Publicación: 03 enero 2020

CÓMO VA LA VENDIMIA 2019-2020, VENTISQUERO NOS REPORTA

Adelantada, secuelas de heladas, altas temperaturas y sequía son palabras clave. Con viñedos de Norte a Sur, el equipo vitivinícola de la viña preparó este completo informe de avanzada que quisimos compartir.

Trabajo en equipo para cubrir sus viñedos de Norte a Sur, nos presentan Sergio Hormazábal (viticultor jefe de Viña Ventisquero), Miguel Gallet (viticultor de los campos en Maipo, Colchagua, Maule e Itata) y Fernando Colil (viticultor en campos de Atacama, Leyda y Casablanca). Aquí su informe hasta el inicio de 2020. Adelantada, secuelas de heladas, altas temperaturas y sequía son las palabras clave.

Artículos relacionados: UNA COMBINACIÓN PELIGROSA. 1ER INFORME COSECHA 2019-2020

Región de Atacama/Valle del Huasco, Viñedos Nicolasa y Longomilla

Para la fecha, tanto la floración y cuaja muestran un adelanto en los viñedos de todas las variedades, ello principalmente a las buenas temperaturas en este periodo. El Sauvignon Blanc, en particular, muestra 10 días de adelanto. Longomilla a 29 Km del mar, se encuentra en tanto más adelantado que la temporada anterior. Además se observa un muy buen desarrollo de la plantación que dará sus primeros frutos en la temporada 2020 y que les ayudará a aumentar los volúmenes del exitoso Chardonnay TARA y sumará las nuevas cepas Grenache y Cabernet Franc. Sanitariamente no se observan enfermedades. Por otro lado, en Nicolasa, a 19 Km del mar, en sus Chardonnay y Pinot Noir TARA, también se observa un leve adelanto respecto a la temporada anterior encontrándose cuajados y el Chardonnay a unos 10 días de iniciar pinta.

Cabe destacar, que esta temporada en Nicolasa, han logrado equilibrar el viñedo gracias a un detallado manejo del riego y el suelo, a pesar del alto nivel de sales, ya que por ser un año completamente seco se aprecia un aumento en la concentración de sal en el perfil de suelo.

Respecto al riego, explica el equipo, sus campos en Atacama no se verán afectados por la sequía, ya que cuentan con suficiente agua para asegurar riegos para obtener una excelente madurez y calidad de la fruta.

Valle Casablanca, Viñedo Tapihue

El agua, aseguran, ha sido un gran tema este año. Una temporada tremendamente desafiante debido a la escasez de lluvias invernales, registrándose sólo 107 mm de pluviometría entre mayo y septiembre, lo que obligó a efectuar riegos más temprano con el objetivo de simular lluvia invernal para que la partida de brotación fuera lo más normal posible. Luego, debido a las altas temperaturas y la menor producción estimada por las heladas primaverales, se aprecia un adelanto en el desarrollo del viñedo. Creen estar adelantados unos 10 a 12 días. Las cuajas en variedades como Chardonnay y Pinot Noir que no fueron afectados por heladas en los sectores más altos, donde se ven con una producción normal. En las partes más bajas, en cambio, los viñedo de Sauvignon Blanc sí se vieron más afectados por las heladas lo que hoy se observa por los racimos más pequeños y de segundas yemas que muestran menor potencial de crecimiento.

Gracias a los riegos oportunamente dados, se pudo asegurar un buen desarrollo de brotes y hojas en el viñedo. Lo que esperan será una muy buena herramienta para afrontar las altas temperaturas y el exceso de radiación de esta temporada, protegiendo la fruta y asegurando la calidad.

Cuarteles como Chardonnay Grey y Pinot Noir Herú ya se encuentran 100% cuajados y con buen desarrollo de racimos, y a la fecha se observan días bastante despejados y temperaturas excesivamente altas (sobre 35°C). Lo que podría crear estrés en las parras que no tengan agua suficiente para alimentar la fruta y follaje. Sanitariamente el viñedo se encuentra en perfectas condiciones, pero saben que deben estar atentos a estrategias preventivas. Lo más relevante de ahora en adelante, aseguran, va a ser la oportunidad de dar los riegos pensando en las olas de calor esporádicas que vendrán.

