EL MEJOR REGALO DESDE O’HIGGINS

Publicado el 18 diciembre 2018 Por Mariana Martínez @mymentrecopas

Nuestra editora nos cuenta sobre los vinos de siete pequeños productores que desde el año 2016 trabajan de la mano de INDAP y el enólogo Arnaud Hereu de Viña Odfjell. Ricos vinos, a precio de regalo, algo difícil de encontrar  a pequeña escala.

Todo comenzó por una emergencia. De ella hemos hablamos ya mucho en WiP.cl. Inesperadas lluvias en abril del 2016 dejaron un caos en la calidad de las uvas para vino, sobre todo en las bodegas que entonces no recibían aún cepajes de madurez tardía, como Cabernet Sauvignon y Carmenère. Las consecuencias se sienten ahora en muchos de  aquellos 2016 (no hay fruta en mitad del paladar, se caen, quedan cortos y llenos de madera con aromas a vainilla). Romye Barra Iturriaga (en la foto), a cargo de pequeños productores de vino del INDAP de la Región de O’Higgins, vio lo que estaba pasando y le pidió auxilio a un viejo amigo y colega, Arnaud Hereu (enólogo de Viña Odfjell).

Arnaud respondió el llamado de Romye y llegó a evaluar los vinos de sus productores, pero sobre todo, a tenderles una mano para que no perdieran la cosecha.  Los viejos, como le dicen a este grupo humano dedicado al campo y con más años de trabajo que medallas en concursos internacionales, quedaron contentos con la asesoría técnica. Al año siguiente Arnaud volvió a ayudarlos, esta vez en conjunto con todo el equipo técnico de la viña donde trabaja en el Maipo, Odfjell. Incorporando incluso a su joven asistente Francisca Palacios.

Para el enólogo de origen francés, que lleva ya casi dos décadas detrás de los vinos de la bodega ubicada en Padre Hurtado (Maipo), este proyecto no solo resulta entretenido por todo lo que pueden ayudar a crear y mejorar, dice Arnaud: “Es algo positivo, es compartir conocimiento y a la vez aprender, porque son realidades muy diferentes; no es lo mismo hacer 1.000 litros de vino que 100.000”.

Romye cuenta que el  primer año, con la cosecha 2016, participaron en concursos pero les fue mal; al año siguiente les fue mucho mejor, incluso  -cuenta-  ganaron más medallas que el valle del Itata, en el Concurso Catad’Or 2018 y hasta ganaron la categoría “Mejor Vino Campesino”  con el Cabernet Sauvignon de Viña Cangrejos de Lolol.

Arnaud Hereu enólogo de Odfjell

Días atrás  nos reunimos a ver los resultados de ese trabajo, con 7 de los 13  productores de INDAP concentrados en la región de O’Higgins. Hoy vamos a presentárselos uno a uno y dejarles algo muy en claro: no van a conseguir más vinos de pequeños productores, dueños de sus propias uvas y bodegas, de esta calidad por esos  precios.  Saquen teléfono y tomen datos. ¡Son un regalo!

Maria Inés Letelier.

MARÍA INÉS LETELIER. Jorge Letelier (de 87 años) es el padre de María Inés, y dueño de 10 hectáreas de viñedos en Palmilla (sector Las Garzas). Por su avanzada edad, María Inés lo ayuda en las tarea del viñedo y también a embotellar su propio vino, un Carmenère llamado Jorge Letelier. Pero además María Inés, con uvas de su padre y de su propio viñedo de Cabernet Franc, tiene sus propios vinos bajo la marca El Republicano. Probamos dos sus Carmenère, el de su padre de un estilo más amaderado y maduro, el de ella Carmenère El Republicano 2017, más amable y fresco, es lo que ella llama un varietal superior, porque si bien tiene poca madera, sí la tiene, ahumada, y se siente. La versión 2018 muestra sin duda un paso adelante en frescura, y más sutil aporte de madera. “Junto a INDAP -nos dice María Inés- nos estamos perfeccionando”. Además, ella  produce vinos dulces en pequeñas botellas que vende en ferias locales y un Cabernet Franc Reserva ($6.000) llamado Kelcherewe, que no llegamos a degustar. Los dos Carmenère valen $3.5000. Contacto: teléfono: 09-64365915. En Face book son https://www.facebook.com/vinaelrepublicano/

 

 

