Publicación: 05 marzo 2018

COLCHAGUA SINGULAR, AHORA SÍ!

Justo en plena Fiesta de la Vendimia 2018, organizada por viñas de Colchagua y Municipalidad de Santa Cruz,  fuimos invitados al lanzamiento de una nueva agrupación de pequeños productores del valle: más chicos, más nuevos, y sí, en su mayoría, también más frescos.

Viña Nerkihue, sábado 03 de marzo, 12.30.  Debajo del parrón  de la antigua canosa de la viña Nerkihue se dieron cita 10 de los 11 responsables detrás de los proyectos que conforman la nueva asociación de pequeños productores de vino del Valle de Colchagua, llamada Colchagua Singular. En la mesa, hay cerca  de 30 vinos, todos del Valle. Con micrófono en mano parte la presentación  de José Ignacio Maturana, dueño y enólogo de Maturana Wines, el presidente del grupo; y  junto a  él está el joven dueño de casa, Bernardo Artega;  también Eliana Carbonell, dueña de Lugarejo; la enóloga francesa Laurence Real dueña de  L’Entremetteuse junto a su marido Pablo Bastías; Juan Carlos Canales dueño de Travesía; José  Francisco Caroca dueño de Caven; Enrique Villalobos,  dueño de  Villalobos Wines, junto a sus hijos; además de Benito Castro, su hija Daniela dueño de viña La Pascuala;   Daniel Wiederkehr, dueño de viña Nahuel, y  Marcial Berríos Lorca y Jose Luis Reyes dueños de  Lololinos. Solo faltó Gerardo Orellana, dueño de Viñedos El Huape.

José Ignacio Maturana, presidente Colchagua Singular.

Tres cosas,  dice Maturana (quien fuera enólogo de Casa Silva por muchos años), une a este grupo de pequeños y nuevos empresarios del vino:

“Producir vinos personales, de autor,  y emblemáticos de Colchagua, desde la cosecha de sus uvas hasta la  venta del vino, y en cantidades limitadas (no más de 50 mill botellas, aunque todos están hoy lejos de esa cantidad). Y,  buscar potenciar la gastronomía y toda la cultura de Colchagua”.

Sus logros como asociación recién constituida legalmente no sólo tienen que ver con este lanzamiento en plena Fiesta de la Vendimia de Colchagua (ver detalle de la fiesta al final de la nota), sino con la posibilidad de postular a fondos de Gobierno y ganarlos. Así es como este año ya ganaron fondo  de ProChile se irán de gira promocional a conocer importadores, restaurantes y  hoteles en  Costa Rica y San  Pablo, Brasil.

¿La gran pregunta? Por qué no sumarse todos y cada uno de estos 11 pequeños a la consagrada  Asociación de Viñas de Colchagua; tal como recién lo hicieron Polkura, Encierra y Viña Escondida. La respuesta que nos da Maturana,  tiene estrecha relación con sus objetivos como vinos de autor, a pequeña escala, muy diferentes a los de una agrupación con décadas de promoción y trabajo a cuestas:

“Cuando estemos realmente consolidados como grupo, cuando ya hayamos hecho la pega,  felices nos sumaremos a todo, incluso, agrega, a la Fiesta de la Vendimia en la plaza”, dice Maturana.

Elina Carbonel,  secretaria de Colchagua Singular agregaría más tarde al discurso de José Ignacio Maturana, que todos los vinos de Colchagua Singular, no sólo deben ser vinos del valle, sino que deben ser buenos vinos y hechos por buenos amigos.

QUIÉNES SON LOS 11 DE COLCHAGUA SINGULAR

JoséI gnacio Maturana, duelo de Maturana Wines.

