TINTO DULCE & FORTIFICADO

Para salirse de los esquemas y sorprender a un papá #WineLover, les recomendamos el mejor fortificado hecho en Chile que hayamos probado hasta ahora.

Cada vez que me encuentro con José (Pepe) Zarhi recuerdo el día cuando fuimos en su auto deportivo a conocer el proyecto que gestaba en lo alto de Rancagua. El viaje en deportivo -spy mujer, no me pregunten el modelo-  fue corto, solo hasta su Clínica de Cirugía Plástica en Pedro de Valdivia. Ahí, cambiamos de auto, buuuu…  pero tuvimos un almuerzo muy rico e informal, bajo un árbol al lado de la bodega con unos sandwiches que nos preparamos nosotros mismos.  Zarhi, cada vez que me ve, por su parte,  me recuerda que fui la primera persona que le entrevistó por su proyecto de vinos, y siempre me dice que es feliz de que nadie más lo haya hecho. Lo de él es la cirugía plástica, dice, y no le gusta que le relacionen con vino (alcohol). Por eso -importe realmente o no- hoy tiene delegada la responsabilidad de vocero en Francois Massoc, el enólogo de la bodega desde el año 2007.

Massoc hasta este año, vivió con su señora y tres niñitas en Coya, donde están los viñedos y bodega de  Calyptra, eso es en lo profundo de Cachapoal Andes, por los  900 m.s.n.m. , y muy cerca del Hotel Termas de Cauquenes.

Esta semana nos encontramos con los dos, con Massoc y con Zarhi en una cena de maridaje organizada con los vinos de Calyptra en Barrica 94. También estuvo el hijo de Zarhi, quien desde hace ya varios años maneja las ventas de la viña, incluyendo las exportaciones. Como siempre en Barrica 94 la comida fue abundante y cada vino tuvo su  plato. Así fue como probamos, lo que ha caracterizado a Calytra estos años, vinos blancos que  esperan largas guardas. 

img_3128Partimos con un Espumante Champenoise del 2008, con un mínimo de dos años en sus lías, que encanta por su cremosa en boca y a algunos  -no a mi particularmente- por sus notas dulzonas a Jerez.  Seguimos con Vivendo Sauvignon Blanc 2014 ($9.900) y el Chardonnay Gran Reserva 2013 ($18.900). Ambos cada uno en su estilo (el Sauvignon más cítrico) y el Chardonnay (más tropical), perfectos – sin notas a Jerez- muy cremosos y con rico dulzor en boca. Dulzor que, explica Massoc, no viene del  azúcar residual del vino, pues es seco, seco, sino del trabajo con las lías.  

Dos ricos blancos pero que juntos y uno del tras del otro pueden resultar para un paladar poco golso como el mío, demasiado.  Y  más si después seguimos con el Pinot Noir Gran Reserva 2010 ($18.900), un Pinot de cuerpo miedo  y mucha fruta negra bien madura, ya con algo de evolución, pero sobre todo reflejo de lo que era un Pinot de Chile 7 años atrás, fruta y más fruta dulce.

Junto a una plateada de Wayu seguimos con el ensamblaje Inedit 2010 ($35.000), un tinto potente, aun de taninos recios, mezcla de Cabernet Sauvignon y Merlot. Cerraos la cena con el broche de oro de la viña, el Cabernet Sauvignon Zahir  2009 ($63.000). Un Cab de una elegancia envidiable, aun hoy con gran cuerpo y estructura. Tiene una deliciosa nota de guayaba en nariz y una divina acidez refrescante en boca. Su compañía fue un solomillo de cerdo del cual, poco pude probar. ¿Quién dijo que en Barrica94 los platos del menú de degustación son pequeños?

img_3139

Junto al postre, una gran sorpresa. Tan delicioso e inesperado que se ha convertido en el vino elegido de la semana:  Calyptra Gran Reserva Fortificado ($18.900) año 2008!! Hasta ahora no había probado de Chile un tinto dulce, tan complejo y sedoso a la vez.img_3149

Mezcla de Cabernet y Syrah, el vino cuya fermentación se detuvo con alcohol vínico  (de ahí, su nombre fortificado) estuvo por 5 años guardado en barricas de roble antes de ser embotellado. Hoy luce un color rojo brillante, con tonos ocre propios de los ya casi 10 años de vida. En nariz aparece la fruta roja licorosa, igual que en boca, sumado a notas de café y chocolate amargo. Se percibe cálido por supuesto, si posee más  de 17ºA y por lo mismo recomiendo beber fresco, cerca de los 9ºC, junto al postre  o quesos al final de la comida. les aseguro que Papá no lo va a creer.

 

 

Bodega / Productor: Viña Calyptra
Nombre de línea / Marca: Fortificado
Origen: Cachapoal Andes
País: Chile
Cepa: Cabernet Sauvignon-Syrah
Año cosecha: 2008
Enólogo: Francois Massoc
Estilo: tinto
Categoría:
Maridaje / Armonía: Imprescindible para cerrar una gran comida, junto a tortas o bombones de chocolate amargo, además de quesos azules y con larga guarda.
Ocasión descorche / Regalo: Si quieres sorprender a conocedores y también a quienes no lo son tanto.
Donde encontrarlo: Tienda Santiago Club y Vinomio.
Contacto productor: Pagina de FaceBook: Calyptra Vineyards & Winery

1 Estrella No es un vino que compraríamos, menos regalaremos a un buen amigo. Porque  no cumple con la promesa básica de ser correcto, para WiP eso es no tener defectos, como aromas notorios a vinagre o a oxidación siendo aún muy joven; ser astringente y secante sin media. Ni siquiera será recomendado para saciar la sed. Advertiremos si es que aparece alguno.

2 Estrellas Muy probable es que no haya en este vino  más que la intención de producir grandes volúmenes a bajo precio. Comprar sólo si es una verdadera ganga y tienes por delante muchas bocas con sed que saciar.

3 Estrellas Bueno vino, simple, aunque nada en él sobresaliente. Vale pena comprar si es que tiene rica fruta y su precio parece una buena oferta. Si fuera un vino caro,  de seguro muestra molestias no menores, como una fruta verde o sobremadura, exceso de madera, mucho amargor final o un tanino secante que nunca se suavizará.

4 Estrellas. Se las damos a un vino muy bueno, sabroso, con buenas intenciones y con un marcado carácter de su cepa o su origen. Sólo habrá un pero menor para llegar a esa perfección que siempre buscamos los expertos. Si su precio no es excesivo no lo dejes pasar.

5 Estrellas. Tiene todo lo que uno esperaría por su precio, por su origen y por su autor; aunque incluso parezca ser un vino caro. Si es barato, compre por cajas. Desde su color hasta su sensación final en boca no tendrá ningún pero y será siempre una gran compra.

6 Estrellas. Es un vino sobresaliente, con el factor WiP, ese que nos hace decir Wow. Imperdible ya sea porque su origen es extremo, su producción limitada o su carácter diferenciador; porque te hará ver estrellas sino es hoy en al menos 10 años más. Su precio puede ser elevado y hasta puede tener algún defecto menor, pero todo lo anterior lo justifica. Si no valoras la imperfección ni la producción limitada, déjalo pasar.

Deja un comentario