OSVALDO DÍAZ & MARTA MILLACARIS. Osvaldo regresó a Colchagua para hacerse cargo del campo de su papá en Palmilla (sector Las Garzas), cuando este falleció el año 1993. El campo lo había recibido con la Reforma Agraria, ya plantado con viñedos y otros cultivos. La gran mayoría de los viñedos con Merlot, Semillón y Cabernet Sauvignon fueron arrancados, y luego plantados con Carmenère el año 1996. En 2002 aquejado por los precios de las uvas, empezó a hacer vino a granel, más tarde el 2015 comenzó a hacer un poco de vino propio en su casa, en cubas de acero y bins plásticos. Además de Carmenère, hoy elabora  un Semillón dulce y un Rosé de Carmenère.  Probamos su Gran Reserva Don Clemente 2018 (nombre dedicado a su hijo con su socia Marta, el pequeño Víctor Clemente). Este, es un tinto de fruta muy madura, poca acidez, pero de gran voluptosidad y final sabroso; un estilo que le gusta Osvaldo. Vale apenas $4.000. Contacto: 09-74951397. También es parte de la Red del Vino, con tienda de vinos en Santa Cruz.

 

RENÉ CABELLO x DOS. Los dos René,  padre e hijo, como todos los productores de uvas que forman parte de este proyecto de asesorías INDAP, comenzaron a hacer sus propios vinos porque el precio que le pagaban por sus uvas estaba muy  bajo. Lo que es ciertamente una injusticia, porque  los René tienen un tesoro entre manos. Se trata de casi 20 hectáreas de viejas parras sin riego, con más de 100 años,  que pasaron a ser propias con la Reforma Agraria el año 1974, y que están plantadas con Cabernet Sauvignon,  Malbec y Semillón en el piedemonte de las laderas de Apalta;  la zona que le dio fama a la llamada Herradura Dorada de Colchagua. En el año 2013 comenzaron a experimentar con una barrica en su casa. Ya el año 2017 hicieron 10 barricas, igual que con la cosecha 2018. Requén es su vino de base, elaborado con Cabernet Sauvignon  en un 75% y un 25% de Malbec (a  $9.900). Es un vino lleno de frutas rojas , muy potente y nervioso a la vez; como el jugo de una granada.  Por arriba de éste, Cóndor Cabernet Sauvignon 2017 ($14.000), es un tinto igualmente potente, pero más goloso, con gran fuerza en su final de boca.  También probamos su versión 2018, cosechado el 1 ero de abril, muy voluptuoso, y aunque igual de potente y nervioso, más elegante o equilibrado en la suma de sus partes que el 2017. ¡Siganles la pista, tienen la fruta con más pedigrí del grupo, y como bien dice René hijo, “se han entregado a hacer las cosas como les aconseja Arnaud, para no perjudicar el vino”. Contacto: 09-94326113 / e-mail: [email protected]

 

ROBERTO LÓPEZ

ROBERTO LÓPEZ.  He aquí otro campo con viñedos de Cabernet con más de 100 que llegó a la familia López con la Reforma Agraria. Se encuentra en Cunaco (Sector El Huape). Allí plantaron después también Sauvignon Blanc. El plan siempre fue vender la uva, cuenta Roberto quien trabaja con dos de sus 11 hermanos, en el  campo de la familia. Pero…  con los precios malos del 2015 empezaron a hacer vino a granel para la Red del Vino.  También vinificaron  sus uvas para hacer propia marca. Probamos su Parcela 33 (número de la parcela que le asigno la Reforma Agraria) Cabernet Sauvignon 2018, con las siglas LA (por familia López Acevedo) dentro de una estrella con 11 puntas, cada punta con la letra de uno de sus hermanos. Este  Cabernet ($5.000) encanta por su carácter frutal, muy potente y terroso a la vez. Todo se vende, dice Roberto, por el boca boca, y en la misma bodega, donde reciben visitas; aquí recorren el viñedo y  luego degustan los vinos ($12.000 p/p). “Que conozcan tu viñedo y quién está detrás te da identidad”, dice Roberto.   Contacto: 09-74951397.

