EL BLANCO QUE ESTÁ DE VUELTA EN URUGUAY

Publicado el 13 mayo 2020 Por Leonor Soza de la Carrera @leonorsoza

Leonor Soza, nuestra corresponsal en Uruguay, nos cuenta sobre el Moscatel de Bracco Bosca que ha encantado a los expertos. Es una señal más de por qué, no importa dónde, bien vale la pena volver a los inicios.

Esta es una nota que no se podía quedar en el tintero, estaba en la lista de pendientes, esperando terminar la temporada de verano para retomar mi corresponsalía para WIP.cl. Antes de decir más, tengo que agradecer que fue un buen verano en Punta del Este, no pudimos parar entre Navidad y el 10 de marzo, fecha en que cerramos para descansar y comenzar con el horario invernal. Sólo que a los pocos días tocó quedarse en casa.

Hoy Uruguay vive un interesante momento vitivinícola, ganando vitrina y ocupando espacios, tomando un papel importante haciendo algo diferente, siguiendo tendencias y luchando por su papel de país con producción más boutique. Esto porque al lado de potencias vitivinícolas como Chile y Argentina, a las que por volumen nunca podrá desplazar, sí puede destacar a la paridad en producciones de gran calidad y a la vanguardia.

Moscatel Ombú Bracco Bosca, Atlántida (Uruguay)

En el día a día del servicio atiendo clientes que nos visitan todas las semanas y llegado el punto en el que me he ganado su confianza, les muestro lo que pasa por estos lados más allá de lo evidente. Importante decir que si los sommeliers no nos dedicáramos a comunicar, todo se quedaría ahí. Actualmente yo aprovecho la tribuna para presentar lo que hoy es diferente, y que al igual que en el resto del mundo, es lo que siempre estuvo; que es propio de las más auténticas raíces de cada país y que hoy de vuelta entrega un gran valor.

Es así como a los clientes frecuentes me atrevo a recomendar la variedad Moscatel, y digo me atrevo, porque acá es una cepa blanca que como en otros lugares es aún bastante ninguneada. Por ser considerada principalmente como una uva deliciosa de mesa y de consumo popular en los hogares como vino blanco. No por casualidad, es de las cepas más plantadas, después del Tannat, en Uruguay.

Una precursora de la reivindicación del Moscatel de Uruguay es Fabiana Bracco, propietaria de la cada vez más premiada bodega Bracco Bosca. Cuyo viñedo se encuentra en Atlántida, zona perteneciente al departamento de Canelones. Eso es a pocos kilómetros de la costa donde el Río de la Plata y el Océano Atlántico se chocan y mezclan.

Fabiana Bracco es una de las responsables de cambiar el “ninguneo” hacia la Moscatel con uno de sus “vinos sin pre-conceptos”, el Moscatel de la línea Ombú. ¿Cómo lo hizo? Con parras de 30 años de la cepa tinta Moscatel de Hamburgo, un cruce entre la Moscatel de Alejandría con Schiava Grossa; cepa que si bien posee un fruto oscuro dio un vino blanco de color amarillo dorado pálido, con leves tintes rosados. Su aroma tiene notas de piña madura, yogurt y flores; en boca es bien seco y de acidez equilibrada, sedoso. De esos blancos con carácter que aguantan la charcutería.

En tiempos de premios y medallas este Moscatel de Bracco Bosca obtuvo el título de “Vino Blanco Revelación” de la Guía Descorchados 2019 de Uruguay, y además fue elegido como el Mejor Relación Precio/Calidad de la misma guía a un valor de $300 pesos uruguayos (eso es unos US$7). Además, debemos agregarle los 90 puntos que para la revista Decanter le dio Amanda Barnes o recientemente los 91 puntos otorgados por el Master of Wine Tim Atkin. No por nada Josep Roca, sommelier y socio de El Celler de Can Roca, en uno de sus viajes a Uruguay visitó la bodega y mencionó en entrevista a un medio local la importancia de reconocer la diversidad y el vino del pueblo. ¿Qué podemos agregar a sus palabras? Sólo que estamos en un buen punto de partida para volver a los inicios, y la Moscatel en Uruguay es una buena candidata.

 


WiP.cl es un proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes). Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.-

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected]

 


Artículos relacionados:

LAS MUCHAS CARAS DEL TANNAT

TANNAT AL MUNDO, TERRUÑO DE ORO

 

Deja un comentario