Publicación: 13 junio 2018

3 NUEVOS PASEOS POR EL VALLE DE CACHAPOAL CON PAPÁ

Recorrimos tres bodegas con nuevas propuestas  de enoturismo, cada una  con un encanto muy particular, cada una atendida para sentirse como si estuvieran en su propia casa. Comenzamos por la más pequeña e informal,  la Bodeguita del Farol.

BODEGUITA DEL  FAROL/ PARA PAPÁS QUE SUEÑAN HACER SU PROPIO VINO

No hay cartel alguno fuera de la Bodeguita del Farol que indique que has llegado. Sin embargo, un gran muro de adobe, de aquellos más anchos que altos que se construían antes, te va a dar aviso de que la gran La Hacienda Machalí, existió aquí alguna vez. La entrada, con el Número 4 es la de una casa humilde, de campo, de barro. Dentro, la misma construcción, de barro, humilde, acogedora, esconde la Bodeguita de vinos del Farol.

Son tres espacios en total, antes de pasar al patio donde hay una gran ronda para hacer fogones, caballerizas y vista al campo. El primer espacio, entrando a mano izquierda guarda las barricas y unas pequeñas cubas siempre llenas, donde se guardan los vinos para disfrutar del gran panorama de la visita de sus turistas: jugar a mezclar tres cepas diferentes y así hacer tu propio vino.

Benjamín Labbé.

El segundo espacio, a mano derecha, es una larga y estrecha sala, con una larga mesa de madera, para sentarse a comer y beber. El tercer espacio es un antiguo lagar de cemento, donde hoy se guardan las botellas del proyecto de dos amigos, Benjamín Labbé y  Manuel Errázuriz, ambos agrónomos, quienes decidieron utilizar este espacio, dentro de la Hacienda de la familia Labbé, para hacer los vinos de sus amigos. También los suyos, pero sin mezclarlos entre sí. Por eso el Benja tiene la marca Capicuá (con la cepas tintas Cabernet, Carmenère y Syrah), de la Bodeguita del Farol y Manuel, la marca  DOI (dar en mapudungún). Ambos,  por ahora, compran las uvas dentro del valle.

El Benja venía haciendo vinos desde el año 2009, en otra bodega, nos cuenta, pero fue el año 2015 cuando con Manuel decidieron remodelar este espacio. Antes (de 1972 a 1985) también había sido el lugar bodega de vinos, de la Viña Santa Pilar, vinos que se vendían entonces en garrafas. Hoy los ayuda en la vinificación Guillermo Santander.

El abuelo del Benja, compró parte del fundo en el año 1985 (desde el siglo XIX propiedad de una familia francesa que por supuesto también hacia vino). El Benja cuenta que su abuelo  era alto y flaco, y cuando tomaba vino su nariz se ponía roja. Del cómo llamaban a este querido personaje de Machalí, hay solo un paso para darle nombre a la Bodeguita del Farol.

De los vinos embotellados de la casa  probamos Capicúa Blend 2017, Valle del Cachapoal,  el cual llama la atención por su marcadas notas verdes en nariz, indicio de que hay allí un Carmenère que se cosechó antes de tiempo. Su cuerpo es liviano, de taninos muy suaves,  y con la acidez justa. Fácil de beber y sabroso en su conjunto. Más nos gustaron, sin embargo,  los vinos  2017 guardados para hacer el taller tu propio, son vinos de mayor cuerpo y mucha fruta negra, con más o menos intensidad de taninos y acidez, para jugar a mezclar y mejorar la suma de cada uno por separado.

El proyecto de recibir visitas partió este verano, 2018, y solo funciona previa reserva. Para visitarlos tienen 2 planes, más asados para empresas:

  • Recorrido de la bodeguita más degustación de sus vinos ($18.000 p/p)
  • Taller haz tu propio vino (grupo mínimo de 10 personas), el vino hecho se embotella y lleva su propia etiqueta. Por supuesto, te lo llevas de regalo ($35.000 p/p).
  • Grupos empresas: recorrido, degustación y asado en el patio (consultar precios).

Sitio web: www.bodeguitadelfarol.cl

https://www.facebook.com/Bodeguita-del-Farol-759353047595278/

Dirección: Camino La Hacienda ST 4, 2190000 Machalí, Chile

Teléfono: +569 95513482

Precios vinos: $6.000 (en la Bodeguita)

Nuestro agradecimiento especial al Servicio nacional de Turismo de la región de O’Higgins por coordinar las visitas. Para saber más sobre turismo en la Región de O’Higgins sigan las redes sociales  @somos.viveohiggins en Instagram y   @vive.ohiggins en Twitter. 

Deja un comentario