 

María Iris Navarro y Jorge Cubillos

VIÑA CANGREJOS. Sobre María Iris Navarro  (71) y Jorge Cubillos (75), ya les habíamos hablado, cuando ganaron este año el premio a Mejor Vino Campesino en Catad’Or Santiago.   Su viñedo de menos de una hectárea de Cabernet Sauvignon en cabeza y sin riego,  estaba dentro de la Hacienda Don Polo, la cual se repartió  en la Reforma Agraria. En ella había además, olivos, y siembra de trigo y pastos. El primer año que se atrevieron a hacer su  propio vino fue el 2009 y, como antiguamente había camarones de río en el viñedo, le llamaron Entre Cangrejos. Probamos su versión 2018; la versión 2017 ganadora del concurso,  se les fue de las manos después de que salieran en la tv. Este gentil Cab  2018 aun en estanques tiene  fruta roja jugosa, muy sabrosa, de rica acidez final. Su precio partió en  $4.000, ya van en $6.000. Visitarlos para conocer a sus hacedores, literalmente llenos de historia, será un regalo para el alma. Contacto:  +569 4 926 9201. Face book https://www.facebook.com/vinacangrejos/

 

CIRO VALENZUELA

CIRO VALENZUELA, CASA DE VALENZUELA. Este pequeño productor es todo un personaje, llegado del pasado. En Chépica vive en una casona familiar con más de 200 años, y con los viñedos de sus alrededores hace vino. El más curioso, un Chacolí Rosado 2018, llamado Loica que elabora de manera artesanal (sin agregar nada de nada) a partir de uvas que le da un parrón de más de 140 años, con más de 11 variedades diferentes, entre ellas blancas y tintas, País y  Mollar o San Francisco. Vinificado en tinajas de greda, sin duda, este es un vino natural, casero dice Ciro, con volatil alta, lamentablemente, rayando en el defecto. No deja que Arnaud lo toque.  A Ciro no le importa, hace poco, le gusta, lo vende en el Mercado de la Loica (a $4.000, todos los domingos de 12.30 a 8.30 pm, en la plaza de Chépica. Es el único de este estilo del grupo; de acidez alta, fenólico y bien seco y con final a hierbas. Lo más importante para Ciro es que es un vino sin nada agregado; “lo más puro posible”. Su otra etiqueta, para la cual compra uvas y  sí se deja influenciar por la tecnología, es un Cabernet Sauvignon 2017 llamado Fundador; éste es un tinto liviano, simple, muy sabroso, de rica acidez. Para beber sin cansarse.

 

Francisco Caroca

CAVEN / Francisco Caroca. Pancho es un viejo conocido, avanzado en estas lides del vino, pues ya formaba parte de la Agrupación Colchagua Singular. De cada uno de estos grupos humanos asociativos, nos dice, aprende algo. Este grupo del INDAP, nos cuenta Pancho, le identifica porque todos son productores de uva como él. Pancho era agricultor y un día decidió cambiar al rubro del vino (dejó cítricos y algunos potreros), era 2001 y plantó cepas tintas en su campo de Marchihüe. Al poco andar, con 20 hectáreas de viñas, se dio cuenta que para los compradores, su uva nunca era suficientemente buena, como para pagarle un buen precio. Decidió hacer su propio vino, en una tina. Aunque aclara que hacer vino nunca fue parte de su plan. Desde entonces ha avanzado mucho, y ahora sabe qué uva tiene entre manos, incluso ya tiene bodega propia. “El vino me salía mal, cuenta Paco, pero seguía intentándolo”. Del grupo de vinos asistidos por Hereu, Pancho es el que tiene más claro que tipo de vino le gusta: uno que le llene la boca, que tenga fuerza y madurez, y no le gusta la acidez; además le gusta la larga guarda en madera. Por supuesto nos recordó a Michel Rolland. Pero es la pelea con Arnaud, y con quienes preferimos más frescura en la fruta. Esa influencia, de cosechar un poco antes, con menos alcohol, pero madurez de taninos,  se va sintiendo en su nuevos vinos. Lo sentimos ya en CAVEN 1 mezcla de Syrah y Cabernet Sauvignon 2016,  y tal vez más fresco, por el año complicado (había que cosechar antes de tiempo, para que la fruta no se siguiera pudriendo en el viñedo). Pero también porque se atrevió, gracias a recomendación de Arnaud, agregar a la mezcla un poco de Cabernet 2016 más fresco de lo normal. CAVEN 2 100% Cabernet Sauvignon 2017 ( el  cual va a salir al mercado el año próximo) ya da un nuevo salto en frescura, sin dejar de tener fuerza. Se adelantó cosecha y bajó el uso de madera de tres años a dos.  Ahí sigue, brioso, de cuerpo medio, taninos firmes, ahora con menos notas a mermelada de frutos negros y más a guayaba y notas herbales, propias del Cabernet. CAVEN son vinos de guarda, y desde 2016 invitan a beberlos también antes. Contacto : www. Cavenwines.cl / precios CAVEN 1 Y 2: entre 10.000 y 12.000 /Gran Reserva $9.000.http://cavenwines.cl/

Deja un comentario