El equipo aclara que si bien en Ventisquero han tenido suficiente agua para el riego, su disponibilidad es crítica y será necesario evaluar el momento de cada riego, la duración y la necesidad hídrica del viñedo. El agua, destacan, es un recurso escaso y en Casablanca va en disminución año a año de forma preocupante. Por lo mismo, la política de sustentabilidad los ha llevado a planificar cómo será la viticultura de los próximos 20 años, derribando paradigmas y gestionando al detalle el buen uso de los recursos.

Valle de Leyda, Viñedo Terrazas

En Leyda, aseguran ha sido una temporada adelantada, efecto éste común en los diferentes valles y que también se ve influenciado por la menor pluviometría en invierno y las altas temperaturas registradas en Leyda durante estas últimas semanas. Los viñedos de Chardonnay destinados a las líneas Kalfu Kuda y Pinot Noir Grey a la fecha, explica el equipo de Ventisquero, ya se encuentran completamente cuajados y con un aumento en el tamaño de los racimos respecto a la temporada anterior. Lo que se puede explicar por una muy buena inducción (buenas temperaturas y muy buena radiación en primavera). Ello, asegura la producción, lo que para ésta temporada es ideal, ya que en otros valles debido a la escasez de agua para riego se esperan bajas significativas en producción.

Sus viñedos aquí también cuentan con agua asegurada debido a que cerca de la costa sus afluentes se concentran y aseguran un mayor caudal. Además, por ser una zona cercana al Océano Pacífico, asegura una regulación en las temperaturas que va de la mano con un menor estrés hídrico. En los Sauvignon Blanc destinados a la línea Queulat, a diferencia de otras temporadas, tienen muy buena cuaja y desarrollo de racimos adecuados.

Sanitariamente no se han presentado condiciones de Botrytis, lo que en este valle son normales. Esto, favorecerá, sin duda agregan, la calidad de su fruta al término de la temporada.

 

Valle del Maipo, Viñedo Trinidad y Viñedos Maipo Alto

En el Valle de Maipo Alto, al igual que en todo el Valle Central, destaca el equipo de Viña Ventisquero, fue un invierno extremadamente seco, con menos de 100 mm de lluvia. La precipitación de este año, destacan, ha sido la más baja desde que plantaron su viñedo de Trinidad en el año 1999. Además, esta primavera ha sido algo compleja en cuanto a temas de heladas en octubre, lo que produjo un pequeño daño, sumado a la existencia de otros días con temperaturas bastante bajas, sin llegar a heladas, y que podrían producir algunos efectos adversos en cuanto a producciones esperadas. A pesar de ello, las brotaciones fueron bastante buenas, muy homogéneas y con muy buena expresión de follaje.

La floración fue normal y más ajustada en días que otras temporadas, sólo algo prematura en cuanto a fechas, comenzando entre el 1 y 5 de noviembre. Dándose así, inicio a la cuaja antes del 18 del mismo mes en algunas variedades. Hoy se observa una cuaja un poco rala y con muerte de algunos racimos en flor. Además ven venir la pinta muy apresuradamente. Estiman unos 10 a 15 días de adelanto a la temporada anterior.

Lo más adelantado, aseguran, son los Merlot destinados a la línea Reserva, seguidos del resto de las variedades destinadas a Syrah Queulat, Carmenère Grey y Cabernet Sauvignon Grey.

Esta temporada, explica el equipo de Viña Ventisquero, la producción será muy dependiente de la cantidad de agua disponible para poder salir adelante. Al igual que en Casablanca, la disponibilidad de agua es crítica y deberán evaluar muy bien el momento y duración de cada riego.