1.- Jose Ignacio Maturana es tal vez el más grande productor del grupo, vinificando sus propios vinos en San Fernando desde el año 2011. Hoy, ya tiene  varios vinos incluso de fuera del Valle de Colchagua y apenas un pequeño viñedo de Syrah en el jardín de su casa, con el que hace un simpático Rosado. También tiene este proyecto un ligero tinto de Cabernet, muy fácil de beber, llamado Lucas ($13.000), uno de nuestros favoritos para beber en verano. Sus grandes vinos de la zona son un Semillón ($15.000) de gran cuerpo y carácter elaborado con viejos viñedos de Paredones, un blanco con la fuerza para acompañar un cordero al palo. También el gran Carmenére-Cabernet Maturana ($22.500), voluptuoso y de gran estructura, el que cada año que pasa sigue mejorando en la botella. Mail: [email protected]maturana-wines.cl

Elina Carbonell, dueña de Viña Lugarejo.

2.-  El matrimonio formado por Elina Carbonell y Fernando Purcell comenzaron haciendo vinos el año 2014, en el patio de la casa, con uvas de la familia Purcell; sin saber nada de cómo hacer vinos. Hoy, Elina  nos contaría con el mayor lujo de detalles técnicos como es que hacen el Merlot Lugarejo, la estrella de la familia de vinos, que hacen en la pequeña bodega de su casa. Además hoy elaboran un Carmenère (con uvas de su propio jardín),  y un Syrah y Cabernet Sauvignon (del campo de los Purcell). También, producen un poco de País de un viejo viñedo de Paredones. “Queremos, nos dice Elina, hacer vinos a mano, no más de 4.200 botellas; con la menor intervención posible y respetando el carácter de cada cosecha”. Atentos, porque en Lugarejo, ubicados en San Gregorio (Nancagua),  y de muy fácil acceso desde la Carretera del Vino,  reciben visitas previa reserva www.Lugarejo.cl

 

Francisco Caroca, dueño de la Bodega Caven.

 

3.- Francisco Caroca, dueño de la Bodega Caven (espino en mapudungún) cuenta que lo que le entusiasma de pertenecer al  grupo Colchagua Singular es reunir a productores con su mismo objetivo y filosofía, y eso es producir vinos estando detrás de cada detalle, desde la cosecha de las uvas, hasta la venta del vino a sus clientes finales. Caroca, explica que comenzó produciendo uvas en Marchigüe para vender sus uvas a terceros, pero que en ese andar se dio cuenta que siempre había alguna razón para que el  comprador le pagara menos. Así es que para saber qué era lo que realmente pasaba con sus uvas  decidió hacerlas vino. Partió haciéndolos en una tina de baño, literal.  Hoy produce varios vinos, todos tintos a partir de tres variedades (Syrah,  Petit Verdot y Cabernet Sauvignon), siguiendo un estilo regido por su gusto personal: lo que se traduce en vinos de uvas bien maduras, con baja acidez. Porque, asegura, sólo a un 80% de la gente, especialmente las mujeres, que son su público objetivo, no le gusta la acidez. Y así, tal cual, son sus vinos. Nuestro favorito,  es el Syrah–Cabernet 2016 ($8.000), llamado Caven Uno, en el que predomina la variedad que para Caroca  mejor se da en la zona de Marchigüe, y tiene razón. No por ello su Cabernet Clasic ($7.000), cosechado antes y con menos guarda en barricas, deja de ser un sabroso tinto. Bodega Caven ofrece visitas guiadas por el viñedo y la bodega. Más info en www. cavenwines.cl

 

Domingo Arteaga, proyecto Nerquihue.

4.- Domingo Arteaga, un constructor cuya familia tiene una larga tradición produciendo vinos en el Sur de Chile, quiso rescatar esta tradición comenzando el año 2003  su propio proyecto en Colchagua. Con sus hijos, entonces chicos,  plantó desde cero, en las laderas de Lolol un viñedo fantástico (del cual vende en gran parte sus uvas), con Malbec, Carmenère, Petit Verdot, Syrah y Viognier. En el mismo lugar tiene además una pequeña bodega de vinificación y guarda. Su primer  vino  cosecha 2007, una mezcla de sus mejores uvas, salió al mercado  bajo la marca Lolol, la que tuvieron que dejar de usar. Hoy es la excelente mezcla Justo ($39.900), que con 9  años se sigue luciendo. Luego en 2010 sus hijos (entre ellos Bernardo en la foto, y Loreto,) retomaron el proyecto bajo la marca Quiebre, para hacer el quiebre generacional,  y comenzaron a vinificar sólo vinos monovarietales sin madera; cada uno con el carácter de la cepa, cada uno lleno de fruta madura, jugosa, todos muy sabrosos ($9.900). www.nerkihue.com

 

 

 

 

Pablo Bastias y Laurence Real, dueños de L’Entremetteuse.

