#CINE REX PICKETT, “ENTRECOPAS” POR LOS RACIMOS ANDINOS

Publicado el 08 noviembre 2016 Por http://www.maxmills.com/elautor.html

A propósito de Cine+Vino, el multifacético Maximiliano Mills nos revela el misterio, al menos en parte, de lo que hizo Rex Pickett durante su visita a Chile entre octubre del 2012 a febrero del 2013; invitado por Wines of Chile para escribir una nueva película. La idea era  -sin compromiso alguno- que el viaje le inspirara una buena historia al autor de “Entre Copas” (Sideways).

 

entrecopas_afichePRIMER ACTO

Todo comentarista de cine alguna vez soñó con adentrarse en una película o ser dirigido por alguno de los maestros. Ya no tuve la ocasión de actuar para Kubrick, Hitchcock o Tarkovski. Pero la vida me bendijo con la oportunidad de recrear mi propia película “Entre Copas” con Rex Pickett, el mismísimo autor de la novela del mismo nombre (Sideways en inglés) y asesor del guión que ganó un Oscar.

Cuando Rex visitó Chile entre octubre del 2012 y febrero de 2013 lo contacté  —como un simple admirador— para ofrecerle un refugio frente al mar y escribir con tranquilidad la trilogía de su novela “Entre Copas”, teniendo ahora a Miles & Jack viajando y catando vinos por los valles de Chile.

El día que me citó a su departamento en Santiago, era el mismo sábado de diciembre en que se realizaba la cata del grupo de viñateros conocidos como los “Chanchos Deslenguados”, así que le propuse que fuéramos (¿yo invitando a Rex Pickett a una cata de vinos?). Pasé al departamento que había hecho su residencia en el barrio Lastarria con Pamela, su novia, y nos fuimos “de copas” a escribir con tinta de uvas cultivadas en Chile nuestro primer episodio.

Algunos ya sabían que Rex se encontraba en Chile y lo reconocieron como una celebridad. Por supuesto no faltó el chistosito que le lanzo la frase típica que lo persigue desde la película, las palabras del guión que más le sacan en cara: “¡no pienso tomar ningún maldito Merlot!”. Inmutable y sonriente respondió “ya no sigo pensando igual. El año pasado probé un exquisito Merlot… era un Petrus” (1).

 

SEGUNDO ACTOrexpickett_chile2013

Mi siguiente encuentro con Rex y Pamela fue como invitado en la casa de huéspedes de Viña Casa Marín en Lo Abarca. La semejanza del valle con las locaciones de la película me regocijo. Aquí noté que algunos gestos de Rex habían sido traspasados a “Entre Copas” (1) por el director Alexander Payne… ¡Ahora sí realmente comencé a sentirme dentro de la siguiente escena de la película! En una de esas noches, durante un asado, nos conectamos con Rex en profundas conversaciones, en especial al mismo nivel de escritores+creadores-luchando-porque-nuestras-obras-y-vidas-tuvieran-la-solvencia-merecida. Le mencioné esa frase de Quino que dice “el que crea es el que menos gana”. Se sonrió asintiendo con la cabeza y contándome que antes de la película el dueño del Hitching Post (2) solía freír hamburguesas. Después de ‘Entre Copas’ ¡vendió el restorán en $14 millones de dólares! “Yo ni siquiera recibí el diez por ciento de esa cantidad cuando vendí la novela. Recién ahora, después de casi una década, voy a comenzar a recibir regalías más estables y sustanciales gracias a que mi novela se va a transformar en una obra de teatro con temporadas en Nueva York, Londres y Tokio”, me dijo.

 

TERCER ACTO 

La culminación de mi “Entre Copas” fue cuando recibí a Rex y Pamela en casa. Venían de recorrer las viñas del centro-norte de Chile, por lo que llegaron con un cargamento de vinos celestiales. Estos se sumaron a las gemas de mi cava formando un Drink Team de antología, el que nos permitiría estar bien abastecidos en caso de que estallara la tercera guerra mundial. En las noches me transformaba en maestro parrillero o chef cocinando para ellos y conversando muchos vinos que acompañábamos con carnes y charcutería; frente a la chimenea, bajo las Pléyades y con música de olas. A la hora de almuerzo visitábamos las mejores marisquerías y cocinerías de la caleta, pero los Chardonnay, Sauvignon Blanc y Pinot Noir llegaban con nosotros. Deliciosos pescados y mariscos del sur en maravillosa alquimia danzando con los vinos más osados de los valles centrales. Territorios y maridaje; paladar y ensamblaje; embriagarse con sabores y elevarse con taninos… a veces miraba a mi alrededor y pensaba “¿dónde están las cámaras?”. Esta vivencia fílmica/verídica fue un honor sibarítico-enófilo y un privilegio cinematográfico que cámara alguna jamás registro. Me transformé en “Jack” por algunos días… compartiendo junto a “Maya” y “Miles”… aún sigo buscando a mi “Stephanie”. Soy un agradecido.

 

(1) La película Entre copas cuenta la historia de dos cuarentones de personalidades opuestas (Jack y Mils), quienes hacen un viaje de una semana a los viñedos de Santa Barbara, California, para celebrar  la despedida de soltero del mujeriego Jack. Mils es el apasionado del vino, fanático del Pinot Noir y enemigo del Merlot.

(2) Petrus no es cualquier Merlot, es el gran vino en base a Merlot de Burdeos, de la AOC/AOP  Pomerol. El valor de una botella joven comienza en los US$ 3.000. En la tienda El Mundo del Vino de Isidora Goyenechea 3.000, en Santiago,  llegó a valer $3.000.000(pesos chilenos).

(3) El Hitching Post es un restaurante que aparece en la película “Entre Copas”.

 

Deja un comentario

6 comentarios

  1. […] “La cepa entonces no lo conocía nadie y no vendíamos nada.  Pero salió la película “Entre Copas”, y de repente en casa se podía beber cualquier vino menos el Pinot. Las ventas se dispararon y […]

  2. […] “Rex Pickett, entre los caminos andinos del vino”  […]

  3. […] Un año después de haber comprado con un amigo esquiador la Viña Valdemadera, vi la película “Entre Copas” (2004). Cuando escuche las palabras de Maya describiéndole a Miles por qué le fascinaba el […]

  4. […] “Rex Pickett, entre los caminos andinos del vino”  […]

  5. […] “Rex Pickett, entre los caminos andinos del vino”  […]

  6. […] “Rex Pickett, entre los caminos andinos del vino” […]