En las parcelas de su gran Cabernet Enclave, en Maipo Andes, la cuaja ya está terminada. La temporada aquí está 10 a 15 días adelantada respecto al promedio y la producción se ve algo menor que en otros años. El Petit Verdot que también destinado a la mezcla de Enclave, también tuvo una excelente floración y un desarrollo de hojas y brotes frondoso y saludable. Los constantes vientos de primavera que soplan entre los 700 y 1000 metros de altura, donde están nuestros viñedos, han servido para refrescar los excesos de temperatura y generar desde temprano pieles gruesas y firmes que luego se traducirán en vinos estructurados y complejos.

 

Valle Colchagua, Viñedo La Roblería (Apalta)

En el Valle de Colchagua, aseguran también han tenido la temporada más seca desde sus inicios. Las brotaciones han sido bastante anticipadas comparándolas con la temporada recién pasada y así todos los estados fenológicos se han adelantado en 10 o bien 15 días. Acá, por la altura de sus viñedos en Apalta no tuvieron problemas de heladas primaverales, las que sí agregan, afectaron algunos sectores planos en el valle de Apalta. La floración fue bastante buena y al igual que en Trinidad (Melipilla), más corta en cuanto a su duración.

El equipo destaca que en Apalta tienen ya casi un 40% de sus viñedos en régimen de secano, es decir, sin riego. Gracias al tipo de suelo, el agua que almacenan los cerros en invierno y el régimen hídrico de los últimos 10 años, han aprendido a independizar cada vez más los viñedos de los riegos estivales. Hasta acá los viñedos se ven muy corpulentos de follaje para poder esperar su carga ideal de 7 a 8 toneladas por hectárea.

 

Valle Itata, Viñedos Guarilihue y Maule, Viñedos de Huerta del Maule

A diferencia de los valles anteriores, explica el equipo de Ventisquero, en Maule se presentó una temporada invernal con mayores precipitaciones, pero aun así fueron menores que lo normal para esta zona. También hubo ocurrencia de heladas de menor intensidad y algo más tardía, lo cual no produjo muchos daños, sólo en pequeños sectores de algunos campos.

La floración fue algo más temprano que en la temporada anterior y producto de las heladas tardías la cuaja no fue tan buena, lo que muestra racimos algo corridos e incluso muerte de racimos en flor. A pesar de esto, se ven buenas producciones y con una expresión de follaje potente.

En el Valle de Itata, Guariligue, las precipitaciones han bajado alrededor de un 20% pero los pequeños productores asociados a la viña, no lo sienten como algo inquietante aún, ya que hasta el momento las temperaturas han sido algo menores que otros años. En esta zona del país, por ahora, lo más significativo parece ser la helada importante que en WiP reportáramos en noviembre, la cual trajo como consecuencia obvia la quema de muchos viñedos que se encuentran en la parte baja del valle. Sin embargo, sus productores, aseguran, por encontrarse en la parte alta, no presentaron mayores problemas. Para este sector del valle no se ven inconvenientes y ha sido bastante tranquila la temporada, se vio una buena floración y cuaja de los viñedos Moscatel.

En cuanto a la variedad Cinsault, los productores esperan menores producciones que la temporada anterior, pero se ve como un año dentro de lo normal.

 

 

Si crees que WiP.cl es un aporte, te invitamos a apoyar este proyecto de prensa de vinos independiente, el primero y único de Sudamérica auspiciado por sus lectores, no por bodegas. Porque para seguir siendo independientes y seguir hablando de vinos como sólo nosotros podemos hacerlo, necesitamos de tu apoyo. Puedes aportar con lo que puedas, desde $1.000o suscribirte y recibir la tarjeta de #SuscriptorWiP con la cual tendrás acceso a descuentos en catas y eventos relacionados con el vino por 12 meses, por apenas $19.900 al año (no por mes).Renuevas tu suscripción anual sólo por $16.500.

Tenemos seis ojos detrás de cada nota, de todas maneras si encuentras algún error de información o redacción por favor hacérnoslo saber a [email protected] cl (el correo no está escrito como debe ser -.cl- para evitar motores de búsqueda y spam).

Fuente: Viña Ventisquero

Deja un comentario