5.- Laurence Real, ex enóloga de Viña Las Niñas, junto a su marido Pablo Bastías (agrónomo) y la enóloga Andrea León (de Lapostolle) son los productores desde hace años de la sidra de manzana Alai. Pero además, después de la salida de la enóloga  de viña Las Niñas,  el  matrimonio  comenzó  en 2017 su propio proyecto de vinos,  llamado L’Entremetteuse. Un proyecto que busca, como dice su nombre en francés, ser entrometido al buscar las mejores uvas del valle para demostrar experimentando que Colchagua es cuna de  grandes mezclas tintas, que tiene viñedos viejos, viñedos de Mar a Cordillera,  y que sí puede hacer ricos vinos blancos. Ex alumna de Jean Michel Bourisquot (cuenta la historia que ella lo llevó a Viña Carmen, donde descubrió la Carmenère) vinifican hoy en una bodega de terceros, donde además tienen instalados sus  propios equipos de vinificación y un container refrigerado para vinifcar su vino  blanco, una mezcla de Marsanne y Roussanne 2017   (llamada Entrenz dan la Ronde) deliciosa; aunque nada económica ($20.000); resultó ser  el blanco más fresco y jugoso del grupo de vinos Colchagua Singular degustados esta mañana. Su mezcla tinta sin sulfuroso Rouge Gorge ($13.000) mezcla de Cabernet Franc y Syrah , no se queda atrás, en su estilo francés; más elegante que concentrado, tiene todo el encanto de la fruta madura, jugosa, y taninos suaves de la herradura dorada Apalta; sí, todo un lujo.

 

Enrique Villalobos, dueño de Viña Villalobos

6.- La familia Villalobos hace  vinos en el Valle de los Artistas, Lolol, desde el año 2009 cuando decidieron vinificar las uvas de un viñedo silvestre de Carignan que encontraron abandonado en su campo. Desde entonces, el clan liderado por Enrique Villalobos, el padre y gran escultor chileno,  han sumado una fresca mezcla de Cinsault-País (del Itata llamada Zorrito Salvaje) y este sábado presentaron un nuevo Carmenère Lobo 2017 de Colchagua ($12.900, mismo precio que todos), muy sabroso, maduro, fresco, y de precioso color violeta. Podríamos decir que, a diferencia del más ligero, fresco y descolorido Carignan, este nuevo Lobo es el tinto de la familia que mejor refleja el carácter de la fruta madura, dulce, sabrosa, de Colchagua. https://www.facebook.com/VillalobosWine-113585051990349/

 

Juan Carlos Canales, dueño Viña Travesía

7.- Juan Carlos Canales, de seguro el más mateo y serio del grupo, es dueño de Viña Travesía. Proviene de una familia productora de uvas en Placilla y el año 2014 decidió que quería hacer algo propio. Así comenzó a hacer vino, refaccionando una vieja bodega del campo familiar,  sin saber nada del proceso, ni del negocio. Hoy produce tres ricos vinos bajo la marca Travesía. Su estrella, un Carmenère 100% ($12.000), llamado Infiltrado  que busca mostrar su  potencial en el valle, pues Canales cree que es la que mejor cepa que en Colchagua se logra expresar.  Por otro lado están:  Travesía 2014 ($8.000), el primer vino de la viña, una jugosa mezcla tinta de Cabernet Sauvignon, Syrah y Cabernet Franc,  y también Aprendiz 2015 ($10.000 misma mezcla más a su vez Petit Verdot) de fruta más roja que negra,  también más nervioso. Otro  gran favorito del día.

 

José Luis Reyes, socio Viña Lololinos.

