfoque en el mercado local y la población local, los mayores activos para el enoturismo”. Finalmente destacó el enfoque creativo con soluciones digitales teniendo en cuenta la tecnología, junto a las historias humanas para tener un impacto real.

Roberta Garibaldi, de Associazione Italiana Turismo Enogastronomico, proporcionó una descripción detallada de la situación en Italia y España, así como información sobre Francia, Portugal, México, Chile, Brasil, Argentina y Sudáfrica. Resultados que muestran, dijo, un cambio importante en las actividades propuestas por las empresas, nuevas estrategias de marketing y consecuencias financieras. Roberta hizo hincapié en diversificar las experiencias con un mayor enfoque en la cultura local, ya que son dos herramientas más alentadoras para reconstruir la industria del enoturismo de una manera más sostenible e inclusiva.

La visión desde Argentina estuvo a cargo de Lorena Cepparo, representante de Bodegas Chandon. Cepparo habló de la reinvención de la eno-gastronomía en las bodegas de Mendoza durante COVID-19. “Había que demostrar creatividad y solidaridad, en medio de nuevos protocolos y restricciones, así la bodega puso en marcha eventos on-line, con experiencias físicas en cada casa, a través de servicios de catering para llevar, lo que le permitió mantenerse en contacto con sus clientes. Lo vemos, agregó, como una oportunidad en medio de esta situación, para recrear vínculos ”. Con la reapertura paulatina, así como la adaptación a las restricciones y medidas sanitarias, a su vez la bodega ha realizado inversión en la comunicación local a través de las redes sociales. “El enoturismo, dijo, es fundamentalmente un área de disfrute humano, la gente querrá viajar, así es que cuando lo haga tenemos que estar preparados”.

La directora de la Great Wine Capitals Global Network, la francesa Catherine Leparmentier Dayote, expuso en nombre del sector enoturismo de Burdeos, por lo que destacó cómo la estrategia se basó en organizar y gestionar experiencias al aire libre. “La temporada de verano 2020 en Francia ha experimentado un cambio radical en el origen de los turistas”, dijo. En su mayoría este año, destacó, fueron visitas nacionales, ya que el 94% de los viajeros franceses se quedaron en Francia. Destacó Catherine, la preferencia de los visitantes por pequeños hospedajes en lugar de grandes infraestructuras; de atractivos rurales en lugar de urbanos, y al aire libre en lugar de interiores. “Son todos hechos positivos, dijo, que este año han beneficiado enormemente al enoturismo, considerándolo hoy, incluso, como un arte de vivir”. Sin embargo, agregó, persisten importantes dificultades: como la caída del número de visitantes, especialmente cuando el verano ya ha terminado y los turistas nacionales vuelven a su vida cotidiana. Como solución, apostó, los viticultores deben tener en cuenta que la innovación no es sólo un mecanismo de supervivencia y que necesitan integrarla en sus planes futuros como parte de la estrategia para vender también sus vinos en tiempos de crisis, concluyó.

Dentro de la innovación para atender a visitantes, bodegas en Burdeos pusieron a la venta kits con todos los implementos personales necesarios para degustación, con copa, mascarillas y alcohol gel.

Irene Gimeno, representante de Enoturismo Chile, habló sobre sus estrategias para enfrentar la fuerte crisis en el sector desde antes del COVID-19, debido a conflictos sociales nacionales. Irene destacó que este programa fue creado en 2016, bajo el apéndice de CORFO, con el objetivo de fortalecer el enoturismo mediante el apoyo a las bodegas y sus comunidades, considerando su gran valor en el desarrollo económico y social de las comunidades rurales. El caso de Chile, dijo Irene, la crisis COVID-19 nos mostró lo relevante que ha sido trabajar en conjunto con sectores público y privado. Juntos, detalló, crearon y condujeron una estrategia común estructurada en 3 etapas: Durante la primera fase, la atención se centró en la seguridad y la salud. Luego, vino la fase de adaptación, durante la cual las empresas elaboraron y seleccionaron nuevas herramientas (webinars, digitalización, transferencia de conocimiento) para lograr finalmente la reactivación, donde la comunicación y el marketing tendrán un papel clave. Para concluir con una mirada positiva, Irene dijo que esta situación ayudó a Enoturismo Chile a conocer mejor el sector. “Queremos verlo como una oportunidad… La nueva forma virtual de comunicación surgida de la crisis, permitió, por ejemplo, el aumento en el número de participantes y también de diferentes regiones a seminarios y actividades de formación on-line”.

