Según informó el sitio www.mercadosdelvino.com, a lo largo de cuatro sesiones técnicas del 26 al 28 de abril, se trató sobre mecanización y viticultura de precisión en los viñedos en fuerte pendiente; paisaje de los viñedos, ejemplos de viticulturas heroicas: elementos de sostenibilidad e identidad cultural; la enología en la valorización de las viticulturas heroicas, y el valor de la biodiversidad en el vino obtenido de viticulturas heroicas, una veintena de expertos debatieron y expusieron las últimas novedades sobre el tema.

 Durante una mesa redonda dedicada a las perspectivas de la viticultura de montaña y en fuerte pendiente, el director general de la OIV, Jean –Marie Aurand, subrayó que estos viñedos no solo mantienen la actividad económica en regiones difíciles, sino que también conforman los paisajes de manera excepcional. “La viticultura heroica, dijo,  ha sabido transformar sus desventajas (pendiente, clima…) en activos gracias a la valorización de viñedos autóctonos que producen vinos de una gran diversidad y con una fuerte tipicidad”.

Los diferentes conferenciantes estuvieron de acuerdo en la necesidad de consolidar el desarrollo de este tipo de viticultura a través de políticas públicas apropiadas. Al final del congreso se organizaron varias visitas técnicas para descubrir los viñedos de la isla de Tenerife, que incluye cinco denominaciones de origen en algo más de 8.000 hectáreas.

(*) El Centro de Investigaciones, Estudios, Salvaguardia, Coordinación y Valorización de la Viticultura de Montaña (CERVIM) es una organización internacional que se dedica específicamente a la promoción y salvaguardia de la viticultura heroica. Constituido en 1987 bajo la voluntad del O.I.V. Su Comité Técnico y Científico ha determinado los criterios que definen la viticultura que representa:

  • pendiente del terreno superior al 30 %
  • altitud superior a 500 metros sobre el nivel del mar
  • sistemas vitícolas en terrazas y escalones y
  • viticultura de las islas pequeñas.

A CERVIM  se asocian regiones y organismos regionales, nacionales y extranjeros que trabajan para la valorización y la salvaguardia de la viticultura de montaña. Reglado por la Ley de la Región Autónoma del Valle de Aosta Nº 7 del 18 agosto 2004, se encuentra en el Valle de Aosta. Desde su fundación garantiza los intereses de la viticultura de montaña y en fuerte pendiente llevando a cabo estudios, búsquedas o congresos y participando en todas las sedes institucionales y de sector que debaten de asuntos referentes a la viticultura.

El cultivo de la viña en las zonas de montaña, en fuerte pendiente o de las pequeñas islas tiene características peculiares.

Todas las zonas asociadas al CERVIM tienen características parecidas, que permiten hablar de “viticultura heroica“:

  • condiciones orográficas que no permiten la mecanización,
  • viñedos de pequeño tamaño, a veces fraccionados y frecuentemente organizados en terrazas de cultivo,
  • empresas agrícolas con superficie de cultivo contenida, cuya actividad agrícola no constituye la renta económica principal,
  • necesidad de inversiones económicas elevadas para modernizar los cultivos,
  • condiciones climáticas adversas (es. necesidad hídricas),
  • distintas variedades de uva, con producciones enológicas que salen de los modelos mundiales,
  • les viñas se encuentran en zonas geográficas con paisajes de elevada belleza y con carácter turístico.

La actividad del CERVIM se extiende, además, a la viticultura de las pequeñas islas caracterizadas por dificultades estructurales (por ejemplo, salinidad, imposibilidad de mecanización), por una efectiva y permanente condición de aislamiento y por un contexto estructural y socioeconómico poco propicio para la rentabilidad de la empresa.