8.- Cultra Vinos son Marcial Berrios Lorca y Jose Luis Reyes, ambos técnicos agrícolas de Lolol, quienes  primero pusieron una tienda en su precioso pueblito  para vender productos locales y luego, viendo la necesidad,  comenzaron a vender en ésta sus propios vinos bajo la marca Lololinos. Los cuales hicieron rescatando viejos viñedos del secano de Lolol; viñedos sin riego, con el fin de expresar su carácter  particular, con rendimientos más bajos y  fruta más concentrada. De Charlotte 2015 es su Chardonnay, un blanco híper maduro y cálido, que gusta mucho por la intensidad de su sabor; igual que el Carmenère Los Lololinos Gran Reserva 2015, un tinto corpulento, lleno de fruta negra muy madura, con mucha garra en la boca, indiscutiblemente reflejo de un clima muy cálido y con condiciones extremas de agua en el suelo. http://www.cultravinos.cl/

Daniel Wiedertehr, dueño Viña Nahule

9.- Daniel Wiedertehr  es el gringo del grupo. El año 2010 compró seis hectáreas de Cabernet en Nancagua (en El Huape), viñedos  con más de 70 años. De allí, siguiendo en sus faenas las fases de la luna,  nace  el Cabernet Chak de  la Viña Nahuel, un tinto vinificado en viejas barricas, de cuerpo medio a ligero,  lleno de fruta negra,  como moras dulces, de tanino muy suave y acidez media. Para beber sin cansancio; otro tinto fresco de Colchagua. Viña Nanuel también produce un Semillón, Patagua Selección, un blanco que no puede negar su  clima cálido,  y que llena la boca con dulce sabor a papayas y duraznos. http://vinanahuel.ch/

10.-Benito Castro, hijo de un antiguo trabajador de viña Los Vascos,  es el hombre detrás del proyecto La Pascuala. Con campo en Peralillo, junto a sus hermanos decidieron  plantar viñedos el año 1998. Desde el 2005 Benito empezó a hacer vinos, pero no le resultaron bebibles -dice con humor-  hasta el año 2015, cuando le ayudó el enólogo Emilio Jofré. Como buen productor de uvas de Colchagua, pertenece a la Red de Vino y hoy tiene Cabernet, Carmenère, Petit Verdot, Carignan, Malbec, todas certificadas fair trade (comercio justo).  Su  joven hija Daniela, historiadora, hoy está tomando las riendas del negocio familiar. Probamos su Artesana Carmenère Reserva 2017, D.O. Peralillo, suave, jugoso, liviano, un tinto fresco más del valle. ¿Su precio? $5.500,  un verdadera ganga. Contacto [email protected], Atentos porque también reciben visitas previa reserva.

Benito Castro y su hija Daniela, dueños de Viña La Pascuala.

11.- Gerardo Orellana es el productor de Colchagua Singular número once, quien no pudo asistir al lanzamiento por problemas personales. Su proyecto de vinos se llama Viñedos El Huape y sus viñedos se encuentran en Nancagua. Según nos cuentan sus compañeros muy solidarios, el campo familiar fue heredado de Luis Gerardo Orellana, asignatario de la Reforma Agraria. Productores de uvas por más de  40 años, Viñedos El Huape produce  hoy vinos de Cabernet Sauvignon, Carmenère, Sauvignon Blanc, y a partir de 2017 una línea de vinos espumantes. http://es.reddelvino.com/productor/gerardo-orellana-diaz/

 

 GRAN FIESTA DE LA VENDIMIA COLCHAGUA 2018 

Plaza de Armas de Santa Curz, sábado 03 de marzo, 10.30.  Es el segundo día de la gran fiesta de la vendimia que organizan las Viñas de Colchagua junto a la Municipalidad de Santa Cruz desde hace casi 20 años. El ambiente es de fiesta total, y la organización impecable. Cada año el equipo de Maite Rodriguez, la gerente de la asociación que reúne a 17 viñas consolidadas del valle (Apaltagua, Bisquertt, Casa Silva, Encierra, Escondida, Koyle, Lapostolle, Los Vascos, Luis Felipe Edwards, Montes, MontGras, Neyén, Polkura, Santa Cruz, Siegel, Ventisquero y Viu Manent), va logrando enmendar errores y seguir mejorando cada detalle, para poder seguir creciendo en un evento que reúne ya más de 200 mil personas. Porque como hemos sabido, gran parte de los ingresos anuales de la asociación son gracias a esta actividad que dura tres días y se extiende mucho más allá de la plaza.