Durante el año a su vez  Enoturismo Chile trabajó en realizar  en junto con el Campus Colchagua de la  Universidad de Talca el Catastro de Enoturismo 2019. 

Irene Gimeno presentó la estrategia de Enoturismo Chile, programa de Corfo para enfrentar la crisis del rubro comenzada en octubre del 2019.

La perspectiva española fue presentada por Zaida Semprun, de la Red Mundial de Turismo de Compras, y Beatriz Vergara de González Byass, sobre el tema “Nueva Realidad, Nuevo Enoturismo”. Zaida definió el marco del impacto que el turismo, y en especial el enoturismo, tuvo en la economía española antes del COVID-19 en relación a la “Nueva Realidad”. Explicó cómo el sector se está adaptando a través de protocolos de seguridad y etiquetas como los sellos Safe Travel” y analizó las oportunidades (círculo restringido, target local) y desafíos (medidas de salud, retirada de personas de su círculo restringido) que implica la crisis, finalizando con un listado de nuevas medidas a las que tiene que hacer frente una bodega, como: restricción del número de personas y retraso entre visitas. A continuación, Beatriz presentó la especificidad del enoturismo, actividad que permite experiencias más personalizadas y una oferta que puede ser complementaria en los destinos de viaje elegidos. “Es un activo en la crisis pandémica y en el contexto actual, agregó, la digitalización es fundamental para materializar las experiencias que se pueden proponer”. Encontrar el adecuado equilibrio entre la tecnología y el contacto humano son fundamentales para la panelista, ya que las modificaciones digitales, dijo, llegaron para quedarse. “Junto con estos cambios, aseguró, la sostenibilidad de las operaciones debe ser el pilar para la recuperación”.

Datos sobre el enoturismo en España y su impacto económico.

Roberta Garibaldi, de Associazione Italiana Turismo Enogastronomico, destacó a su vez la importancia de recolectar datos de visitantes efectivos y potenciales, incluidos no sólo los tradicionales clientes, a través de sitios web o redes sociales. “Ser capaces de rastrear a los usuarios es muy importante, tanto para planificar servicios creativos y eficientes con ofertas específicas a cada target, como para brindar una oferta personalizada”, dijo. Pero con el aumento de las actividades digitales, agregó, existe una necesidad de generar interacción con los visitantes sin olvidar darle el toque humano a la tecnología mediante una buena narración”.

Destacó Beatriz Vergara, de  bodegas Gonzalez Byass, que todas las estaciones en la viña pueden ser consideradas un activo turístico, digno de ser potenciado bajo la nueva normalidad.

Sandra Carvao, Jefa de Inteligencia y Competitividad del Mercado Turístico de la OMT, cerró el seminario recordando que el tema del próximo Día Mundial del Turismo el 27 de septiembre es “Turismo y Desarrollo Rural”. Sandra destacó la importancia de conocer a los clientes, especialmente ahora que el turismo local es tan importante para construir una asociación y modelos de gobernanza sólidos donde el sector público y el privado cooperen en el desarrollo turístico con las comunidades locales. Señaló la importancia de mejorar la gestión de destinos, para involucrar a los visitantes con la “nueva realidad” y apoyarse en la digitalización en todos los pasos de este proceso. En su intervención, destacó a su vez la importancia de la sustentabilidad, recordando, como ejemplo, que ante el aumento de materiales desechables utilizados actualmente debido a los protocolos sanitarios, existe la necesidad de pensar cómo minimizar su impacto ambiental.


Si esta nota de WiP.cl u otras de nuestra autoría te han sido de utilidad e interés, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a contact@wip.cl


 

 

Fuente: OIV

Deja un comentario