Etiquetas del Cabernet Sauvignon de Viña Escondida.

La novedad este año en la Fiesta de la Vendimia de Colchagua y envidia de muchos, fueron las pulseras ViP, las que por $45.000 permitieron beber todo el  vino de las Viñas de Colchagua que se quiera por  los tres días. Incluyendo,  los vinos  de la #Copa Colchagua,  los más caros;  este año  con lugar más protagónico, bajo la sombra, con doble techo, y en mitad de la calle que separa el Hotel Santa Cruz de la Plaza. Allí estuvieron entre otros, servidos a temperatura perfecta gracias al  servicio de la Escuela de Sommeliers de Chile: el gran Malbec  Viu 1 de Viu Manent,  Purple Angel de viña Montes, Santa Cruz de viña Santa Cruz, Neyen de Neyen, Altura y Microterroir de Casa Silva; Ketran,  el nuevo super premium de Siegel, Pangea de Ventisquero… Sí, faltó Clos Apalta y ojalá también renovar los vinos ya que para quien ha estado en versiones anteriores, podían parecer repetitivos.

Este año además se  sumaron al grupo de Viñas de Colchagua, ubicadas una a una alrededor de la plaza, los  viñas  más pequeñas Polkura, Encierra y Viña Escondida, compartiendo un mismo stand.; sin duda el de mejor relación precio/calidad para llenar las  #CopasValle ($por 7.000). Fue la  forma que se encontró para que estos tres proyectos chicos pudieran ser parte de la celebración, sin pagar demasiado. Un acierto. El único Cabernet Sauvignon de Viña Escondida (con sus varias llamativas etiquetas ), fue la gran novedad de la Plaza.

Los que no estuvieron en la plaza con sus vinos, fueron las 11  pequeñas viñas miembros de Colchagua Singular, pues como ya les contamos aprovecharon la op0rtunidad para hacer su lanzamiento oficial en Lolol, el mismo sábado al mediodía. Allí supimos que no fueron no porque no les hubieran invitado a participar, porque sí lo hicieron, sino porque no quisieron. Como nos lo explicó Jose Ignacio Maturana, primero quieren consolidarse como grupo. Después de dar ese gran paso, lo que quieran.

Que  no nos extrañe eso sí, en los próximos años ver más agrupaciones con  nuevos miembros, desconocidos aún o bien conocidos,  pues aunque parezca mentira aún hay muchos pequeños que buscan su propia identidad bajo el paraguas de este gran valle. Sin duda, el valle que mejor ha hecho la pega para dar a conocer su D.O. de Mar a Cordillera;  y por qué no, a partir de ahora  también desde los actores más grandes a los más chicos.

 

Artículos relacionados:

LOS NUEVOS DE COLCHAGUA

 

Deja un comentario

5 comentarios

  1. […] y aprender a quererla  sin mayores pretensiones. Algo que está volviendo a pasar  entre los  vinos de  Colchagua Singular y nos está volviendo a […]

  2. […] Maturana Semillón 2016, Valle de Colchagua ($15.000). Vinificado de gran cuerpo y carácter elaborado con viejos viñedos de Paredones, un blanco con la fuerza para acompañar paellas, así como atún, sardinas y bacalao en pailas marinas. […]

  3. […] fue el escenario  para presentar los nuevos vinos y nuevos integrantes de la agrupación Colchagua Singlar. La misma  asociación que desde inicios de este 2018  reúne a un grupo de pequeños […]

  4. […] Caroca. Pancho es un viejo conocido, avanzado en estas lides del vino, pues ya formaba parte de la Agrupación Colchagua Singular. De cada uno de estos grupos humanos asociativos, nos dice, aprende algo. Este grupo del INDAP, nos […]

  5. […] sus propias marcas, como Guairabo, de la cual por cierto como agrupación son socios en un 10%,  y Viña La Pascuala.  A todos ellos, La Red busca apoyarlos para poder  exportar con mejores precios. Rico vino y […]